La apuesta de China es a muy largo plazo en Latinoamérica

0
131

Cada vez es mayor la participación de mineras chinas en países latinos. Analistas indican que el gran desafío consiste en integrar dos culturas diferentes, ya que la filosofía oriental se basa en la visión a futuro y el extremo cuidado ambiental.


Local. La compañía estatal china, Shandong Gold, aumentó su participación en Latinoamérica mediante la adquisición de la mitad de la mina sanjuanina Veladero.

El refrán dice que los números hablan por sí solos, esto es lo que ocurre con la creciente presencia de empresas chinas en la industria minera latinoamericana. Según cifras internacionales, actualmente el gigante asiático representa aproximadamente el 22% de la actividad minera de Perú, a su vez, también cuenta con gran y creciente presencia en otros países mineros como Brasil, Argentina, Chile y Bolivia. El interés que generan estos últimos tres territorios mencionados en las multinacionales chinas, se basa en el enorme potencial de recursos de litio que poseen.

Analistas internacionales indican que uno de los grandes desafíos que se plantean con la creciente incorporación de compañías de origen chino en países latinos no tiene que ver con lo económico, sino con integrar dos culturas totalmente diferentes. Estudios realizados para el documental “Los nuevos ricos” de Antena 3, indica que la milenaria cultura oriental se sustenta siempre en el largo plazo y sobre todo en el extremo cuidado ambiental.

En este contexto vale destacar que la estatal Shandog Gold, que en 2017 adquirió el 50% de la mina sanjuanina Veladero, cambió recientemente su política de expansión basada íntegramente en el desarrollo sustentable.

“La mayoría de sus minas en China son subterráneas, están en el medio de la ciudad y tienen un resort y un driving de golf y una playa, y el dique de cola es un bosque. El desafío que tenemos creo es, hablando concretamente, la integración de dos culturas muy diferentes. No hablo de Barrick-Shandong, si no del mundo occidental y el mundo chino”, indicaron fuentes de una empresa minera que opera en el país. Al parecer una de las claves de la integración entre las dos culturas es nada más y nada menos que la “percepción del tiempo”.

La tradición oriental siempre tiene puesto el horizonte en el largo plazo, la cultura occidental tiene a mirar más el corto plazo “los resultados de este año”. “Somos muy agresivos en las decisiones financieras, los chinos prefieren ser más conservadores y desarrollar una política de largo plazo. Entonces, ahí vamos a tener que buscar un término medio. Si yo hago un presupuesto, estaría tratando de maximizar los resultados de este año, mientras los chinos están mirando un proceso de cinco o diez años”.

En medio de todo este contexto cultural, vale destacar las palabras del estratega Napoleón, quién alguna vez dijo: “China es un gigante dormido, cuando despierte, temblará el mundo”, y parece que su presagio ya es una realidad.

Los chinos son grandes ejemplos de emprendedores, dispuestos a sacrificarse a fin de crear negocios rentables y prósperos en economías. España y los países latinoamericanos son los escenarios perfectos para los empresarios Chinos, así lo revela mencionado documental producido por Antena 3, donde se analiza a fondo el éxito de esta cultura que cada día se hace más poderosa. El mencionado informe determina que mientras la cultura latinoamericana es cortoplacista y consumista, los chinos piensan a largo plazo y son ahorradores.

“Trabaja mucho y ahorra”, esa es la receta tradicional de China, una receta que les permite empezar desde abajo hasta crear grandes imperios empresariales. “Saben perfectamente que el éxito viene después del trabajo y del esfuerzo, y no al contrario, por eso cuando recién empiezan están dispuestos a trabajar mucho más de lo que otras culturas estarían dispuestas”.

El desembarco chino en Latinoamérica, al igual que en otras partes del mundo, está facilitado por un sistema de flujos financieros de la banca estatal de dicho país que le permite a las compañías desembolsar grandes sumas, sobre todo en materia prima, energía y minería.

China ya se prepara para estas nuevas oportunidades y el presidente del gigante asiático, Xi Jinping, se comprometió en 2017 a invertir 250.000 millones de dólares en la región durante los próximos 10 años. Según un artículo publicado en enero pasado en China Policy Review, en 15 años, China superará a Estados Unidos como el mayor socio comercial de Latinoamérica y espera que el intercambio bilateral entre el gigante asiático y los países latinos se incremente a 500.000 millones en los próximos años.

Plata en energía

En la extracción de petróleo y gas, China se encuentra entre los inversores extranjeros más importantes en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela y ha realizado grandes inversiones en estos mercados en los últimos 10 años, tanto en explotación de metales como en proyectos de energía

Diario de Cuyo