Catamarca: Apuntes del Secretario, llega con buenas noticias mineras

0
106

Más allá de la alarma de un incendio de proporciones en Bajo La Alumbrera (según la empresa fue conjurado con la aplicación estricta de los protocolos existentes) el pasado viernes, se suceden las buenas noticias para la minería, uno de los pocos sectores a los que han llegado inversiones genuinas en tiempos de Macri.


Obviamente, incluimos en esta definición a Vaca Muerta. En relación a la actividad controlada por capitales suizos y canadienses dentro de Catamarca, la semana anterior hubo un anuncio que despejó su inminente retiro. Efectivamente. Sus autoridades piensan continuar la explotación hasta aproximadamente el año 2029, para lo cual trabajarán en las profundidades de la montaña en un proceso inverso al que se iniciara en 1997. En lugar del esquema a cielo abierto, mediante túneles, continuará la explotación del cobre, lo que le permitirá a la provincia seguir cobrando utilidades y regalías, fuentes de dinero casi imprescindibles para mantener presupuestos que están atados a la renta minera. Recordemos que en los últimos 14 años, aunque no se haya hecho el mejor negocio, quedaron para la provincia más de 1.500 millones de dólares.

A la continuidad de Alumbrera, debe sumarse la explotación de Bajo El Durazno y más recientemente, las acciones que desarrolla Yamana en el área de Cerro Atajo. En lo referente a la nombrada Yamana, sus planes de trabajo son auspiciosos. Aparte de haber destinado unos 100 millones de pesos para el arranque de las exploraciones, es socia de Alumbrera y dueña de Agua Rica, otro gigante de la minería que tiene previsto una inversión que supera los 1.000 millones de la moneda estadounidense. Este proyecto, como se sabe, está frenado por la Justicia hasta tanto se aprueben los informes de preservación ambiental, fundamentales para la puesta en marcha. En relación al tema, por cierto muy delicado, recordemos que la explotación de Alumbrera arrancó después de que se hicieron severos estudios ambientales (hasta se trajo a expertos en la materia, como el equipo del doctor Stambulián) y no se puede decir menos que se actuó con alta responsabilidad. Andalgalá y su zona de influencia, conforme a estadísticas totalmente creíbles, registra menos casos de cáncer que la media nacional. Si se trabaja de igual manera con Agua Rica, su explotación será posible y se hará realidad la iniciativa de empalmar con las instalaciones que son propiedad de Alumbrera y en menor medida, de la propia Yamana.

Mientras en los cerros del Oeste catamarqueño la minería cobra vida, en la puna la fiebre por el llamado “oro blanco” se multiplica día a día. A las tareas de exploración que se llevan a cabo en diferentes salares, como ser el de Tres Quebradas, en los últimos días se produjeron novedades importantes. La empresa canadiense Marifil Mines Limited, en el llamado “Triángulo de Litio” que conforman Argentina (con el catamarqueño departamento de Antofagasta de la Sierra), Chile y Bolivia, acaba de comprar más de 6.000 hectáreas que se asientan en la ladera oriental de la cordillera de los Andes y que incluyen a los salares Fraile y Ratones, cuyas entrañas –conforme a todas las especulaciones- desbordan de litio. Naturalmente que la adquisición de estos terrenos fiscales de la provincia, en pocos años más, será objeto de explotación. El panorama favorable por lares antofagasteños se completa con la mayor participación de Minera El Altiplano, la empresa americana que opera sobre el Salar del Hombre Muerto y que en la presente semana inauguró una oficina en la capital catamarqueña. Años atrás, aunque su yacimiento se sitúa en territorio catamarqueño, esta empresa únicamente mantenía lazos de entendimiento con Salta.

Las declaraciones recientes de Luis Barrionuevo contra su amigo Mauricio Macri –se conocen y se tratan desde las épocas en que ambos eran presidentes de Chacarita y Boca, respectivamente- deben inscribirse en justo contexto. Dijo nuestro comprovinciano “el presidente me tomó por pelotudo” y completó con un agravio: “Vinieron con el slogan de que quieren terminar con la corrupción, pero apenas se sentaron comenzaron a robar”. Se trata de expresiones enteramente políticas, orientadas a despegar del macrismo, al que Barrionuevo apoyó en el balotaje que el actual presidente le ganó a Daniel Scioli el 22 de noviembre de 2015. Su mensaje subliminal está dirigido al Partido Justicialista, del cual es su interventor judicial, pero resulta muy difícil que pueda conseguir el objetivo de enamorar cuando el grueso de la dirigencia está convencido de que la intervención fue impulsada por el propio macrismo. En fin, se trata de gambitos de la política que Barrionuevo conoce como pocos. Y en cuanto a la intervención, a fines de la presente semana se produjo una novedad. Casi un mes más tarde de la medida dispuesta por Servini de Cubría, la apelación presentada por José Luis Gioja –presidente saliente- recién llegó a la Cámara Nacional Electoral, la que le corrió traslado al fiscal Di Lello. Su dilucidación no será expeditiva y el fallo final, inclusive, puede surgir después de las elecciones de 2019.

La interna radical sigue a los tropezones, pero al final se resolverá favorablemente y serán los afiliados los que resuelvan el destino del partido. Las amenazas del eterno legislador castillista Víctor “El Gato” Luna de presentarse en la Justicia y denunciar hechos que rozan la ilicitud no alcanzan ni a “fuegos artificiales”. La Justicia, de última, ordenará la corrección de todas las situaciones irregulares y la Junta Electoral terminará aprobando las listas y autorizando la contienda. En cualquier otro supuesto, el escándalo sería inmensamente superior a la aprobación de un reclamo como el que plantea Luna. Para llegar a esta conclusión, sólo basta con pensar lo que dirían los afiliados sobre la democracia interna de la UCR.

“Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”. La relación, en este caso, la vamos a aplicar para una institución deportiva que hizo demasiado ruido en los últimos años. Nos referimos al club Unión Aconquija, que al menos en dos oportunidades estuvo a punto de ascender a la segunda categoría del fútbol argentino (sus verdugos, finalmente, fueron Central Córdoba de Santiago del Estero y San Martín de Tucumán) e ilusionó a los catamarqueños con  la posibilidad de llegar al fútbol grande. Todos esos sueños, de pronto, se vinieron abajo. En este 2018 se produjo el descenso del equipo de Aconquija (Andalgalá) del Federal A al B y en los últimos días, se supo que la AFA le aplicó un embargo por $500.000, como producto del reclamo de sueldos impagos de jugadores y entrenadores que actuaron en los años gloriosos. La medida, para que nadie se engañe, sería apenas el principio del fin y es muy probable que la institución termine con las multas más severas que aplica la institución madre del fútbol argentino, incluida la mismísima desafiliación.

La historia de Aconquija, como lo dijimos varias veces, está ligada a la política y al gobierno. Desde estos sectores, encabezados por el extinto vicegobernador José Octavio Gutiérrez, se pergeñó un proyecto futbolístico fuera de las escalas económicas y deportivas de Catamarca. Se realizaron contrataciones espectaculares de jugadores foráneos y reconocidos técnicos, en los cuales se gastaron ingentes sumas de dinero, casi todas provenientes del Estado. El equipo que iba a revolucionar la actividad, paralelamente, jugaba en una cancha donde la presencia de público era mínima (en los últimos tiempos pasó a ser local en la ciudad de Andalgalá o Belén) y los viajes a distintas provincias resultaban costosísimos. El resultado final, que supimos advertir mientras los relatores catamarqueños se desgañitaban gritando los goles de Unión, no podía ser otro que este triste desenlace, que de igual manera puede alcanzar a otras instituciones subvencionadas por el Estado que participan de los certámenes de la AFA. Resumiendo. Hay que terminar con las aventuras y el gobierno, si invierte dinero en el fútbol, que lo haga de la mejor forma, o sea trabajando las divisiones inferiores, base fundamental para estructurar un proyecto a largo plazo, pero con resultados seguros.

Varios de los campeones mundiales de México 1986, que se aprestan a viajar a Rusia, pasaron en la noche del jueves por Catamarca. Iban camino a La Rioja, donde estaban invitados a dictar charlas deportivas. El Esquiú.com fue el único medio local que los entrevistó en el aeropuerto “Felipe Varela”, donde los ilustres visitantes agradecieron el cariño que les tributó la gente en la estación aérea. Junto a Jorge Burruchaga, Oscar Garré, Nery Pumpido, Julio “Vasco” Olarticoechea, Héctor “Negro” Enrique, Ricardo Giusti y el “Tata” Brown, estuvo la reconocida periodista deportiva Luciana Rubinska –hace un par de años recibió un Martín Fierro por su labor-, quien trabaja en Fox y es una de las conductoras del programa “El Diario” que, por la pantalla de C5N, tiene como periodista estrella a Víctor Hugo Morales.

RECUERDOS. Como siempre, cerramos los “Apuntes” con el repaso de los acontecimientos políticos de hace un cuarto de siglo. La inauguración del período ordinario de sesiones de la Legislatura provincial, en el año 1993, se realizó en forma irregular y bajo fuertes tensiones. El exgobernador de la provincia, Arnoldo Aníbal Castillo, leyó su mensaje de rendición de cuentas sin que la Asamblea haya alcanzado quórum por la ausencia de legisladores del peronismo, molestos por la detención del senador Adolfo Martín Giordani, a la que consideraban y era inconstitucional. El entonces vicegobernador, Simón Hernández, calificó al comportamiento de los peronistas como “una falta de respeto”. Era cierto, pero también era cierto que había problemas por la elección de los senadores nacionales, la que se iba a terminar de definir el día 6 de mayo.

Aquel 1 de mayo de 1993, el exgobernador Saadi, que comandaba la tropa peronista, festejó el día del trabajador con un almuerzo. Cuatro días antes, la Fiscalía de Instrucción había pedido el desafuero de Saadi –era diputado nacional- por peculado y malversación de fondos en la obra de remodelación del viejo Hotel de Turismo, hoy propiedad de quienes explotan el Casino. Mientras tanto, en el Congreso de la Nación, quien leía su mensaje de rendición de cuentas era el expresidente Menem. Pedía “perdón por los errores que pudieron cometerse”. Debemos recordar que en aquella época, como en Catamarca, en la Nación se inauguraban las sesiones ordinarias el 1 de mayo. Con la reforma de la Constitución Nacional, en 1994, se adelantó la fecha al 1 de marzo.

El Esquiú