Tucumán: Elecciones en la UNT: Ruiz Pesce: “estamos en un virtual estado de bancarrota”

0
125

El opositor Ruiz Pesce fue muy crítico con la minería


1) ¿Qué van a hacer con el déficit?

“UNT Siglo XXI” propone cinco ideas y un ideal para concebir y transformar la universidad pública tucumana, democratizándola y emancipándola de todos los dolores que la aquejan. Una de esas ideas es la de la ética económico-financiera. Y nuestro planteo en esta propuesta de gobierno para 2018-2022 obedece a una idea de universidad y a una universidad de las ideas. Allí formulamos un diagnóstico “con los pies en la tierra” y propuestas “con la mirada en el cielo”. Ese diagnóstico para la economía y finanzas de la UNT es que estamos en una virtual bancarrota; nos encontramos en el más degradado momento de su historia. La propuesta para salir de esta situación trágica es la formulación de tres medidas complementarias: 1) rendición de cuentas exhaustivas, 2) auditorías integrales externas y probas y 3) la formulación de presupuestos participativos. Así se deslindarán responsabilidades para juzgar hacia dentro y hacia fuera de la UNT los responsables de la presunta comisión de delitos que vienen afectando el patrimonio universitario. Y para contribuir además a que se haga justicia y a que se acabe la impunidad de los que hubiesen cometidos esos delitos, sean del estamento que fuesen, o sean los cómplices privados que estuviesen incursos en los mismos.

2) ¿Qué solución van a darle al número excesivo de empleados?

Complementando la respuesta a la cuestión, viene a cuento referir las palabras del jefe de gabinete del Ministerio de Educación de la Nación, Diego Marías, en 2017, cuando dijo que la UNT, de las 54 universidades públicas del país, es la peor administrada (entre las 10 peor administradas). Y refirió, complementariamente, que una de las causas principales de ello es la inflación de la planta de los empleados universitarios, haciendo hincapié en el incremento de empleados de ese estamento. Nuestra propuesta, que se desprende de la ética económico-financiera, es respetar incondicionalmente todos los empleados que ocupen su puesto legítimamente; los que no, reasignarlos a nuevas funciones o discernir si su contratación procede de maniobras espurias o ilegítimas, y obrar en consecuencia.

3) ¿Cuál es la salida para Asunt?

Refiriéndonos al virtual vaciamiento y estado de colapso de Asunt, venimos luchando, como lo hacemos para la UNT en general, para que de un modo perentorio se opere un proceso de democratización y saneamiento de sus finanzas, y lograr superar el desfinanciamiento y descapitalización a la que fue sometida por múltiples gestiones rectorales previas y actuales, que la han sumido en una de sus más graves crisis históricas.

4) ¿Qué políticas proponen para YMAD y para transparentar esa relación?

En la “Idea de Extensión y Medio Ambiente”, nuestra propuesta de gestión diagnostica “con los pies en la tierra” las políticas antiecológicas que viene llevando a cabo la UNT, haciéndose cómplice del ecocidio, geocidio y biocidio de alcance global, pero de afectación local. Ante ello, nuestra propuesta de una política ecológica, con la mirada en el cielo, se centra en la salvaguarda de los “bienes comunes” (agua, tierra y aire), atenta a los desarrollos que preserven las especies vivas, la humana entre ellas. En concreto, sostenemos que la UNT no debe acordar con proyectos de desarrollo que involucren actividades que no cumplan con los estándares de protección ambiental, nacionales e internacionales. (También) rescindir contratos o convenios con empresas que se encuadren en el desarrollo de proyectos productivos denunciados como de saqueo o contaminación, como los que se proponen renovando los negocios tóxicos propiciados por la megaminería a cielo abierto de La Alumbrera, Bajo el Durazno, Agua Rica, entre otros emprendimientos extractivos nocivos.

5) ¿Cuáles son los tres o cuatro proyectos centrales que proponen llevar adelante?

-La idea de docencia universitaria del Siglo XXI que supone el tránsito de una pedagogía del opresor, monológica y autoritaria, a una pedagogía del oprimido, educación dialógica y liberadora. Una educación como práctica de la libertad.

-La idea de investigación universitaria del Siglo XXI que afronte el desafío de oponerse a la agenda científica que impone la hegemonía global neoliberal; emancipación universitaria que implica superar la sumisión de la periferia científica (Argentina, en nuestro caso) respecto del centro global del “Norte”, que impone quiénes y cómo deben investigar, y a quienes subsidiar. Lo que también afecta a la sumisión de las periferias nacionales (el interior) respecto del centro porteño

-La idea de Extensión Universitaria y Medio Ambiente, que pivota en torno a dos ejes: La política ética y estética de la creación, contemplación y gozo de la Belleza, la Verdad y el Bien y la política ecológica -ya mencionada en el punto anterior- de la salvaguarda de los Bienes Comunes.

La Gaceta