Chile clausuró el proyecto minero Pascua Lama y afecta a San Juan

0
273

Es por los problemas ambientales; la empresa dice que la decisión no es definitiva


Pablo Fernández Blanco

Una mala noticia para la economía de San Juan llegó ayer desde Chile. La Superintendencia del Medio Ambiente de ese país anunció la clausura definitiva del proyecto de oro Pascua Lama, la primera iniciativa binacional a nivel mundial, debido al incumplimiento de ciertas pautas ambientales.

El proyecto, frenado desde hace tiempo por dificultades operativas, financieras y económicas, está a cargo de la empresa canadiense Barrick Gold y está emplazado a ambos lados de la cordillera, a la altura de la provincia de San Juan.

Fuentes al tanto de la operación consultadas por LA NACION, sin embargo, aseguraron que la decisión de las autoridades chilenas no le pone fin a la iniciativa, dado que para eso deberían haberle revocado la licencia ambiental a la empresa.

En la Argentina, Barrick está además a cargo de la operación del proyecto Veladero, que también enfrentó dificultades ambientales. La empresa se comprometió con el Gobierno y con la provincia a mejorar su operación para superarlas.

La Superintendencia del Medio Ambiente de Chile, además, le impuso a Barrick multas por US$11,6 millones. Una fuente del sector privado aseguró a LA NACION que la compañía esperaba una sanción aún mayor, de manera que la novedad no le cayó del todo mal. Más aún: a pesar de esa penalidad, Barrick continuará con la reingeniería del proyecto, que lanzaría en abril, y con la que espera que queden saldadas las dificultades ambientales que le trajeron complicaciones.

Según las autoridades chilenas, Pascua Lama fue sancionada por los daños provocados a especies de fauna y flora nativas, al monitoreo insuficiente de glaciares y a la descarga de aguas ácidas en un río que abastecía a comunidades aledañas. Así lo estipula un comunicado de la Superintendencia del Medio Ambiente.

“Dada la naturaleza y envergadura de las infracciones cometidas por la empresa […] se ha llegado a la convicción de que la clausura total y definitiva, más la imposición de una multa en dinero, es la sanción más adecuada y proporcional en este caso”, indicó en la nota el titular del organismo, Cristián Franz.

El proyecto original implicaba una inversión de US$8000 millones y que Pascua Lama debía estar operativa en 2014, pero la iniciativa está paralizada desde abril de 2013, después de que la Superintendencia consideró insuficientes las obras para la protección de los recursos hídricos que la compañía construyó tras una orden de la justicia chilena.

En un comunicado, la empresa destacó que la sanción de la Superintendencia no revocó la resolución que permite la explotación de la zona, por lo cual “no altera el plan de la compañía de estudiar una opción subterránea”.

Barrick sostuvo también que la sanción “se refiere a eventos del pasado” y que “actualmente Pascua Lama está enfocada en el futuro, con una perspectiva de sustentabilidad; de hecho, en respuesta a las inquietudes expresadas por las comunidades, la compañía está realizando estudios de optimización del proyecto para evaluar un posible desarrollo subterráneo que reduzca sus impactos ambientales y sociales”, sostuvo René Muga, director ejecutivo de Barrick Chile.

El comunicado recuerda que la sanción de la Superintendencia se enmarca en el proceso de recalificación ordenado por el Tribunal Ambiental en 2014, que incluyó una reducción de la multa impuesta por la SMA en 2013, que pasó de US$16 millones a US$11,5 millones.

“La compañía ha hecho un cambio profundo en su enfoque, aprendiendo de su historia, tomando decisiones y acciones concretas, así como realizado inversiones relevantes como parte de su compromiso de cumplir sus obligaciones regulatorias y llevar adelante una administración responsable de este proyecto”, dijo Muga.

Pascua Lama se encuentra suspendido temporalmente hasta septiembre de 2019. En este contexto, el proyecto mantiene operativo el Sistema de Manejo de Aguas, monitoreando y gestionando las medidas asociadas al control de las aguas

La Nación