Canadá y Argentina fortalecen sus lazos y acentúan las políticas para impulsar el desarrollo minero en nuestro país. En la reciente Expo Patagonia Minera de San Julián se supo que en abril del 2019 llegará a Santa Cruz una misión comercial procedente de aquel país del norte continental. CAPROMISA se prepara para los retos a partir de esta instancia histórica en la minería santacruceña. La competitividad y el valor agregado, los principales desafíos.


En el último encuentro del G- 20, la República Argentina llevó adelante reuniones bilaterales con los diferentes estados que integran ese foro, uno de ellos es Canadá. Se trata de uno de los socios estratégicos de nuestro país que podrá ayudar con su experiencia a desarrollar políticas y prácticas mineras de acuerdo a los mejores estándares.

En el fortalecimiento de la relación entre Argentina y Canadá, la minería juega un rol clave. La secretaria de Políticas Mineras de la Nación, Carolina Sánchez, informó por las redes sociales que mientras estuvieron en Argentina los representantes de los países más influyentes, mantuvo un encuentro con el nuevo embajador de Canadá, David Usher. Abrieron el diálogo para delinear el trabajo a realizarse en el 2019, además de darle continuidad a la vigencia del Memorándum de Entendimiento entre ambos territorios.

La implementación de esas iniciativas van en sintonía con las labores que ya iniciaron desde el gobierno de la provincia de Santa Cruz, la Cámara de Proveedores Mineros de Santa Cruz (CAPROMISA) y el trade comissioner de la Embajada de Canadá, Ing. Alejandro D’Agostino.

Se recuerda que mientras se desarrolló la VII Expo Patagonia Minera en San Julián, evento impulsado por AOMA Santa Cruz, hubo avances para delinear la llegada de proveedores mineros canadienses a las localidades de Perito Moreno y Puerto Deseado en abril del próximo año.

El objetivo es diseñar estrategias que posibiliten bajar los costos, implementar tecnología de última generación en la minería argentina y con ello competir en un plazo inmediato a nivel internacional.

El hecho más notorio de la relación argentino canadiense en materia es el programa “Hacia una Minería Sostenible” (HMS). Se trata de un programa ideado por “The Mining Association of Canada” e implementado en el territorio argentino por la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) que apunta a mejorar los estándares de calidad para llevar adelante una minería amigable con el medio ambiente y las comunidades originarias. Se apunta a trabajar en la transparencia de la información de cara a la sociedad.

Los antecedentes marcan que producto de la desregulación y apertura de las economías en América Latina que se dio en las décadas de 1980 y 1990 se crearon oportunidades comerciales para las inversiones y el capital canadiense mostró especial interés en Argentina. Con el paso de los años, el país ubicado al norte del continente se ha convertido en uno de los socios estratégicos de nuestro país, no sólo porque gran parte de las inversiones provienen de ese origen, sino que a lo largo de su tradición minera Canadá desarrolló un modelo de minería que apunta a los mejores estándares de la actividad extractiva basada en el respeto al medio ambiente y comunidades.

Proveedores locales

Para conocer los desafíos que tienen por delante los proveedores mineros santacruceños, ante la misión comercial que llegará de Canadá, Santa Cruz Produce (SCP) dialogó con Jorge Arias, gerente operativo de CAPROMISA, institución que nuclea a 155 pymes prestadoras de servicios mineros.

Explicó que el primer contacto que mantuvieron con el Ing. Alejandro D’Agostino fue en la edición de Arminera 2017, mientras que un segundo encuentro se concretó en la pasada Expo Patagonia Minera de San Julián.

Arias precisó que en San Julián iniciaron las labores para dar forma a la futura misión comercial. “El objetivo es que los proveedores canadienses visiten algunas de las operaciones asentadas en nuestra provincia y efectivizar una vinculación con las pymes locales”.

Por estos días se elabora un borrador en el cual se delineará cuáles serán los prestadores de servicios que serán incluidos en el trabajo que queda por delante.

En este sentido, Arias ratificó que darán todo su apoyo a la misión comercial impulsada por la Embajada de Canadá apuntando a que “las alianzas comerciales beneficien a nuestros representados”; “tenemos las expectativas puestas en potenciar a los proveedores locales para mejorar las prestaciones que brindamos a la industria minera en Santa Cruz”.

El referente de CAPROMISA sostuvo a SCP que la presencia de la Embajada de Canadá en la actividad santacruceña traerá nuevas instancias y desafíos por lo que “tenemos que dar respuestas a esas exigencias con innovación y mejorar nuestra competitividad en los servicios que se brindan a las operadoras mineras” con el objetivo de mejorar su competitividad.

“El reto que tenemos hacia adelante es expandirnos al territorio nacional para trabajar con otras operadoras asentadas en Argentina, tenemos en claro que el camino del crecimiento nos llevará a involucrarnos con otras realidades. La competitividad es importante, pero la realidad que enfrentamos es distinta a la de otros países”, despuntó Arias en diálogo con Santa Cruz Produce.

Oferta y Demanda: Vinculación

CAPROMISA inició sus actividades en el 2009 con la misión de ejercer una representación plural de los emprendedores locales de aquellas comunidades que cuentan con proyectos mineros en desarrollo o por desarrollar dentro del área de influencia de cada localidad y proyecto radicado en el territorio. Hoy cuentan con injerencia directa en Caleta Olivia; Perito Moreno; Gobernador Gregores; Pico Truncado; Puerto Deseado; asociados de Puerto San Julián y Río Gallegos.

Luego de desplegar su trabajo para hacerse un lugar dentro de la competitiva industria, con el objetivo de obtener mejores resultados la cámara incorporó la figura de la Gerencia Operativa desde el 2016. Ésa decisión les permitió implementar una metodología de trabajo con las mineras para ofertar sus servicios y robustecer las estadísticas del compre local.

“La minería en Argentina es nueva, hay mucho para trabajar y el desafío inmediato es profundizar la vinculación entre la oferta y la demanda entre las operadoras y proveedores”, describió Arias.

Precisó que en Santa Cruz hay “pymes ancladas en las zonas de influencias mineras, pero no había vinculación. Se trabajó en este aspecto y tenemos un mayor número de pymes locales dentro de los yacimientos mineros. Hay una maduración en la relación comercial”, deslizó.

En este aspecto recordó que hasta dos años atrás las pequeñas y medianas empresas participaban en la actividad minera “sólo para solucionar urgencias, hoy los contratos se hacen hasta tres años y se puede planificar el trabajo. Hay previsibilidad que nos favorece en pos de mejorar nuestros servicios y con ello los estándares para apostar a una mayor competitividad”.

El objetivo siempre es apostar a incrementar la participación de los proveedores locales en las actividades económicas de las mineras asentadas en Santa Cruz y con ello generar las condiciones para promover el desarrollo económico e industrial local.

La instancia de labor que propone el representante comercial de la Embajada de Canadá para la actividad minera se ha convertido en un desafío muy grande para las pymes locales. En la actualidad la minería es una industria que demanda cada vez mayor especialización y quienes deseen desempeñarse en la actividad saben que deben apuntar al valor agregado hoy una de las pocas garantías para sostenerse en camino.

“El factor confianza” para el desarrollo local

Actualmente la minería aporta el 10% del Producto Bruto Interno en Chile, mientras que en Argentina apenas supera el 1%.

El dato muestra a las claras que en aquel territorio la actividad ha crecido en las últimas décadas a tal punto que a partir de la industria madre se desprendieron otras relacionadas a las prestaciones de servicios. El modelo de desarrollo chileno ha dejado la enseñanza de lo positivo que es trabajar en los clúster mineros.

Para sentar ese camino de desarrollo y generar un impacto similar, las pymes santacruceñas apuntan a la necesidad de trabajar en el “factor confianza”, cada vez más voces de los proveedores señalan que el “compre local tiene que ver con el factor confianza, lo ideal es alcanzar un entendimiento mutuo entre lo que necesita la operadora y lo que puede dar el proveedor. El factor confianza es lo mejor que puede suceder en esta relación”.

En esa sintonía, CAPROMISA, que integra la Federación Argentina de Proveedores Mineros, expresó la necesidad de que las operadoras mineras generen las acciones necesarias para basar las relaciones en el factor confianza, además de fundar acciones superadoras que permitan encontrar niveles óptimos de trabajo, igualdad de oportunidades y reglas claras de competitividad, para las empresas calificadas de bienes y servicios de Argentina.

Sin alejarse de este eje, Sobeida Miris, (referentes de CAPROMISA) le dijo semanas atrás al móvil de Radio LU12 AM680 que consideran que “en diferentes productos y servicios somos competitivos y también desarrollables. Cuando digo desarrollables, digo que las mineras pueden tomar proveedores que en este momento son pequeños o medianos o que no tienen la visión necesaria como para proveerles a grandes empresas mineras y desarrollarlos”, explicó. “Muchos proveedores pequeños o medianos pueden proveer a las mineras con la ayuda de las mineras”, y señaló que el mercado actual ha mutado, ya que “durante mucho tiempo la minería usó como excusa la falta de stock o el alto costo de los materiales, pero de ningún modo es cierto” y ejemplificó: “Si yo soy un proveedor común, que un día le digo a mi propio productor ‘tengo como cliente a Goldcorp o a Yamana o a Minera Santa Cruz y le puedo vender tanta cantidad por mes’, mi propio proveedor va a tener ciertos cuidados conmigo.

Todo lo que tiene que ver con el costo o el stock, de la mano de las mineras se resuelve”, afirmó.

La instancia de labor que propone el representante comercial de la Embajada de Canadá para la actividad minera se ha convertido en un desafío muy grande para las pymes locales. En la actualidad la minería es una industria que demanda cada vez mayor especialización y quienes deseen desempeñarse en la actividad saben que deben apuntar al valor agregado, hoy una de las pocas garantías para sostenerse en camino.

La Opinión Austral