La capacitación es la clave para que la minería sea un polo de desarrollo

0
278

El valor agregado en la actividad minera se logrará mediante la capacitación.


Ante un futuro promisorio de la minería en Santa Cruz, la adquisición de los conocimientos es el camino a transitar para que la actividad se convierta en un polo de desarrollo local. Gobierno, gremio y compañías intensificaron desde 2016 las capacitaciones destinadas a jóvenes con el objetivo de otorgarles el perfil competente para desarrollarse en la industria. La provincia de Santa Cruz y Ecuador con similares dificultades para emplear la mano de obra local.

* Por Gustavo Argañaraz

La minería en la provincia de Santa Cruz transita el 2018 con una intensa agenda en capacitación laboral con el objetivo de que los recursos humanos requeridos por las empresas sean ocupados por mano de obra local.

Con dos décadas de actividad extractiva, los tres actores fundamentales de la actividad, (gobierno- gremio- empresas) impulsan módulos de capacitación con el objetivo de diseminar los conocimientos técnicos específicos en quienes conforman la mano de obra local y con ello ajustarse a las normativas provinciales.

Es de público conocimiento que ésta provincia cuenta con un futuro prominente en minería, pues se sabe que el Macizo del Deseado es un reservorio de clase mundial, pero como reza el dicho “no todo lo que brilla es oro”, por lo que es necesario encarar los desafíos actuales. Uno de ellos es la empleabilidad de los habitantes de este territorio. La especialización que exige la actividad vendrá mediante el conocimiento.

Antes de introducirnos en la problemática, es posible trazar un paralelo entre la legislación tendiente a proteger la mano de obra en dos estados: La provincia de Santa Cruz y Ecuador. En este país, hoy conducido por Lenin Moreno, la Ley de Minería N° 45 (del año 2009) establece que los emprendimientos deben ocupar un 80% de trabajadores provenientes de la zona de influencia de la actividad, en tanto que en nuestra provincia la Ley Nº 3.141 impone un 70% contra un 30% de mano de obra foránea. En ambos casos el espíritu de la normativa colisiona con la falta de recursos humanos capacitados.

Desafíos

En diciembre del 2017 el proyecto Don Nicolás inauguró su etapa productiva y en ese momento el subsecretario de Desarrollo de la Nación, Mario Capello, manifestó que nuestra provincia está ante la real posibilidad de desarrollar la actividad minera por los próximos 150 años, pero dependerá de las inversiones en exploración y de las decisiones que se tomen a futuro.

“Santa Cruz debe prepararse para la etapa que va a venir, no es posible que no se dicte una carrera de Ingeniería en Minas, Licenciatura en Medio Ambiente o carreras Antropología, Biólogos, Psicólogos y tantas otras profesiones que demanda la minería”, expuso.

En esta misma sintonía el secretario de Minería de la Nación, Ing. Daniel Meilán señaló en PDAC 2018 que Santa Cruz ha sido la más beneficiada por la actividad exploratoria durante el 2017. “En el Gobierno Nacional hay felicidad por lo que sucede en Santa Cruz, que tiene proyectos tras proyectos en marcha y cuenta con buenos resultados en la exploración”, explicó.

Para fortalecer el empleo local la Cámara de Diputados de Santa Cruz aprobó la Ley N° 3.141 y en diciembre del 2012 fue publicada en el Boletín Oficial oficializando su vigencia. Se trata de una de las acciones llevadas adelante por el Estado Provincial para atenuar la desocupación.

De acuerdo a las últimas mediciones del INDEC, el desempleo ronda el 6% y la sub ocupación 4,6% del total de la población laboralmente activa que habita esta provincia.

Los ejemplos que reflejan la problemática abundan. El director de Relaciones Institucionales y Comunitarias de Yamana Gold, Mario Hernández, dijo tiempo atrás que hoy “se discute cómo generar empleo santacruceño y proveedores locales. Es un gran desafío que tenemos por delante”, e indicó que en caso de Cerro Moro enfrentan “problemas estructurales para dar empleo a las comunidades cercanas. Hay que hacer una buena planificación y analizar qué sistema educativo tendremos en las colectividades en función de la producción”. Para Hernández sería positivo que la “educación universitaria también tenga una fuerte participación. Para una Santa Cruz minera es necesario generar profesionales de la industria”, expuso.

Manos a la obra

Ante el futuro promisorio que muestra la actividad, los actores mineros locales aunaron esfuerzos y se pusieron manos a la obra para encontrar una solución. Así es que desde el 2016 el Consejo Provincial de Educación (CPE), compañías y el gremio AOMA impulsan capacitaciones a jóvenes que buscan trabajo en la minería.

Un ejemplo de ello es la que inició el pasado lunes 5 de marzo, en instalaciones del Centro de Formación y Actualización Profesional en Perito Moreno. Se trata de la 3ra edición del Curso de Colaborador Minero, destinado a 32 jóvenes que serán instruidos en dos grandes temas: “ABC: Minería Subterránea” y “Ayudante de Manejo de equipos pesados”.

“El curso tiene como objetivo dar respuesta a la sociedad laboralmente activa y con intenciones de insertarse en el ámbito laboral minero”, además de generar personal capacitado para ocupar los puestos de trabajo”, informó la operadora.

Otra iniciativa similar es llevada adelante por Yamana Gold para su proyecto Cerro Moro. La operadora tiene previsto iniciar su etapa productiva en los próximos meses. Así, en Puerto Deseado son instruidos 38 trabajadores santacruceños que serán incorporados a las operaciones de la compañía al concluir el módulo de aprendizaje.

Otra acción que se impulsó meses atrás es la firma de un convenio marco para la construcción de tres aulas talleres en la localidad de San Julián. Rubricaron el acuerdo Javier Castro (secretario general de AOMA Santa Cruz); Leonardo Alvarez (ministro de la Producción) e Ignacio Perincioli, (presidente de FOMICRUZ S.E). Oportunamente se anunció que habrá formación en oficios como electricidad, mecánica y soldadura.

Además se recuerda que en noviembre del año pasado inició su labor la mesa de trabajo entre el Gobierno Provincial, empresas y gremio. Allí se debatió sobre la reconversión de la mano de obra de las operadoras.

El secretario de Trabajo de Santa Cruz, Teodoro Camino, explicó en aquella oportunidad que ante la desocupación en la provincia “defenderá el trabajo de los santacruceños con el cumplimiento de la Ley del 70/30”.

“El objetivo de este gobierno es el cuidado de los puestos de trabajo para la gente de Santa Cruz”, por lo que “desde Trabajo hace más de un año iniciamos un operativo de inspección en la actividad minera y se detectó presencia de trabajadores que no cumplen los dos años de residencia en la provincia”, especificó.

Por su parte, el director provincial de la Educación Técnico Profesional del Consejo Provincial de Educación, Ing. Rodrigo Gojan, dio a conocer que la reconversión de la mano de obra será posible mediante la implementación de Tecnicaturas con prácticas profesionales incluidas. Esas carreras tienen una extensión de seis a doce meses.

El caso Ecuador

En la primera semana de marzo de este año, en Toronto (Ontario, Canadá) se llevó adelante la convención PDAC 2018, allí La Opinión Austral dialogó con Henry Troya Figueroa, viceministro de Minería de Ecuador.

Ese territorio tomó la decisión de ser un país minero en febrero del 2015 y el entonces presidente Rafael Correa creó el Ministerio de Minería, se trata de una cartera especializada que trabaja para impulsar la actividad a escala industrial. Pues los antecedentes marcan que hasta esa fecha sólo hubo desarrollo de minería artesanal.

En lo relativo a la contratación de mano de obra es posible trazar un paralelo entre Ecuador y la provincia de Santa Cruz, ya que ambos Estados enfrentan la misma problemática. Desde sus respectivos parlamentos legislaron leyes a favor de los trabajadores que habitan en cercanías a las actividades industriales.

“Nuestro país no es ajeno a la realidad que tienen ustedes, nos sucede exactamente lo mismo y quizás las dificultades se encuentran más marcadas porque es reciente la iniciativa de ser un país minero”, indicó.

“Tenemos la expectativa de que en los próximos 4 años generaremos 25 mil fuentes de trabajo y esto es un gran desafío desde el costado político para nuestro país”, expresó el funcionario ecuatoriano a este diario mientras se llevaba adelante PDAC 2018.

Luego valoró la decisión política del actual jefe de Estado, Lenin Moreno, de atacar el desempleo y subempleo, “sin embargo la minería es una industria que requiere mano de obra especializada, por lo que es un error decir tenemos 25 mil desempleados, genero esos puestos de trabajo y soluciono el problema”.

Explicó que su país hoy cuenta con dos grandes proyectos metalíferos, uno de ellos es Fruta del Norte, propiedad de la operadora canadiense Lundin Gold Inc., que iniciará su etapa productiva el próximo año, al igual que Mirador, iniciativa desarrollada por la minera EcuaCorriente.

“En ambos casos estamos teniendo problemas porque las empresas no logran contratar gente local y la normativa ecuatoriana contempla la Ley de Minería Nº 45, esta establece que el mínimo a contratar debe ser del 80% de mano de obra local o de la zona de influencia”, precisó.

Al igual que en la provincia de Santa Cruz, el Ministerio de Minería de Ecuador tiene la esperanza de celebrar convenios con universidades y generar bachilleratos, carreras profesionales y posgrados relacionadas a la actividad minera.

Así, tanto Santa Cruz como Ecuador comprendieron que la minería es generadora de un polo de desarrollo que debe impactar positivamente en la calidad de vida de las comunidades cercanas a los proyectos. El valor agregado que demanda por estos tiempos la actividad será posible mediante el conocimiento, por lo que la especialización de los recursos humanos no debe seguir esperando, caso contrario se seguirán perdiendo oportunidades para una mejor calidad de vida

La Opinión Austral