En Chubut se consolida la mirada pro minera. Hay acción descoordinada.

0
186

En Chubut todo suma para poder mostrar las potencialidades de la industria minera. Esta provincia no es igual a la de Mendoza, tiene otras aristas. Entre similitudes y diferencia, los pro mineros siempre se juntaron para cinchar juntos.


Quizás aquí tenga mucho valor el porqué lograron, tras quince años de negación, después marzo del 2003 en el triunfo del “No a la Mina” en Esquel, hoy aparece una ventana abierta y un jardín donde compartir y cruzarse en debates sin violencia. No se está dentro de la casa, pero peor es ser exiliado en su propia tierra.

Los pro mineros se pasean y exponen sus visiones sin escatimar exageraciones e inexactitudes. Pero sirve a la causa de una posibilidad de zonificar la explotación minera, poder contar con gente que de la cara, que no se ruborice al decir que está a favor de la minería y ponga, sobre la mesa, lo que hay que poner: argumentos.

Si bien los muchachos a veces agrandan las potencialidades, lo más importante, para la industria en su conjunto, es que existan fogoneros del debate. Esos que son muy necesarios a la hora de mantener el fuego prendido. Obreros que desde una “camiseta puesta” orientan sus proclamas para que dentro del ring, donde se medirán fuerzas, pro y anti mineros, sientan que no están solos los que definan el debate que esta provincia merece darse en torno a la minería.

Hoy la necesidad y urgencia de toda la provincia debe atender todas las ventanillas que faciliten la captación de inversiones y la generación de empleo. Se terminó, con el líder carismático Mario Das Neves, el último gran batallador y armonizador de la estructura socio económico de esta provincia patagónica. Posteriormente a su muerte, y en su última gestión, necesitó más que magia y contactos para generar liquides en un Estado provincial muy frágil.

Fiel a su temperamento no quiso ceder al “lobby minero” y por eso no negoció con el sector.

Ya en el poder su sucesor, Mariano Arcioni, anda consultando designios divinos o providencia para terminar bien su mandato y en esta lista de ansiados comodines, sabe que la minería puede ayudar. Para ello necesita hacer cambios y la realidad marca que está muy débil.

La debilidad del gobernador le da mucho protagonismo a diputados provinciales e intendentes. Desde este análisis es que se puede determinar que los avances para el abordaje del tema minero como parte de la agenda prioritaria del gobierno son sustanciales. En los últimos noventa días el tema minero se instaló mucho más que en los últimos 15 años.

Esta perspectiva permite detallar que el arribo de empresas Pymes, legisladores, profesionales y sindicatos de personal jerarquico resultaron un complemento a las atrevidas insinuaciones de los pros mineros y la presencia de empresas en la provincia.

A pesar que todo puede presentarse y observarse como medio desordenado, existe por primera vez una coherencia: se busca posicionar a la industria minera como a variable de progreso.

Es cierto que no es muy decoroso decir “hace minería o seguí mal”, pero partiendo desde la premisa que esta es una industria lícita, en esta instancia hace imprescindible dejar de mirarse al ombligo y de frente a la sociedad dar las razones de el por qué hay se debe potencializar la minería.

Tampoco sirve inflar los números desde la nada y ahondar cifras futuristas sin ningún tipo de respaldo. Dejando pasar estos detalles, se respira otro aire, para la minería, en Chubut.

Prensa Geominera