Buenos Aires: Azul: las contradictorias declaraciones del intendente Bertellys por el tema empleo

0
551

El empleo en Azul es el tema excluyente en la agenda de la ciudad. Y también de la región. Es que el impacto por los 232 despidos en la empresa Fanazul (Fabricaciones Militares) dejó una herida sensible en el tema, que históricamente tuvo problemas pero que ahora, con esto, se profundizaron mucho más. Y la política, en el medio. ¿Qué hizo el intendente Hernán Bertellys (Cambiemos) junto con Provincia y Nación para tratar de brindar una mínima solución, al menos como paliativo?


Alexis Grierson

agrierson@elpopular.com.ar

La respuesta es, lamentablemente, poco. Primero porque se tomó la decisión de cerrar Fanazul, dejar a más de 200 personas en la calle y no brindar alternativas viables. Incluso, el interventor de Fabricaciones Militares justificó el cierre como “un sacrificio del pueblo de Azul por el bien de los argentinos” ratificando el cierre por mil motivos, pero ninguno válido en torno a dejar sin trabajo a centenares de azuleños (y olavarrienses).

Pero vamos a retrotraernos a lo que pasó meses atrás, en plena campaña. El propio Hernán Bertellys (eje de esta nota) catalogaba, más allá de lo que dijo el jefe de Gabinete de Nación, Marcos Peña, en su visita a Azul, de “operaciones políticas” los rumores crecientes de un posible cierre.

Peña, cabe recordar, había dicho que “cuántas veces se ha hablado de que íbamos a cerrar tantas cosas y después no ocurrió”, el pasado 22 de septiembre, ante la inesperada consulta del diario azuleño El Tiempo respecto del posible “recorte de presupuesto y achique de personal”, y completó: “Lo más importante es tranquilidad en términos de que hoy no hay ninguna definición tomada y que lo que se haga se va a hacer en el marco de la racionalidad y la búsqueda de fortalecer estas instituciones”.

“¿Ustedes lo grabaron?”, expresó Bertellys pidiendo pruebas, y señaló que “hay que tener mucha prudencia en este sentido”. Acto seguido, “nosotros tenemos otras versiones… no es tan así el tema…”. Y mientras cerraba la nota (pero con la cámara encendida) dijo que “tenemos otras versiones del tema… Obviamente ahí hay mucha operación política”.

Después, con la triste noticia, la incertidumbre por salidas laborales para los trabajadores, comenzaron las opciones. Allí, Bertellys volvió a ser noticia: “queremos generar la materia prima en nuestro distrito (N. de R.: por la construcción de la autovía en ruta nacional 3) y es por eso que pensamos en el desarrollo que van a tener las canteras lo que también fortalece el empleo y la producción” y agregó que “es un gran momento en cuanto a la obra publica y tenemos que aprovecharlo”.

Aquí aparece el segundo detalle: los empresarios mineros dejaron en claro que para generar estos puestos de trabajo se necesitarán inversiones y tiempo. Como mínimo, un año y medio de desarrollo en la zona, más teniendo en cuenta que tiene una competencia no menor, como lo es Olavarría. Segundo punto en contra para Bertellys, que nuevamente sumó críticas por no presentar soluciones rápidas a problemas profundos.

Exportación y trabajo

Y en la jornada de ayer apareció la tercera, que no fue la vencida. Tras la reunión de Bertellys con el vicejefe de gabinete nacional Gustavo Lopetegui, junto con el funcionario provincial Alex Campbell, el intendente de Azul pidió prudencia por los trabajadores de Azul, pero en paralelo confirmó que el frigorífico de la vecina ciudad podrá exportar carne a China, lo que significará una suba en empleos y nueva oferta laboral.

Bien, en otra publicación de diario El Tiempo de Azul, el empresario Alejandro Duhau, de dicho frigorífico, dio por sepultada esta confirmación, por lo menos por ahora: la planta no está habilitada para la exportación con ese país y aseguró que pidieron la habilitación a Senasa. “Esperamos ser visitados en marzo para estar habilitados en julio 2018. Es muy importante para nosotros” dijo.

Luego ratificó la idea de seguir sumando trabajadores para contar con una planta de 800 empleados entre fines del 2018 y el año que viene, es decir, lejos de las necesidades inmediatas de oferta laboral que necesita Azul, y también fue consultado sobre el presente y respondió categóricamente que, hoy por hoy, “no podemos tomar más gente”.

Por consiguiente, el Jefe comunal otra vez quedó en el eje de las críticas. Soluciones pareciera que hay, pero no ahora. El problema, en tanto, es qué harán los trabajadores despedidos durante el trayecto de este 2018. Y con otro problema naciente, que tiene que ver con el rumor -latente- de posibles despidos dentro del mismo Municipio. Por ahora, sólo eso. Pero algunos sectores políticos indicaron que se frenó porque sucedió lo de Fanazul. Y más tarde que temprano, pasará.

El próximo año podría ser “con viento a favor” en términos laborales para Azul. Pero por ahora, como lo que se viene afirmando, son especulaciones. En el medio, como suele suceder, los trabajadores que todavía no tienen certezas sobre su futuro. Ni qué hablar sobre los que desde hace tiempo no pueden conseguir trabajo por la falta de ofertas laborales. Azul vive horas intensas que continuarán con el correr de las semanas.

El Popular