Positivo. En los últimos meses, con insistencia, se ha vuelto a hablar del proyecto minero Agua Rica, uno de los gigantes de oro y cobre que habita en nuestro suelo provincial y en el cual las autoridades tienen fincadas las esperanzas de recuperar el vacío que dejó el final de la explotación a cielo abierto Bajo La Alumbrera.


El primero que destacó sus potencialidades en 2018 fue el mismísimo presidente de la Nación, quien aseguró que el proyecto se va a reactivar y va a permitir la creación de una gran cantidad de puestos de trabajo.

Complementariamente ha salido el ministro de la Producción de la Nación, Dante Sica, que enfáticamente afirmó que Agua Rica será realidad en poco tiempo. Ojalá sus palabras se cumplan cuando ha quedado recontra comprobado que la preservación ambiental es posible, como lo fue con Alumbrera.

Por estos motivos, en la semana que pasó, una delegación integrada por las fuerzas vivas y la Justicia estuvieron en el yacimiento y comprobaron que la empresa cumplió las disposiciones judiciales de suspender toda actividad hasta que se apruebe un plan de impacto ambiental. Lo que continuó sin variantes durante estos años, merece ser destacado, fue la exploración de la zona. En resumen, finalmente Agua Rica puede ser fuente de divisas en el plazo mediato.

El Esquiú