Los 15 principales implicados en la causa de los cuadernos

0
130

Hace casi 20 días que los cuadernos de las coimas desataron la mayor cadena de confesiones de actos de corrupción. Y la lista de 15 arrepentidos, 14 presos y varios imputados se va ampliando. Aquí un repaso de los principales:


Cristina Fernández de Kirchner

La expresidenta, que gobernó entre 2007 y 2015, está acusada de encabezar una asociación ilícita para recaudar dinero ilegal. Fue indagada pero no quiso contestar preguntas. Le entregó tres escritos al juez Claudio Bonadio. Allí, recusó al juez y al fiscal Stornelli y pidió la nulidad de la causa. También reclamó que la investigación sea remitida al juzgado del juez Julián Ercolini y acusó al presidente Macri de perseguirla políticamente.

Julio De Vido

Era el ministro de Planificación de Cristina Kirchner. Por él pasaban las áreas de transporte, obra pública, energía y subsidios. De él dependían Roberto Baratta, secretario de Coordinación y virtual número dos del ministerio, José López, a cargo de la Obra Pública, y Claudio Uberti, extitular del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI). Está preso por otra causa y, al ser indagado por los cuadernos negó por escrito haber recibido fondos ilegales en “bolsos, bolsita, sobre, cajas y/o de cualquier otra forma o modo”. Está imputado como el “organizador” de la asociación ilícita que “comandaron Néstor y Cristina Kirchner” y que tuvo por objetivo “recaudar fondos ilegales” de las empresas contratistas del Estado.

José López.

El ex secretario de Obras Públicas durante los dos gobiernos de Cristina Kirchner, ladero de Julio De Vido, decidió hablar el viernes pasado. Había sido atrapado in fraganti llevando bolsos con cerca de US$ 9 millones a un convento de General Rodríguez y estaba siendo juzgado por esa causa, en la que se había mantenido sin dar nombres. Pero se quebró. O empezó a ver que las declaraciones de los otros arrepentidos ya pegaban cerca y aceleró la confesión antes de que fuera demasiado tarde. Aún no se conocen los detalles de la charla de 7 horas que tuvo con el fiscal Carlos Stornelli, pero se espera que apunte hacia arriba en la cadena de mando. López firmó un acuerdo para ser imputado colaborador en la causa en la que se lo acusa de ser partícipe necesario de la asociación ilícita. El martes el juez Claudio Bonadio deberá homologar el acuerdo. Sigue detenido.

Roberto Baratta​

​Era el segundo de De Vido. Su chofer, Oscar Centeno, fue quien escribió los 8 cuadernos que revelaron cómo, junto a otros funcionarios, Baratta recolectaba las coimas de las empresas que dependían del exministerio de Planificación. Fue el primer exfuncionario detenido, el miércoles 1 de agosto, cuando se desató el escándalo. Está en prisión.

Carlos Wagner

El empresario, ex presidente de la Cámara de la Construcción durante el mandato de Cristina Kirchner, fue el primer empresario arrepentido que se corrió del libreto y no dijo solo que la plata era para la campaña. Por el contrario, el dueño de la constructora Esuco detalló un “sistema de cartelización de la obra pública” instaurado por De Vido. ¿Cómo funcionaba? Las empresas se ponían de acuerdo en cómo ofertar ante una licitación y allí decidían quién ganaba. Después, la firma adjudicataria acordaba con los ex funcionarios de Planificación Federal “cómo se pagaba” del 10% al 20% de adelantos financieros, que volvían casi completos a los funcionarios como coima. Este “sistema funcionaba sin importar quién ganara”, indicó Wagner. El directivo involucró en su declaración a José María Olazagasti, Juan Carlos Lascurain y Claudio Uberti. Está en libertad.

José María Olazagasti

Era el secretario privado de Julio De Vido y también prestó servicios en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Es señalado como uno de quienes se encargaba de recibir parte de los “fondos ilegales” aportados por los empresarios y derivarlos a los jefes, después de que Baratta y sus ex secretarios los recolectaban. Se entregó luego de permanecer prófugo durante unas horas.

Juan Carlos Lascurain

Ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) fue detenido el 10 de agosto. Un día antes, al ser indagado, había asegurado: “No tengo nada que ver, en absoluto. No me arrepiento porque no tengo nada de qué arrepentirme”, había dicho.

Juan Chediack

El empresario, también ex presidente de la Cámara de la Construcción, es otro arrepentido. Fue quien abrió el camino para ir develando el entramado financiero que se utilizó para llevar a cuentas externas millones de dólares de la corrupción. Y quien nombró a Ernesto Clarens, el financista vinculado a Néstor Kirchner y a Lázaro Báez. Está en libertad.

​Ernesto Clarens

El financista Ernesto Clarens, vinculado a Néstor Kirchner y a Lázaro Báez, se presentó el viernes 17 ante el fiscal Carlos Stornelli. Fue imputado como partícipe necesario de la asociación ilícita y pidió ser incorporado como imputado colaborador, después de contar los esquemas de lavado mediante los cuales se colocaron en el exterior millones de dólares.​ Está libre.

Gabriel Romero

Para que Gabriel Romero, dueño de Emepa, pudiera convertirse en imputado colaborador tuvo que declarar más de una vez porque la primera no había resultado lo suficientemente jugosa para que el juez diera su visto bueno. Para convertirse en un nuevo arrepentido, Romero reconoció que pagó US$ 600.000 para obtener un decreto firmado por Cristina Kirchner que extendía el contrato de concesión de la Hidrovía. Está en libertad.

Claudio Uberti

Fue el primer funcionario en convertirse en arrepentido. El ex titular del OCCOVI, el organismo encargado de controlar los peajes, declaró que compartió varias entregas de dinero de sus recaudaciones de “coimas de las empresas de corredores viales” con Daniel Muñoz -ex secretario privado de Néstor Kirchner- y su testimonio coincide con el de Oscar Centeno: “El dinero se entregaba en Uruguay y Juncal”. Uberti, el funcionario que estaba con Antonini Wilson cuando el venezolano fue descubierto ingresando al país una valija con US$ 900.000, dijo que si el “paquete era chico” debía “llevarlo al despacho de Balcarce”, en referencia a la Casa Rosada. Uberti relató una escena sobre esa cuestión, cuando vio más de veinte valijas en el departamento de Recoleta de la pareja presidencial destinadas a viajar a Río Gallegos, a la casa ubicada en la esquina de la calle 25 de Mayo (que ahora pertenece a Lázaro Báez) donde Kirchner instaló “bóvedas que había comprado al Banco Hipotecario”.

Martín Larraburu

El ex secretario de Juan Manuel Abal Medina, ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, fue otro de los que abrió una puerta hacia nuevos involucrados. Declaró que el dinero negro que Abal Medina recibió de los empresarios que financiaban las campañas políticas del kirchnerismo era manejado por la plana mayor de La Cámpora, la agrupación que comandaba Máximo Kirchner, hijo de la ex mandataria. Larraburu mencionó a cuatro de esos jefes: Andrés “Cuervo” Larroque, José Ottavis, “Rodra” Rodríguez y Hernán Reibel. Fue liberado luego de pasar 16 días en prisión.

Aldo Roggio

se presentó espontáneamente luego de ser llamado a indagatoria, pero tuvo que declarar tres veces antes de ser aceptado como arrepentido, ya que inicialmente había hablado -como Calcaterra- de aportes para la campaña. Fue liberado.

Angelo Calcaterra

El primo del presidente Mauricio Macri y dueño de la constructora IECSA durante el gobierno de Cristina aseguró que el dinero que pagó (que dijo que era menos del que decían los cuadernos) eran para aportar a las campañas kirchneristas.

El dueño de Electroingeniería, unas de las empresas que floreció durante el kirchnerismo, estuvo en la primera camada de detenidos. Explicó ante Bonadio que el dinero que entregaba en negro al gobierno de los Kirchner era en pesos y no en dólares, como lo admitieron la mayoría de los empresarios que están detenidos, porque el dólar “es un instrumento de dominación”.

Norberto Oyarbide

El exjuez federal, que se retiró en 2016 y fue quien sobreseyó a los Kirchner por enriquecimiento ilícito, aparece cuatro veces mencionado en los cuadernos de Centeno. Dijo ante la prensa que “le apretaban el cogote para que sacara las causas de los Kirchner. Durante su declaración ante Bonadio mencionó al espía Jaime Stiuso y al auditor general de la AGN, Javier Fernández (histórico operador judicial del peronismo).

Los otros arrepentidos

Empresarios: Juan Carlos de Goycoechea (Isolux), Javier Sánchez Caballero (IECSA), Armado Loson (Albanesi), Héctor Zabaleta(Techint), Jorge Neira (Electroingeniería), Claudio Glazman(Sociedad Latinoamericana de Inversiones).

 

Otros: Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta y quien escribió los cuadernos que destaparon el escándalo. Es, además, testigo protegido.

Detenidos

Empresarios: Gerardo Ferreyra (Electroingeniería), Carlos Mundin (BTU), Francisco Valenti (IMPSA), Raúl Vertúa.

Funcionarios: Nelson Lazarte, Walter Fagyas, Hernán Gómez, Ezequiel García, Rafael Llorens, Fabián García Ramón.

Implicados

Empresarios: Rodolfo Poblete (Emepa), Luis Betnaza (Techint), Carlos Rodríguez, Rudy Ulloa, Alejandro Ivanissevich(360Energy), Manuel Santos Urribelarrea (MSU), Néstor Otero,  Hugo Eurnekian (Corporación América).

Funcionarios: Juan Manuel Abal Medina, Oscar Parrilli, Javier Fernández, Germán Nivello, Jorge Mayoral.

fuente clarín

totalnews.com.ar