Córdoba: La fábrica de Azul se topó con el “cordobazo”

0
291

Según escribió el periodista Fabián García en el portal “En Redacción”, el titular del Ministerio de Defensa dio por hecho que la producción que hacía la planta azuleña será asumida por la seccional Villa María de Fabricaciones Militares.


El funcionario sentó postura luego de una reunión que mantuvo días pasados con el ministro de Industria, Comercio y Minería de Córdoba, Roberto Avalle, y los jefes comunales Martín Gil y Alberto Martino, que le llevaron “propuestas para reactivar la producción” de las radicaciones industriales de Villa María y Río Tercero.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, junto al ministro de Industria Roberto Avalle, y los intendentes Gil y Martino. Los cuatro –vaya coincidencia- son cordobeses. PRENSA GOBIERNO DE CÓRDOBA

El ministro de Defensa de la Nación habría dado por hecho que la producción de la fábrica de Azul será asumida por la planta de Villa María, de manera que no existiría posibilidad de lograr la ansiada reapertura de FANAZUL. El cordobés Oscar Aguad supuestamente hizo ese anuncio durante la reunión que mantuvo con sus coterráneos: el ministro de Industria, Comercio y Minería provincial, Roberto Avalle, y los intendentes Martín Gil y Alberto Martino, quienes le llevaron “propuestas para reactivar la producción” de las plantas de Villa María y Río Tercero.

Así lo informó, en el portal digital “En Redacción” (www.enredaccion.com.ar), el periodista Fabián García, quien señaló que luego del encuentro, en el comunicado de prensa que dio a conocer el gobierno cordobés, “se ratifica que la Fábrica Militar de Azul, conocida como FANAZUL, melliza de la de Villa María, no será reactivada y toda la producción de pólvora y explosivos se realizará en la planta cordobesa”.

El cierre de la planta bonaerense, se sabe, implica 220 despidos; el “ajuste” en Villa María dejó 28 operarios cesantes y en Río Tercero otros 25. En los últimos dos casos, por si hace falta aclararlo, el “achique” fue sensiblemente menor a lo que se impone realizar en Azul con una fábrica que acredita más de siete décadas de existencia.

Avalle sostuvo respecto del planteo realizado a Aguad que “para ambas fábricas se está buscando mejorar la capacidad de producción actual y adecuarlas a los requerimientos de los distintos sectores. El objetivo es hacerlas más eficientes, más competitivas e intentar abrir nuevos mercados de uso civil”.

Respecto de la fábrica de Río Tercero, el ministro afirmó que “el objetivo es hacerla participar en algunos desarrollos vinculados no solamente al área específica de Defensa, sino en otras posibilidades productivas que tienen que ver con el aspecto de uso civil de determinados desarrollos industriales”, aunque no precisó en cuáles.

Por su parte, el intendente de Villa María propuso “la posibilidad de que la planta ubicada en esa ciudad, pueda fabricar productos que puedan ser necesarios para algunas fuerzas de seguridad provinciales”.

Aguad respondió que “está dispuesto a analizar y llevar adelante estas nuevas propuestas”.

Reducir gastos innecesarios

Acerca de la mencionada reunión, aún cuando obviamente no fue invitado a participar, el portal informativo consultó al secretario General de ATE Villa María, Fernando Mercado, quien pidió que el recorte empiece por los “gastos innecesarios” que tiene la DGFM, como son las consultoras “que se contratan para auditorías”.

“Que (Aguad) muestre tanto al municipio como la provincia y a los trabajadores cuál es el plan de reactivación que tiene, porque como trabajadores no podemos hablar de una fabricación reactivada mientras esté la fábrica de Azul cerrada y haya más de 500 trabajadores despedidos”, fustigó el sindicalista.

A su turno el secretario Gremial de ATE Río Tercero, Damián Albornoz, aseguró que “es un mandato de los compañeros, es lo que le pedimos al intendente (Martino), que iniciara gestiones en defensa de la fábrica. Nos gustaría ver el plan estratégico para Fabricaciones Militares, la reincorporación de los compañeros despedidos, el pase a planta permanente y la recuperación de la producción. (…) Nos hace ruido todo lo que tenga que ver con asociarnos con el capital privado y que eso sea un primer paso para la privatización. En eso no estamos de acuerdo. Y nos preocupa que Fabricaciones Militares no tenga un anclaje en la producción para la defensa”.

RIVA “NOS MINTIÓ”

Ayer, el secretario General de ATE Villa María, Fernando Mercado, fue consultado ayer por EL TIEMPO. En la entrevista el dirigente afirmó que el interventor de la DGFM “nos mintió”.

“Los compañeros de Azul estuvieron con nosotros en Fabricaciones Militares cuando el interventor jamás dijo que iba a cerrar una fábrica; sí que iba a haber casos a ser revisados, como las carpetas médicas o los compañeros con más inasistencias, pero nunca que iba a cerrar una fábrica. Ahora dicen que en marzo, en Beltrán, van a echar más gente. Para ese mes el Gobierno ya anunció otro ajuste del 20 por ciento en toda la planta de los trabajadores estatales y no estamos ajenos a lo que pasa en Río Turbio, Tandanor y los astilleros”, indicó.

“Acá (en Villa María) tenemos instalada una carpa con carteles que hacen alusión a la reapertura de la fábrica de Azul y juntando firmas. La diputada Gabriela Estevez propone votar una ley que quisimos sacar en diciembre pero llegamos tarde, que es declarar la emergencia en Fabricaciones Militares. Con esa ley se podría reincorporar a los trabajadores y evitar que por el lapso de 24 meses no se produzcan nuevas cesantías”, afirmó Mercado.

El sindicalista refutó los dichos de quienes señalan que “por cada peso que se produce, el Estado pone tres”. “Eso es mentira. Nosotros no vemos lo que se recauda; ellos dicen que en el año 2016 se juntaron 900 millones contra un presupuesto de 2.400 millones. No es correcto decir que los trabajadores reciben un subsidio, lo que lleva a que algunos salgan a decir que somos todos vagos. Esta empresa no fue creada para ganar dinero sino para trabajar en la defensa del Estado”, manifestó.

Mercado, tras resistirse a creer que sea cierto que el Ejecutivo comunal de Azul haya hecho 35 pedidos de audiencia al Ministro de Defensa, diferenció que “los intendentes de Córdoba al menos se pusieron a la cabeza en defensa de la fábrica. Eso no pasó ni con el Intendente de Azul ni con la Gobernadora Vidal”.

“Es mentira que la planta de Villa María va a poder cumplir con la producción que se hacía en Azul. El objetivo es que Villa María no cumpla y así tener la excusa para echar trabajadores”, indicó.

“Después de aquella reunión con Riva ni los trabajadores de ninguna de las plantas ni el gremio conseguimos audiencia con el Ministro. Lo que no puede decir Hernán Bertellys es que no lo recibe la Gobernadora. Si es así, es porque no tiene gestión y mejor que se dedique a otra cosa”, agregó.

Mercado informó que, tanto en Villa María como en Río Tercero, el grueso del personal está de licencia hasta el 8 de febrero. En FANAZUL, el receso –de acuerdo con el cartel que se colocó en la garita de ingreso- se extenderá una semana más. “Cuando vuelvan los trabajadores, en asamblea resolveremos cuáles serán las medidas a seguir, pero el 5 de febrero participaremos de una caravana a Buenos Aires para acompañar a los fabriqueros de Azul. El que piense que acá se salva solo, se equivoca. Hoy vienen por Azul; después por Villa María y Río Tercero. Alguien escuchó decir a Luis Riva: ‘Son 600 este año, 600 en 2019 y 600 en 2020’. El objetivo de esta gente es terminar con Fabricaciones Militares”, finalizó

Diario El Tiempo