Debate minero en Chubut: Laplace bregó por debatir a fondo y recurrir a los que saben

0
130

 “No existen visiones equivocadas – en torno a explotar o no  la minería en Chubut – lo peor que nos puede llegar a pasar es no discutir las cuestiones que pueden llegar a beneficiar a una provincia, y creo que ese es el principal problema que tenemos en la República Argentina” reflexionó Héctor Laplace  al referirse al debate que se está dando sobre la explotación minera en la provincia de Chubut.


En declaraciones al programa “Primera Línea” de  la radioemisora LU4 de la ciudad de Comodoro Rivadavia, el Secretario General de la Asociación Obrera Minera Argentina, bregó por un debate profundo para analizar las ventajas del desarrollo minero. Aseveró también que desde AOMA “se defiende la actividad y al trabajador y no a una empresa”.

En referencia a la vigencia de la ley provincial 5001, donde se prohíbe la actividad minera metalífera y a la actitud del ex gobernador Mario Das Neves, que siempre estuvo en contra de la actividad, el dirigente sindical dijo que ambas expresiones “son una equivocación”. Aseverando que desde la óptica del trabajador “lo peor que podemos hacer es no debatir y cuando uno dice tratemos de discutir tenemos la obligación de llevar a los mejores hombres para plantear un panorama a quienes tienen que legislar” sobre este tema.

Opinó que los legisladores de la provincia, deben pedir opiniones “a los que tienen el problema que son los habitantes y Dirigentes de la meseta central, y después trasladar a la provincia en su conjunto” y no buscar la opinión de los que se oponen en otras ciudades. Laplace aseveró que en la sociedad chubutense en particular y en otras partes del país en general  “existen Intereses creados y mucho de desconocimiento, predomina mucho tabú” para impedir la explotación minera.  No obstante hizo una autocrítica como parte de esta industria “convengamos algo, y en algo también somos críticos como organización sindical, creo que una parte de responsabilidad del sector minero es que no se ha comunicado como correspondía, y en este sentido la mayor critica se la hago al sector empresario” que no ha sabido comunicar la verdadera incidencia del desarrollo minero.

En cuanto a los riesgos ambientales  y la mala imagen de la industria, Laplace  fijó posición en forma contundente al decir que “se habla mucho de contaminación, pero convengamos que si hay un problema en un proyecto minero los primeros que vamos a ser damnificados somos los propios trabajadores”, y fueron los trabajadores quienes siempre denunciaron cualquier anomalía.

Seguidamente ejemplificó que cuando existió en el año 2015 “un inconveniente en el yacimiento Veladero, en la provincia de San Juan, quiénes denunciaron los sucesos fueron los trabajadores”, afirmando que “nosotros no vamos a arriesgar a nuestras familias e ir a trabajar a un proyecto que no posee seguridad y la responsabilidad en cuestiones ambientales”.

Para  avalar su apoyo al desarrollo minero, el máximo dirigente de los trabajadores mineros expresó que “se debe legislar bien, donde los controles ambientales asegure la convivencia de la industria con la flora y la fauna”. Así lo experimentó “la vecina Santa Cruz, donde existen  minas que con un exigente control ambiental, sus minas a cielo abierto ya abandonadas pues no hay más mineral para extraer, permiten el sembrado y reproducción de truchas, y en determinadas épocas del año, van los trabajadores y las pescan y después las cocinan para comerlas en el mismo proyecto minero”, advirtiendo que “esto posee poca propaganda pero es real”.

Laplace aseguró que para él “por característica y definición somos un país binario, el pro y el anti. Y siempre hay una cuestión que nos complica y ha sido históricamente” sentenció para contextualizar la existencia de gente a favor y en contra de la industria.

“Chubut, como tantas otras provincias, van a tener que repensar su futuro productivo. Esto será hoy, mañana o durante un tiempo, pero van a tener que reconsiderar su matriz productiva porque con una sola actividad no se va a salvar una provincia”,  aseguró.

También advirtió a los chubutenses que “estén convencidos también de algo, no se crean que la llegada de un proyecto minero el día de mañana a Chubut va a salvar a la provincia. Se debe sumar al petróleo, la ganadería,  la agricultura, y todos tienen que trabajar y traccionar en conjunto, y de esto se trata. La minería se puede realizar de la mano de otras actividades productivas, entonces esto es lo que tiene que entender la gente de Chubut, que hay cosas que se pueden hacer y se pueden hacer bien”.

Consultado si AOMA exigiría a legisladores para dar factibilidad el debate, el sindicalista dijo que su gremio “es el menos indicado para meter presión para que un gobierno haga esto o lo otro. Lo que sí tengo que tener es la capacidad para decir bueno, a ver si nos sentamos y buscamos los mejores profesionales que nos vengan a explicar de qué se trata el desarrollo minero”.

Al preguntársele sobre la presencia de AOMA en la provincia, el referente gremial dijo “AOMA no ha estado porque nosotros defendemos a los trabajadores, no defendemos a empresas, y respetamos las decisiones institucionales de los gobiernos”.

Agregando seguidamente que “la única vez que nos han convocado, estuvo en representación de la Organización, el Secretario General de AOMA Santa Cruz, Javier Castro. AOMA trata de ser muy cuidadosa de las decisiones que se toman en la provincia y de ninguna manera vamos a ir a exponer para defender a una empresa, defendemos el trabajo de nuestra gente”.

Sobre su interpretación acerca de si la minería, se puede hacer de manera sustentable, Laplace sentenció que “se puede hacer de manera sustentable sí tenemos en cuenta que la minería tiene un principio y un fin. La minería metalífera no va a estar una eternidad. El proyecto puede tener una vida de quince o veinte años. Por eso tenemos que ser los suficientemente inteligentes para que cuando tengamos el proyecto factibilizado, logremos los mayores beneficios en comunicaciones, caminos, mejor calidad de vida, dar alternativas a la gente de la zona, que aprendan oficios que les dén posibilidades laborales futuras. Planificar, sentarse y discutir. Y aquí se encierra uno de los desafíos mayores que nos exige el siglo XXI” para quienes impulsan esta actividad.

Por último el dirigente minero agregó una convicción para sumar al debate y al respecto dijo “ no se olviden que tenemos muchísimas universidades, públicas y privadas, donde tenemos profesionales que pueden echar luz sobre una actividad tan noble como lo es la actividad minera, así que aprovechen también de esa gente que lo único que hay que pedirle es que no tire ni para un lado ni para el otro, sencillamente que vayan a hablar con lo que han estudiado y pueda echarle luz sobre la explotación minera a todos los habitantes de la provincia” acotó.