San Juan: Desde Libres del Sur advierten sobre un nuevo emprendimiento minero alerta al pueblo de Jáchal

0
345

Mientras espera definiciones sobre los estudios solicitados a la Universidad Nacional de Cuyo por el Juez Casanello, a partir de los sucesivos derrames de la Mina Veladero, la Asamblea Jáchal No se Toca advierte sobre un nuevo emprendimiento, esta vez en la cuenca de Huachi, que provee de agua potable al pueblo. Transcribimos el relato de Saúl Zeballos, integrante de la Asamblea.


Libres del Sur

“San José de Jáchal, desde su fundación el 25 de junio de 1751 ocupó el agua del Río Jáchal para consumo humano. Eso quiere decir que muchísimas generaciones de jachalleros crecieron y vivieron tomando agua del río, únicamente tratada con cloro para potabilizarla. En el año 2009 el centro de Jáchal empezó a abastecerse de la cuenca subterránea de Pampa del Chañar (comúnmente llamada “cuenca de Huachi”), porque los jachalleros empezaron a desconfiar de la calidad del agua que traía el Río Jáchal, ya que desde el año 2005 la Mina Veladero comenzó a extraer oro, plata y mercurio, utilizando la lixiviación con cianuro sobre las nacientes de la cuenca del Río Jáchal.

En el 2009 se finalizó el acueducto de 22 kilómetros para llevar el agua de mejor calidad desde la cuenca subterránea de Pampa del Chañar hasta la ciudad de San José de Jáchal. La mencionada cuenca, según Gerardo Horacio Salvioli (Propuesta de Provisión de agua a San José de Jáchal) recibe las recargas de los ríos Pasleam, Huerta de Huachi, Panacán, del Pescado, del Durazno, etc. Y según el “Informe hidrogeoquímico de los Valles de Jáchal, Niquivil y Huaco en la provincia de San Juan”, realizado por el Centro Regional de Agua Subterránea en 1973, el agua de la vertiente Huerta de Huachi recibe aportes de la zona del cerro Huachi.

Actualmente, el cerro Huachi (proyecto minero Esperanza) está siendo explorado por Centenera Mining para extraer oro, cobre, plata y uranio, poniendo en peligro de contaminación la única fuente de agua pura que nos queda a los jachalleros.

Y como esta situación había sido ocultada a la sociedad jachallera, el Concejal Morales de Jáchal presentó denuncias, desde febrero de 2018, para que se investiguen judicialmente las faltas de autorizaciones de dicha exploración y se constate la existencia del campamento minero en la zona de Huachi. Hasta julio de 2018 el juez Quiroga y el fiscal Aballay del Juzgado de Jáchal, mandaron a archivo la primera denuncia y no investigaron nada.

El Concejal Codorniú, por su parte, a principio de 2018 presentó un proyecto de ordenanza denominado “Poligonal de Amortiguamiento Ambiental”, que pretendía extender los límites de protección de 11 mil hectáreas a 78 mil hectáreas, además de prohibir todo tipo de actividad minera en toda la cuenca hídrica de Pampa del Chañar (o Huachi), es decir, en el acuífero de Pampa del Chañar y en todas las zonas de recargas de ese acuífero. Ese proyecto de ordenanza es el que querían aprobar los concejales Cristina Aballay, José Codorniú y Jorge Morales. Pero, los concejales oficialistas de Jáchal, haciendo uso del doble voto del concejal Llanos por ser el presidente del Concejo Deliberante de Jáchal, aprobaron una ordenanza que restringe algunas actividades únicamente sobre 11 mil hectáreas del acuífero de Pampa del Chañar y no sobre las 78 mil hectáreas que abarca toda la zona de recargas de dicho acuífero. Dejando en manos del gobierno provincial de San Juan el cuidado de nuestro acuífero. El mismo gobierno que ocultó reiteradamente la exploración en Huachi.

Por otro lado, el concejal Morales presentó nuevamente en 2018 un proyecto de ordenanza para realizar una consulta popular para que el pueblo de Jáchal sea el que decida sobre si quiere megaminería en la zona de influencia del acuífero Pampa del Chañar o no quiere megaminería en esa zona de recarga del acuífero.

Pero los concejales oficialistas (Eva Castro, Fernanda Díaz y Javier Llanos) junto al intendente de Jáchal Miguel Vega, únicamente quieren proteger los derechos de las corporaciones mineras que están explorando en la zona y no les interesa proteger toda la zona de influencia del acuífero pampa del Chañar (comúnmente llamado acuífero de Huachi) ni todos los ríos que recargan ese acuífero superficialmente y subterráneamente: río Paslean, río Huerta de Huachi, río Panacán, río Pescado, río Durazno, etc. Por eso es que los concejales oficialistas el 12 de julio de 2018 votaron, al igual que en 2016, por la negativa de la Consulta Popular no permitiendo que el pueblo de Jáchal sea el que decida.

Lo hechos demuestran que los intereses de la megamineras son más importantes para el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, y para el intendente de Jáchal, Miguel Vega, que los derechos del pueblo jachallero a tener agua de buena calidad para vivir dignamente.

El gobernador Uñac y el ministro de minería de San Juan, Alberto Hensel, juegan un juego perverso con los jachalleros: prometerles trabajo minero a costa de poner en peligro la única fuente de agua pura que les queda a sus familias jachalleras”

Saúl Zeballos, integrante de la Asamblea Jáchal No Se Toca

Libres del Sur