Desde ATE respaldaron la resistencia de los trabajadores de FANAZUL y apuntaron al Gobierno

0
252

“Estamos defendiendo la soberanía nacional”, expresaron desde el gremio. También denunciaron que los fabriqueros que trabajan por estas horas desmontando maquinarias en la planta fueron “traídos bajo presión”.


Mientras un grupo de trabajadores de la Fábrica Militar de Azul intenta evitar el desmantelamiento de la planta ordenado por el Ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad, en la carpa que ATE instaló frente al Congreso de la Nación se desarrolló esta mañana una conferencia de prensa con fabriqueros de FANAZUL.

“Ante esta situación dramática los fabriqueros han tomado una decisión totalmente respaldada por este gremio a nivel nacional y provincial. No vamos a permitir que se retire ningún elemento productivo de la fábrica y la vamos a defender a capa y espada. Estamos defendiendo la soberanía nacional”, dijo Hugo “Cachorro” Godoy, Secretario General de ATE Nacional.

Desde el gremio aseguraron además, que los fabriqueros que trabajan por estas horas desmontando maquinarias en la planta fueron “traídos bajo presión desde Córdoba”.

El conflicto se inició en enero con el cierre y el despido de 220 trabajadores; mientras que otros 30, de planta permanente, ahora se encuentran en riesgo de despido.

Godoy responsabilizó al Gobierno de Mauricio Macri porque consideró que el cierre de Fanazul “es un paso más en el desguace de áreas estratégicas del Estado Nacional, en este caso para la defensa”.

El dirigente también apuntó a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, “dado que la planta tiene un rol clave para la economía regional del centro de la provincia y para la industria minera en general”.

Es que los explosivos que allí se producen son necesarios para abastecer a las canteras instaladas en la zona para la repavimentación de las rutas 3 y 226, una política central del Gobierno de Vidal.

También tiene capacidad de abastecer a otros 10 emprendimientos mineros que hay en la región y, por su ubicación geográfica, a otros de Santa Cruz. Incluso las Fuerzas Armadas se expresaron en defensa de la Fábrica, por su utilidad para desactivar material bélico.

Para Oscar de Isasi, dirigente de la ATE bonaerense, detrás del cierre hay un negocio “impresentable” de importación de explosivos. “Esto no es en beneficio de los argentinos sino de quienes gobiernan”, apuntó.

Por su parte Juan Cacace, delegado de Fanazul, resaltó que desde hace tres años resisten el vaciamiento y denuncian la falta insumos, de materias primas y que no se reparan las maquinarias. “Y ahora el gobierno dice que la Fábrica está improductiva y que va a ser desmantelada”, repudió.

Cacace responsabilizó a los funcionarios por la falta de avances en la resolución del conflicto: “La falta de resultados es porque no hay diálogo y al no haber diálogo no se puede resolver nada”, expresó.

En la conferencia de prensa también participaron Marcelo Laporte, delegado de Fanazul; Vanina Zurita, secretaria general de ATE Azul, y Silvia León, Secretaria de Organización de ATE Nacional

Infocielo