San Juan: Contó cómo su padre intentó matar de dos tiros al minero Picón

0
254

El joven le contó al tribunal con lujos de detalles el momento en que su padre le pegó dos tiros a Claudio Picón, un obrero minero que sobrevivió y aún hoy tiene el proyectil en su cuerpo.


Matías Exequiel Galleguillo está preso desde octubre de 2015, señalado por una testigo clave como uno de los dos sicarios que fueron a buscar a un descampado en San Martín e intentaron matar a sangre fría al obrero minero Claudio Picón, quien sobrevivió a dos balazos perdiendo órganos vitales y conviviendo hoy en día con un plomo en su cuerpo. Este miércoles el muchacho de 22 años llegó nervioso al inicio del juicio en la Sala Primera de la Cámara Penal. Fue el único de los cuatro imputados que declaró. Y sorprendió: confesó cómo su padre disparó dos veces, qué hicieron antes y qué hicieron después del intento de homicidio por el que también están siendo juzgados Ana Vanesa Roldán (33), en ese momento novia de la víctima; el amante de ésta, Andrés Tomás Ocampo (36); y Ricardo Ariel Galleguillo (48).

Frente a los jueces Caballero Vidal (h.), Iglesias y Silvia Peña, Matías Galleguillo aseguró que su padre se bajó el auto, que se puso una capucha, que llevaba guantes, que sacó el revólver calibre 32 de entre sus ropas y que disparó dos veces; que luego se subió al auto;que se fueron a su casa y que al llegar dejó el arma arriba de la heladera. Allí todos juntos tomaron una cerveza y él se fue a dormir.

Sobre por qué no dijo lo ocurrido a las autoridades, Matías Galleguillo dijo que su padre le dijo que si llegaban a caer, se iba hacer cargo de todo.

Respecto del momento previo, Matías Galleguillo dijo que su padre le dijo que lo acompañara “a buscar el auto del padre del Tomás”, por Ocampo, el amante de Ana Vanesa Roldán.

Contó Matías Galleguillo que cuando iban en el auto Renault 18 hacia el departamento San Martín, él se ubicó en el asiento trasero; que Ana Roldán iba a su costado, que Ocampo conducía el auto y que su padre iba adelante en el asiento del acompañante.

Luego dijo que Ana Vanesa Roldán hizo caer a su novio Picón al citarlo por mensaje de texto en un lugar, que así lo entregó a su padre, que ella dijo “es él” cuando lo divisaron en una moto en una calle oscura.

El joven contó que, tras efectuar los dos disparos y subirse su padre al auto, Ocampo dijo “ya está”.

Los Galleguillos dijeron que se dedicaban a realizar changas de mecánica automotriz. Pero en la etapa de la investigación hubo testigos que los describieron como dos sicarios.

Ricardo Ariel Galleguillo dijo este miércoles que, por ahora, se abstenía de declarar y que tenía previsto hacerlo durante el desarrollo del juicio.

Si habla, tal vez ahí se entienda el por qué de la sorprendente confesión que hizo su hijo Matías Exequiel, hundiéndolo en el juicio

Tiempo de San Juan