Esta semana la empresa canadiense Pan American Silver anunció la compra de la empresa Tahoe Resources, propietaria de la Minera San Rafael, entre otras. ¿Qué repercusiones tiene esta decisión para Guatemala? Yo considero que es una buena noticia, con algunos matices.


Jorge Jacobs

¿Por qué considero que es una buena noticia? Permitame elaborar. Pan American Silver es la segunda empresa minera de plata más grande del mundo. De hecho, con la compra de Tahoe se convierte en la minera de plata más grande del mundo, tanto en capitalización bursátil como en reservas de plata. Tiene minas en varios países del continente americano: Canadá, México, Perú, Bolivia y Argentina, entre otros.

Esto implica que, a pesar de los problemas que hay en Guatemala, a pesar de la falta de certeza jurídica, a pesar de las erráticas decisiones de los tribunales, a pesar de los altos impuestos, a pesar de la “conflictividad” asusada por pequeños grupos enemigos de los pobres y del desarrollo, a pesar de la inseguridad, a pesar de todos los pesares, alguien se anima a invertir en Guatemala. Eso es algo que puedo respetar.

La ventaja principal de que sea una empresa más grande, es que tiene más recursos para llevar a feliz término el proceso que falta para cumplir con los requisitos establecidos por la Corte de Constitucionalidad.

Ahora los matices. Lamento mucho que la razón de ser de esta transacción sea todos los problemas y pérdidas ocasionados por las decisiones absurdas tomadas por la Corte de Constitucionalidad. Perdieron los inversionistas de Tahoe, perdieron los miles de empleados de la minera y las empresas proveedoras, perdieron todos los habitantes de San Rafael, perdimos todos los guatemaltecos con la reducción de inversiones y fuentes de empleo como consecuencia de la falta de certeza jurídica ocasionada por la CC, y hasta el gobierno perdió cientos de millones de quetzales de impuestos que dejó de recibir.

Lo que me lleva al rumor de que era la estrategia de Soros para quedarse con la mina barata. No me extrañaría que ese fuera uno de los intereses de Soros, pero si lo fue en este caso, por lo menos públicamente, no se refleja en los números. Soros sí invirtió un poco más de $10 millones en Pan American Silver hace algunos años, pero recientemente, según la información pública, ya había salido de esa inversión. En todo caso, el monto invertido era apenas el 0.5 por ciento del capital flotante de la empresa, y un porcentaje de seguro mucho más pequeño de la fortuna de Soros, así que atribuirle esta transacción es hilar demasiado fino.

Al final, aunque no haya sido Soros, el efecto es el mismo. El precio de las acciones de Tahoe bajó casi hasta el suelo como consecuencia de la decisión de la CC, y ahora la empresa que la está comprando obtuvo una ganga, aunque no sin riesgo, porque si no logran que opere la mina perderían parte de la inversión. Sin embargo, ellos consideran que si van a poder reabrir la operación y por eso se animaron a hacer la inversión.

Yo también espero, por el bien de todos los guatemaltecos, que logren finalizar el proceso, cumplir con todos los requisitos que puso la CC y reinicien las operaciones lo más pronto posible. Es la forma de que muchos guatemaltecos recuperen su trabajo, y de que se renueven las esperanzas de que la inversión empiece a retornar a nuestro país. Los tres magistrados de la CC responsables de esta decisión no tienen ni idea de la cantidad de vidas que destruyeron. Esperemos que algún día paguen las consecuencias de sus decisiones.

prensalibre.com