Santa Cruz, Río Turbio: los trabajadores impidieron la llegada de la Gendarmería

0
171

Mientras los trabajadores, sus familias y organizaciones solidarias se encuentran concentrados en Boca de Mina 5, la Gendarmería se encuentra en la ciudad.


Celeste Vazquez

El Gobierno nacional intenta quebrar a los obreros y sus familias a punta de pistola. En el día de ayer se conoció que el ministro de Energía, José Aranguren, ratificó la decisión de mantener los despidos en una reunión que mantuvo con los delegados. Ese mismo día por la noche, un enorme operativo de la Gendarmería Nacional, con alrededor de 200 efectivos y camiones hidrantes, quiso llegar a la Mina, pero su paso fue impedido por los trabajadores quienes hicieron una convocatoria de forma urgente.

Jhoana es la esposa de uno de los trabajadores y se encuentra apoyando la lucha desde un comienzo. Le relató a La Izquierda Diario que ni bien se enteraron de que una caravana de Gendarmería se estaba dirigiendo hacia la Mina, los trabajadores comenzaron a convocar a la población a Mina 5 .

Jhoana contó que mientras un grupo mantenía la concentración en Boca de Mina, otro se dirigió a un cruce donde estaba la caravana de la Gendarmería con el objetivo de impedir la llegada de las fuezas represivas. “Como a las 22 hs, una grupo decidió ir hasta donde estaba la Gendarmería, que era el cruce entre la 40 y la complementaria 20, porque nos había llegado la información de que la Gendarmería iba a pasar a Mina 5. Entonces decidimos ir a hacer un corte allá y no dejarlos pasar”.

La convocatoria de los mineros se extendió por la comunidad. Finalmente, el paso de la Gendarmería fue impedido. “Ahora estamos en Mina 5, tenemos el dato de que la gendarmería está en la ciudad, pero hasta acá no ha llegado. Permaneceremos en estado de alerta”, agregó Jhoana esta mañana.

Miembros de los gremios de la Intersindical de Yacimiento Carbonífero de Río Turbio (YCRT) se encuentran en la Ciudad de Buenos intentando obtener una respuesta positiva por parte del Gobierno nacional y funcionarios de la intervención a los 500 despidos. Sin embargo, hasta el momento la respuesta ha sido negativa, ya que la postura del Gobierno es ratificar los despidos, avanzar con un plan de retiros voluntarios, plan que han abierto hasta el 31 de marzo, y dañar severamente las condiciones laborales de los mineros, afectando su convenio colectivo de trabajo.

Según informaron los delegados mineros, en la reunión que mantuvieron ayer con el ministro Aranguren manifestaron la exigencia de la reincorporación inmediata de todos los trabajadores despedidos. “Estamos dispuestos a seguir en la mesa de diálogo para arribar a un acuerdo que contenga a todos los trabajadores y que ponga en funcionamiento el Yacimiento”, indicaron los delegados.

El lunes fue un día movido para los habitantes de Río Turbio, quienes abrazan la causa de los obreros mineros porque, además, fue detenido el intendente kirchnerista de la ciudad, Atanasio Pérez Osuna, anterior interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), en una causa en la que se lo investiga por defraudación. La detención fue ordenada por el juez federal Luis Rodríguez, quien también dictaminó el encarcelamiento de Miguel Ángel Larregina, el ex gerente, y el pedido de desafuero y detención para el diputado, también kirchnerista, Matías Mazú.

Las consecuencias de la mala y corrupta administración de YCRT durante los 12 años de gestión kirchenerista están a la vista de todos y los trabajadores han denunciado una y otra vez la desinversión, el estado de vaciamiento en el que se encuentra la empresa, el escaso mantenimiendo y las precarias condiciones de trabajo. Vale recordar que en el año 2004 (bajo el mandato de Néstor Kirchner), 14 mineros murieron en los socavones de la Mina.

La nueva administración que responde a Cambiemos se asienta sobre esta nefasta “herencia” para argumentar la razón por la cuál YCRT hoy no está en funcionamiento, al mismo tiempo que atacar las conquistas de los mineros para flexibilizar sus condiciones laborales. Y sobre estas bases abrir la puerta a una nueva privatización, como la que permitió Néstor Kirchner, cuando era gobernador de la provincia de Santa Cruz favor de Sergio Taselli, durante los ’90 y que dejó la Mina totalmente vaciada

La Izquierda Diario