Santa Cruz: Omar Zeidán acusó a ATE de vandalismo, violencia social y de atacar la casa de sus padres

0
114

YCRT emitió un comunicado, por estas horas, con las palabras del interventor Omar Zeidán, en referencia a los hechos ocurridos en Río Turbio.


Todo se produjo en medio de una manifestación por la crisis de los despidos en el yacimiento, un grupo importante de personas se manifestaron en las calles y atacaron propiedades de la empresa, las de algunos gerentes y realizaron pintadas en autos y paredes, rompiendo vidrios y fundamentalmente, lo que más destacó el funcionario nacional, es la quema de cubiertas frente a la casa de sus padres.

Al respecto dijo “Mis padres son jubilados que han trabajado toda su vida; mi madre es docente jubilada y por su aula pasaron generaciones de niños que hoy son padres, hijos y nietos. En Río Turbio la respetan y la aman y esto, indudablemente, no lo hizo un rioturbiense, lo hizo la mano de obra desocupada que el kirchnerismo encontró en ciertos personajes de ATE, que como el Secretario General Garzón, a la mañana estaba cortando una ruta en Río Gallegos y a la tarde quemando cubiertas frente a la casa de mis viejos en Río Turbio”

El interventor no dudó en culpar de forma directa al Secretario General de ATE Santa Cruz, Alejandro Garzón y a Miguel Páez de ATE Río Turbio, calificando la acción de los grupos como “vandalismo” y acusó a esta dirigencia de ser “una mafia” que “lo quieren asustar”, porque – según dijo – “ les metimos preso a su jefe máximo: Julio de Vido”.

Zeidán en su comunicado dejó claramente establecido que allí no estaba el pueblo ni los mineros que realmente quieren al yacimiento y culpó de todo a una maniobra especulativa, política, apoyada y potenciada por el kirchnerismo “En todo este plan siniestro – dijo – del cual ni el pueblo de Río Turbio ni los mineros son parte, aparece la mano política de un kirchnerismo exacerbado que utiliza a la dirigencia de ATE para ejercer por la fuerza lo que no pueden imponer por la razón y muchos de estos que se dicen “dirigentes” mandan a menores a romper, en muchos casos a sus hijos, como los vimos ayer en nuestro pueblo”.

El comunicado aporta detalles ciertamente graves y desconocidos de la furia desatada contra bienes y personas de la empresa: “Esta patota prendió fuego el portón de la casa de la Intervención, pintaron con aerosol los vehículos oficiales y los particulares de todos nosotros, rompieron los vidrios en la casa de un funcionario de Recursos Humanos, se fueron hasta el domicilio del Jefe de Abastecimiento de la empresa, le rayaron todo el auto y le vandalizaron la casa y de ahí, se fueron hacia la casa de mi madre, le pegaron al cuidador, le quitaron una Tablet que tenía en su poder y se la prendieron fuego, entre otros desmanes cometidos por estos inadaptados”, relató el funcionario nacional.

Finalmente, el Interventor dijo que todo está siendo denunciando ante la justicia con el aporte de fotografías y videos, muchos de los cuales se han viralizado por las redes sociales, donde se ven, inclusive, a menores pintando con aerosol los autos oficiales y particulares. De acuerdo a lo manifestado por la intervención, esto derivará en una causa penal en contra de aquellos dirigentes que sean identificados en el material aportado por los abogados de la empresa.

Recordemos que la crisis de YCRT nace, fundamentalmente, cuando desde la intervención comenzaron a enviar los telegramas de despidos, hicieron un llamado al retiro voluntario y exigieron a los gremios de la empresa a negociar las adendas y los Convenios Colectivos de Trabajo. En este punto, el conflicto escaló a niveles de alto impacto social, dado que YCRT es común a las localidades de Río Turbio y 28 de Noviembre y constituye un centro de desarrollo económico en la cuenca carbonífera.

Las marchas, las protestas y las declaraciones que parten desde los sectores involucrados, está altamente contaminado de discurso político y esto, fundamentalmente, traba un acuerdo real entre ambos sectores. De acuerdo a lo dicho por la intervención, el gobierno nacional pretende que la empresa vuelva a funcionar con el 30% menos de personal, se recorten los beneficios y se haga productiva. Esto, claro está, generó una respuesta inmediata de los gremios en pugna. Sin embargo, de acuerdo a las declaraciones de Zeidán en su comunicado, nada admite que “estos vándalos”, como los calificó, vayan a quemar cubiertas frente a la casa de sus padres.

Agencia OPI Santa Cruz