Bonalumi: “Hay otras actividades que contaminan más que la minería”

0
464

El secretario de Minería de Córdoba asegura que en su provincia no hay un problema ambiental asociado a esta actividad y remarca el rol estratégico que tiene en el desarrollo del país.

En Argentina, la industria minera está vista con malos ojos. En Córdoba, organizaciones ambientales y la sociedad civil están alertas ante cualquier emprendimiento minero nuevo que pretenda instalarse en la provincia. El último caso es la mina Nácar, que buscar explotar feldespato y cuarzo en Los Gigantes.
ONG interpusieron un recurso de amparo para frenar el proyecto, con el argumento de que está ubicado en la Reserva Hídrica Pampa de Achala. El recurso fue aceptado y ahora la Justicia debe resolver.

Aldo Bonalumi, secretario de Minería de la Provincia, asegura que esta demonización de la actividad no tiene argumento en el caso de Córdoba.
¿Por qué la minería está vista como una gran amenaza para el ambiente?
Hay otras actividades que contaminan más que la minería pero no las tildan de petardistas ni antiambientales.

Un ejemplo: en los senderos del cerro Champaquí, se pueden recolectar kilos y kilos de basura que dejan los turistas.

En Córdoba, la minería no realizó ningún desastre ambiental.
En 100 años, la minería ocupó apenas 7.500 hectáreas. ¿Cuántas hectáreas ocuparon la agricultura y el desarrollo inmobiliario?
Ocurre que la minería tiene mala fama en Argentina por los megaemprendimientos para extraer oro y otros metales en la cordillera.

No se puede comparar Veladero con la mina Nácar.

Se necesitarían dos meses de trabajo en la mina Nácar para cargar un solo camión de 350 toneladas como los que se usan en la mina Veladero.
¿Cómo es la tecnología que utiliza la industria minera cordobesa?
Estamos incentivando un cambio tecnológico en las marmolerías porque es obsoleta.
Sólo pueden efectuar cortes para hacer mesadas, pero se pueden hacer hasta joyas con este material.
¿La tecnología en la extracción también es obsoleta?
En la extracción las empresas tienen tecnología de última generación.
Tanto la maquinaria como las voladuras que se utilizan son de primera línea.
¿Qué infracciones puede cometer una mina?
La infracción más grande es que trabajen sin los papeles de habilitación.
Pero de eso sólo podemos enterarnos por una denuncia.
Nosotros no tenemos el poder de policía en materia ambiental.
¿Quién controla que se utilice la cantidad y tipos de explosivos correctos?
Eso lo autoriza la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac, anteriormente Renar).

Pero no hay ningún inconveniente con eso porque está totalmente regulado por la entidad nacional.
¿Hay miedo de que se reactive la minería de uranio?
Es falso. Ese sí que es un mineral que podría contaminar, pero hay una ley que prohíbe ese tipo de minería.

Estamos trabajando para que la Comisión Nacional de Energía Atómica termine de remediar la mina de Los Gigantes.

Sería una satisfacción personal que se finalice con esa tarea durante mi gestión.
¿Allí también se va a llevar el material que hay en la planta de Dioxitek?
No vamos a aceptar que se traslade ese material hasta allí. Al menos esa es mi posición.
La actividad minera local ha crecido en los últimos años. En 2009, se producían 26,4 millones de toneladas. En 2015, la cifra subió hasta 36 millones, en especial por un incremento sostenido de la extracción de arena, grava, piedra, arcilla y calizas.
¿Por qué ha habido un incremento en la actividad minera de Córdoba?
La minería de Córdoba está muy vinculada con la construcción, si hay un parate en la obra pública, baja la producción minero.

Es una minería de convivencia porque está dirigida a la construcción en un 95%. La mayoría se usa para construir rutas, puentes, casas y hospitales.
El resto va dirigido al sector agrícola, para fertilizar suelos.

Hay 400 empresas inscriptas, pero la mayor producción está marcada por las grandes canteras, que no son más de 20. No ha habido grandes inversiones mineras. En este momento, hay unas 60 canteras activas.
¿Cuál es la importancia de la minería cordobesa para el país?
Tiene un rol geopolítico vital en la producción del país.
Si eliminamos la minería de la provincia, los costos de toda la obra pública de aquí y de Santa Fe se multiplicarían por tres o cuatro, por el valor de los fletes.

Cada kilómetro de autopista requiere 30 mil toneladas de productos mineros.
Por otro lado, ¿quién va a proveer el calcio, magnesio y potasio para fertilizar los suelos agrícolas?

Una hectárea de alfalfa consume 226 kilos de calcio por año.
A todo el mundo le gusta tomar leche de las vacas que comen esa alfalfa.
Lo único que llueve es agua, pero los cultivos necesitan fertilizantes, que también los provee la minería.
¿Por qué se autoriza la instalación de una mina en una reserva hídrica?
–Lo tienen que arreglar quienes interpretan las leyes.
Está bien que haya un amparo y que defina la Justicia.
Que existan reservas hídricas no implica que allí no se pueda trabajar. No es como un parque nacional.

Si la ley dice que no se puede trabajar, no se autorizará la mina. Pero si dice que sí, hay que acatar la ley.

Bajo las leyes ambientales vigentes el yacimiento es posible y Córdoba necesita estos emprendimientos.

Somos la actividad más reglada. Permanentemente estamos controlando.
En Córdoba, no hay un problema ambiental minero.
¿Cuál es el impacto ambiental de minas como la Nácar, especialmente en los cursos de agua?
–El cuarzo y el feldespato se forman en la arena.
Es con lo que juegan los chicos en el jardín. No contaminan.
¿Y el procedimiento de extracción tampoco contamina?
–En absoluto. No se utilizan químicos. La minería de Córdoba no utiliza químicos. Casi tampoco utiliza agua.
En Córdoba, se arranca la roca, se tritura y se vende.
Para arrancarlas, se utilizan explosivos que están medidos, y la tecnología que existe no genera ni vibraciones.
 La Voz del Interior // Por Lucas Viano