BUENOS AIRES, 15 sep (Xinhua) — La experta argentina Carla Oliva resaltó hoy “las capacidades globales y el protagonismo internacional de China” como aspectos “clave para la Argentina” en los últimos años, porque impulsaron “la construcción de una relación bilateral cada vez más densa y de beneficio mutuo para ambas partes”.


En una entrevista con Xinhua, la analista, licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y coordinadora del Grupo de Estudio sobre China y Argentina (GEChinA) de esa casa de estudios, se refirió al vínculo entre ambos países y a los “hitos” recientes de ese lazo.

“A partir del establecimiento de relaciones diplomáticas en 1972, los vínculos entre China y Argentina han evolucionado notablemente. Para comenzar, podemos mencionar que ambos países mantienen posiciones comunes en dos temas cruciales de la agenda política: China apoya a Argentina en sus reclamos por las Islas Malvinas y Argentina apoya la política de Una Sola China. Sobre la base de este apoyo mutuo se han ido consolidando los vínculos entre dos socios que han trabajado para acortar la distancia geográfica y cultural que los separaba”, enfatizó Oliva, magíster en Integración y Cooperación Internacional de la UNR.

La analista agregó que “en el siglo XXI podemos marcar diferentes hitos en las relaciones bilaterales. El primero, en el año 2004, cuando se acordó el establecimiento de una Asociación Estratégica entre ambos países. Este acuerdo vino acompañado por el reconocimiento de China como economía de mercado de parte de Argentina y el estatus de Argentina como ‘destino turístico aprobado’ por China”.

“Más allá de los convenios firmados, notamos un incipiente interés de China por invertir en Argentina, en particular en obras de infraestructura y en recursos como la minería. El comercio bilateral continuó creciendo, y, en el nivel cultural, se establecieron dos Institutos Confucio en nuestro país, uno en la ciudad de La Plata, y otro en la ciudad de Buenos Aires, los cuales evidenciaron el creciente interés de los argentinos por aprender idioma chino”, repasó.

Oliva identificó un “segundo hito” en el vínculo bilateral “en el año 2014, con el establecimiento de una Asociación Estratégica Integral entre las partes. A partir de ese momento, la presencia china en Argentina cobró una significación sin precedentes. Al papel clave como socio comercial se sumó su importancia en materia financiera, en tanto se incrementaron las inversiones y los préstamos de parte de China”.

“En ese marco se firmaron nuevos acuerdos swaps (de intercambio de divisas, el primero se había firmado en 2009), muy relevantes para aumentar las reservas internacionales de Argentina en un momento de restricción al acceso de dólares y que, a su vez, fueron coincidentes con la política china de internacionalización de su moneda, el Renminbi o Yuan”, agregó.

“Además, entre 2014 y 2015 se dieron avances sustanciales en la suscripción de diferentes acuerdos, entre los cuales destacamos el convenio para la construcción de dos represas en el sur de Argentina; el acuerdo para la construcción de dos centrales atómicas con tecnología nuclear china y el convenio para el establecimiento de una Estación Espacial de Observación del Espacio Lejano en la provincia de Neuquén”, repasó la experta.

Los últimos proyectos reflejaron la convergencia de intereses entre China y Argentina, resumió.

La experta, que se desempeña como profesora de la materia Política Internacional de la carrera Relaciones Internacionales en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNR, agregó que “el tercer hito se dio a partir de 2016, con el cambio de gobierno en Argentina. ¿Por qué sostenemos que este es un hito? Porque, a diferencia de lo ocurrido en otros ámbitos, en las relaciones entre China y Argentina vemos continuidad entre gobiernos de diferente signo político en Argentina. Se han sostenido, efectivizado y aprovechado los acuerdos firmados previamente”.

“Así, se mantuvieron los acuerdos sobre las represas y las centrales atómicas, se efectivizó el reconocimiento a China como economía de mercado y se aprovechó el reconocimiento de Argentina como ‘destino turístico aprobado’ por China, porque en función del mismo los presidentes Mauricio Macri y Xi Jinping se propusieron aumentar el turismo chino” al país sudamericano, subrayó Oliva.

En ese marco, la también integrante del Centro de Estudios en Relaciones Internacionales (CERIR) de la ciudad de Rosario dijo que “a partir de 2018, en un contexto de crisis cambiaria argentina, China ha jugado un rol central apoyando a nuestro país”.

“Por un lado, en mayo China respaldó a la Argentina en sus gestiones para obtener financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), dato no menor teniendo en cuenta que Beijing es el tercer accionista más importante del Fondo. Por otro lado, en agosto China concedió un nuevo swap a la Argentina para reforzar sus reservas internacionales. Además, se esperan importantes avances en la relación bilateral en ocasión de la reunión del Grupo de los Veinte (G20) que tendrá lugar en Buenos Aires a fines de noviembre próximo”, auguró Oliva.

Xinhua Español