San Juan: Los trabajadores de Veladero acordaron un aumento del 20%

0
160

La seccional San Juan de la Asociación Obrera Minera Argentina informó que acordaron un aumento del 19%, 12% por ciento al básico partir de abril (retroactivo a marzo) y un 7 por ciento acumulativo desde septiembre. Como el 7% es acumulativo y equivalente al 1,2% anual, el alcance del acuerdo es equivalente al 20.2%. Se demora la negociación en el resto del sector.


Por Sabrina Pont

Los trabajadores de la mina sanjuanina Veladero acordaron un aumento salarial de 20,2% con Barrick Gold. La seccional San Juan de la Asociación Obrera Minera Argentina informó que acordaron un aumento del 19%, 12% por ciento al básico partir de abril (retroactivo a marzo) y un 7 por ciento acumulativo desde septiembre, pero como el 7% es acumulativo y equivalente al 1,2% anual, el alcance del acuerdo es equivalente al 20.2% para 2018.

Miguel Martín, gerente de Comunicaciones de Minera Andina del Sol, que es el nombre local que tomaron Barrick Gold y la empresa china Shandong Gold para su operación en Veladero, confirmó que cerraron el acuerdo paritario antes que el resto de las empresas del sector por “una situación coyuntural, ya que desde hace varios meses se venía dando una discusión muy fuerte con el sindicato”.

“No es equiparable con otras actividades, porque Veladero es único en ese sentido, se trabaja en otras condiciones por la altura en la que se encuentra la mina”, agregó Martín a EconoJournal. “Cada mina del segmento metalífero tiene su convenio particular con AOMA; me imagino que el de Veladero no lo podes extrapolar a otra mina de la Argentina. Aunque sí lo acordado en paritarias puede tomarse como parámetro para otras discusiones, de hecho creo que hemos logrado un acuerdo muy importante para los trabajadores y también para la compañía”, completó el vocero.

Fuentes vinculadas con el gremio anticiparon a EconoJournal que se estima que no se van a cerrar acuerdos menores a un 20% de aumento en todos los casos, aunque aún no se logran definiciones tanto para el caso del sector de la minería metalífera como en el de la no metalífera, que incluye a los trabajadores de la cal, la piedra, la molienda de minerales, los productos abrasivos y algún caso de minería extractiva.

En tanto, para los no metalíferos, las definiciones no aparecen, ni tampoco se anticipó ningún acuerdo probable. De hecho, para algunos casos el gremio ya ha dispuesto medidas de fuerza.

Para este año, las distintas cámaras que agrupan a empresas apuntaron desde el inicio a intentar abordar las negociaciones con el gremio en conjunto, de modo que se cierren acuerdos según las categorías: por un lado, la metalífera, que es la primera, y luego la segunda y tercera, que son las que refieren a la actividad de extracción o procesamiento de piedras, lajas, cemento, cal, arena, piedra partida, mármoles, granitos, entre otros minerales.

La Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) pretendía cerrar un acuerdo con la Asociación que abarque a todas (o casi todas) las empresas que desarrollan minería metalífera en el país.

Encuadre

Un tema que además de las paritarias también está pendiente para AOMA, es la necesidad de un nuevo encuadramiento gremial. El objetivo es que se puedan definir los límites frente al avance de otros gremios como la UOCRA, del sector de la Construcción, que en algunos casos asumió la representatividad de trabajadores mineros y  desdibujó los convenios que firmó AOMA para beneficio de sus afiliados, con la justificación de que existe multiplicidad de tareas en un emprendimiento y sin dar cuenta de la función específica que tienen un obrero minero.

En el marco de las discusiones que se dieron en torno al Nuevo Acuerdo Federal Minero, se intentó avanzar en este punto, pero por el momento, no hubo avances. “Estuvimos presentes en la confección de un apartado que apunta a arrojar claridad sobre las relaciones laborales, aunque no por eso significa que la intención final sea alcanzar mejoras para los trabajadores”, señaló el secretario general de AOMA, Héctor Laplace, y puntualizó que uno de los desafíos del sector es “bajar la conflictividad laboral generada por otros gremios ante posturas dubitativas del Estado y de las propias empresas”

Econojournal