Semáforo ambiental: Mendoza agotada y atada con alambre

0
95

Los principales problemas tienen que ver, según el Gobierno, con el agotamiento del modelo productivo y la sobreexplotación de recursos. Pero en el medio explotan conflictos por la falta de infraestructura básica que ponen en riesgo a la población.


por Pablo Icardi@icardipablo- Jefe de Redacción

Mendoza se consume sus recursos y no halla alternativas sociales ni productivas. Menos soluciones a los problemas ambientales que eso genera. De hecho, según la evaluación realizada por el mismo Gobierno, los principales problemas ambientales tienen que ver con las dificultades para hallar nuevas formas de producir, pues la el modelo económico monótono ha erosionado los recursos.

El “semáforo ambiental” de Mendoza tiene en rojo furioso a tres problemas: desequilibrio territorial, carencia de una matriz productiva diversificada y deficiencia en el manejo del agua. En síntesis el alerta que reflejan los indicadores es que se agotan los recursos y Mendoza no sabe encontrar modelos productivos nuevos y que esos proyectos no sean a cualquier costo. Pero para peor, el mismo diagnóstico realizado por el Gobierno reconoce que aún se está lejos de hallar el camino correcto para solucionar el problema.

El Informe Ambiental que presenta anualmente el Gobierno traza un mapa de situación y también pone “nota” sobre qué tan lejos está la provincia de solucionar esos problemas. Pues en muchos casos hay aplazos. El desequilibrio que se menciona y parece abstracto, en realidad tiene impactos concretos:

• Urbanización sobre tierras de alto potencial productivo y con infraestructura de riego.

• Expansión urbana sobre territorio bajo influencia de amenazas naturales .

• Contaminación del aire por emisiones de fuentes móviles.

• Contaminación sonora.

• Contaminación por efluentes y residuos sólidos.

• Población expuesta a riesgo sanitario.

“En la actualidad, la gestión integrada de las áreas metropolitanas carece de institucionalidad, visión y planificación. Esta situación dificulta la posibilidad de proyectar e implementar mecanismos de coordinación que conduzcan los procesos de desarrollo económico, social y territorial. La implementación de la Ley 8.051 se encuentra fuera de los plazos especificados mientras que se continúan agudizando los problemas relacionados con la falta de implementación de la planificación”, reconoce el diagnóstico.

Semáforo ambiental mendoza

Al avanzar sobre los modelos productivos, también se reconocen las dificultades para hallar salidas. Las principales actividades de “generación de riqueza” se “A los ojos de la economía, la actividad económica provincial presenta un pa­trón de elevada concentración, tanto sectorial como territorial”, alerta el informe. Mendoza descansó durante décadas sobre el modelo económico basado, por ejemplo, en la riqueza generada por actividades primarias extractivas (como el petróleo). Pero esas actividades aportaban en 2006 el 21% del PBG (toda la riqueza que se genera en la Provincia). Y en 2014 el peso cayó al 15%.

En el informe se reconocen los conflictos ambientales latentes que hay por la promoción de algunas actividades productivas que podrían sumar a esa matriz productiva. La minería aparece, en ese contexto, como la principal. Lo mismo con la fractura hidráulica como técnica petrolera. En el informe ambiental 2016 el Gobierno plantea la necesidad de tener una reglamentación específica, cuestión que ejecutó este año.

El Gobierno explica que  la provincia posee yacimientos conocidos de  oro, cobre, uranio, plomo, plata y zinc,potasio, yeso, silicio, cuarzo, baritina, manganeso, bentonita, entre otros. Y que la provincia está enmarcada en la política nacional minera, que busca “homogeneizar” las legislaciones y reglamentaciones. Ante las tensiones generadas “territorio adentro” de la provincia por el tema, aseguran que es necesario un ordenamiento particular. “Resulta necesario avanzar en las definiciones acerca del ordenamiento territorial de la actividad Minera y Petrolera de la provincia específicamente en cuanto a definiciones de territorios, recursos y restricciones a implementar”, aseguran desde Ambiente.

Atado con alambre

Pero mientras esos problemas estructurales requieren una planificación a largo plazo, explotan otros que son un baño de realidad y muestra a la Mendoza “atada con alambre”. Es lo que pasó con el desborde de una red cloacal troncal en Godoy Cruz, que genera un foco de contaminación a cielo abierto en pleno núcleo urbano. Ese desborde no es anecdotario. Casi toda la red está colapsada y por eso Mendoza está en emergencia sanitaria debido al riesgo para la salud de la población.

Desborde cloacal godoy cruz 2

En el “semáforo ambiental” del Gobierno el tema quedó relegado al puesto 14 y pintado con amarillo. Pero la realidad parece ser otra: según la empresa Aguas Mendocinas hace falta renovar al menos 700 kilómetros de la red de cloacas solo en el Gran Mendoza. Con un agravante: el desvío de fondos destinados a sanear el problema. Es que la empresa estatal tenía un crédito destinado  esa empresa consiguió un crédito para realizar obras y el Gobierno anterior, con autorización de la oposición, desvió esos recursos para gastos corrientes. La consecuencia es directa: barrios desbordados por aguas servidas y un riesgo severo para la salud de la población.

mdzol.com