Mendoza: Para Irrigación la minería no está “vedada”

0
274

La sequía seguirá en Mendoza y por eso se lanzó un plan para optimizar el uso del agua. En ese sentido las actividades productivas pueden tener problemas por la falta de agua, entre ellas la minería. Sergio Marinelli dijo que esa actividad tendrá la misma valoración que el resto y que la eficiencia en el uso del agua es la clave.


La sequía complica los planes para la producción de Mendoza porque habrá poca disponibilidad de agua. Y los nuevos emprendimientos serán los que más lo sufrirán, pues antes de autorizarlos el Departamento General de Irrigación deberá evaluar la disponibilidad de agua y la sustentabilidad.

Allí volvió a quedar en primer plano la minería como una de las actividades que entran en tensión por el tema, más allá de que no hay ningún emprendimiento en desarrollo.

El superintendente General de Irrigación, Sergio Marinelli, ratificó que esa actividad entra en el mismo parco que las otras industrias.  “Es indispensable ser eficientes para mantener los niveles de actividad. Y sobre todo, para incrementarlos. Porque así como la sequía, a medida que avanza, lo que hace es generar impactos negativos en las actividades socioeconómicas, lo que hay que hacer es anticiparse; evitar esto”, dijo Marinelli a través de un comunicado, quien ahora dice que no se descarta a la minería como actividad potencial, pero que antes hay que lograr mayor eficiencia en el uso del agua. “Ésto se logra sólo con eficiencia. Atrás de eso estamos en Irrigación, para que puedan desarrollarse nuevos emprendimientos agrícolas, agropecuarios o industriales, entre los cuales se encuentra también, por supuesto, el petróleo y la minería”, aseguró. Y agregó que “la minería, como cualquier actividad, se plantea en una Provincia con un pronóstico de sequía. Es así. Por eso, insisto en la eficiencia, porque el objetivo es ir hacia el desarrollo”.

Irrigación presentó la semana pasada el pronóstico de escurrimiento de los ríos para todo el año. Y se prevé una temporada seca, es decir con mucho menos agua de la promedio. Por eso se lanzó un plan para administrar ese recurso con mayor rigor. “Acabamos de pronosticar un año seco para todos los ríos de Mendoza. Y lo que proponemos es determinar acciones para que se aumente la disponibilidad de agua, en un escenario de sequía. Nos moviliza a esto, la situación actual, que la escasez de agua ya sea una normalidad, que pueda empeorar”, agregó Marinelli.

El Plan Provincial de Sequía prevé distintas medidas y restricciones de agua según tres escenarios: de Normalidad, de Alerta y Crítico. El objetivo es  minimizar los impactos sociales, ambientales y económicos de eventuales situaciones de sequía. Además, prevé evitar o minimizar los efectos negativos de la sequía sobre el abastecimiento urbano y las actividades económicas, según la priorización de usos establecidos en la legislación de aguas y el ambiente. En ese sentido la ley es clara. En primer lugar se prioriza el consumo humano. Luego el riego agrícola, el uso industrial y por último el recreativo.

Mdzol.com