MDZ consultó a tres jefes municipales sobre algunos temas importantes que hoy ocupan la agenda política mendocina orientada hacia el futuro, abarcando tres ejes: minería, matriz productiva e institucionalidad. Qué opinan sobre la ley 7722, la reelección del gobernador y la autonomía de los municipios


Mendoza transita un momento coyuntural clave en su desarrollo económico, político y social. En medio de una tormenta que se capea con mayor o menor éxito, los ciudadanos reclaman a sus representantes no solo la toma de soluciones sobre los problemas inmediatos, sino también configurar un nuevo escenario en cuanto a la sostenibilidad de políticas públicas orientadas al bienestar social, la matriz productiva y la fortaleza institucional.

En ese sentido, guste o no, los políticos cuentan con una gran responsabilidad y son quienes en definitiva deben transmutar esos reclamos ciudadanos en acciones concretas. Los intendentes, al menos en Mendoza, juegan un papel trascendental y su palabra suele tener mucho peso, por lo que su opinión es clave en el desarrollo provincial.

MDZ consultó a tres jefes municipales sobre algunos temas importantes que hoy ocupan la agenda política mendocina orientada hacia el futuro, abarcando tres ejes: minería, matriz productiva e institucionalidad.

  1. ¿Mendoza tiene que desarrollar la minería?
  2. ¿Hay que modificar la Ley 7722?
  3. ¿Qué actividad debe desarrollar Mendoza para no estancarse más?
  4. ¿Hay que modificar la Constitución?
  5. ¿El gobernador debe tener la posibilidad de una reelección?
  6. ¿Qué hace falta para que los municipios tengan más autonomía?

Marcelino Iglesias, intendente de Guaymallén

  1. Mendoza debe desarrollar la minería.
  2. Sí, hay que modificar la 7722 porque es una ley que ha estigmatizado una actividad lícita. Debe establecer los controles necesarios para desarrollar la minería que sea posible dentro de normas ambientales modernas y controlables.
  3. Aparte de desarrollar la minería e incrementar la actividad petrolera, Mendoza debe profundizar todo lo que se denominan ‘industrias del conocimiento’, pues son las tendencias actuales de los países que verdaderamente han progresado, y en ese aspecto tenemos una ventaja muy importante que es un recurso humano altamente capacitado que hay que especializar. Afortunadamente veo que hay muchos emprendimientos que se están orientando en ese sentido, pero debe continuar.
  4. Hay que modificar la Constitución
  5. El gobernador y la vicegobernadora deben tener una posibilidad de reelección y debe estar restringida a una sola reelección la de legisladores y concejales.
  6. Hay muchas responsabilidades que se les han ido transfiriendo a los municipios en un marco jurídico un tanto difuso, porque la Constitución de 1916 no preveía estas actividades desarrolladas por los municipios, como salud, medio ambiente y tránsito. Por lo tanto, en esa modificación integral de la Constitución, deben estar consideradas todas las nuevas facultades que van desarrollando los municipios, garantizando los recursos y toda la normatividad consecuente.

Tadeo García Zalazar, intendente de Godoy Cruz

  1. El cambio climático es actualmente uno de los principales temas de atención a nivel internacional. El aumento de la temperatura del planeta provocado por las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana, están ocasionando consecuencias desastrosas. Si no dimensionamos el problema que significa para nuestro planeta, estamos condenados al fracaso absoluto.

Ahora bien, este diagnóstico compartido por muchos requiere ser llevado a la práctica con un plan estratégico sostenible y duradero en el tiempo que nos permita conseguir que nuestras ciudades sean Carbono Neutral. Alcanzar este objetivo requiere de innovación, creatividad y la incorporación de nuevas tecnologías.

Acero, aluminio, cobre, cromo, hierro y níquel son algunos de los elementos indispensables para poder desarrollar e incorporar energías eólica y solar, para almacenar carbono, para producir luminarias de led y desarrollar vehículos con motores eléctricos; todo ello fundamental para bajar las emisiones de gases y poder alcanzar ese objetivo final de tener ciudades con un balance Carbono Neutral.

Por lo tanto, el debate no debe pasar por minería sí o no, sino que debiera centrarse en qué tipo de desarrollo minero necesitamos para conseguir ese objetivo.

  1. Es necesaria una ley integral para encarar los desafíos tecnológicos y ambientales planteados.

Ante esto es fundamental pensar políticas a largo plazo que nos permitan mejorar la productividad, buscar saltos tecnológicos relevantes, disminuir los impactos medioambientales, aumentar el uso de energías limpias y utilizar de forma más eficiente los recursos energéticos e hídricos.

Todo esto debe tener una fuerte participación de empresas locales que permitan generar empleos en nuestras ciudades produciendo recursos que se coparticipen a los municipios para potenciar el desarrollo local.

  1. Mendoza debe apuntar al desarrollo de industrias del conocimiento en general, y en particular desarrollar actividades que permitan crear productos y servicios que sean sustentables y que tiendan a disminuir las emisiones de GEI. Por eso estamos trabajando fuertemente en potenciar nuestro Parque Tecnológico, agregándole valor al incorporar empresas que tengan esta lógica con un trabajo conjunto entre el sector público, el privado y el académico
  2. Creo que sería necesario ya que nuestra carta magna tiene más de 100 años y, si bien en su momento fue moderna e innovadora, debe tener una actualización a la medida de las problemáticas sociales actuales.

De todos modos, la gente no está convencida y no lo ve como algo prioritario y esto es un problema de la dirigencia política de Mendoza, que en su mayoría tiene una visión acotada de este tema producto de anteponer personalismos políticos por sobre el bienestar general.

  1. Creo que una reelección es el límite razonable para todos los cargos públicos, esto permite dar continuidad a las políticas públicas exitosas y otorga la oportunidad de cambiar aquellas que no han dado buenos resultados.
  2. La autonomía municipal es uno de los temas que debe incluir la reforma constitucional en el marco de los más trascendentes a encarar. Resulta irracional que localidades de más de 10.000 habitantes no puedan elegir a sus autoridades.

Rodolfo Suarez, intendente de la Ciudad de Mendoza.

  1. La minería no es una actividad ilícita, y muchos quieren hacer creer que sí lo es. Eso no es correcto. En un territorio en el cual hay pobreza, en el entendimiento que el norte de toda política pública debe ser el bienestar del ser humano en toda su dimensión, tenemos que buscar desde el Estado las herramientas para el desarrollo y el primer pilar para el desarrollo es generar trabajo.

¿Es posible ejercer actividad minera sopesando el ser humano en todas sus dimensiones, para generar trabajo y desarrollo?. Creo que si. Se puede cuidar el medio ambiente -estrictos controles, cientificidad, organismos calificados- y ejercer esta actividad, muy controlada. El Estado tiene no sólo la potestad, sino también LA OBLIGACIÓN de realizar todos estos controles con herramientas modernas y tecnología de avanzada. Involucrar a las Universidades en esta temática sería muy apropiado y productivo.

El Intendente de Godoy Cruz realizó un razonamiento muy inteligente días atrás, en un artículo denominado “EN TEMAS AMBIENTALES EL VOLUNTARISMO VERBAL NO SIRVE”, en el que hace referencia al cambio climático como uno de los grandes problemas del planeta, expresando textualmente: Acero, aluminio, cobre, cromo, hierro, níquel son algunos de los elementos indispensables para poder desarrollar e incorporar energías eólica y solar, para almacenar carbono, para producir luminarias de led y desarrollar vehículos con motores eléctricos; todo ello fundamental para bajar las emisiones de gases y poder alcanzar ese objetivo final de tener ciudades con un balance Carbono Neutral.

Lo que pasa con la minería es lo mismo que ocurre con cualquier otra actividad cuya comprensión completa requiere de conocimientos muy técnicos y específicos. A veces es difícil evitar caer en el temor o la desconfianza. Por eso entiendo a los vecinos de los Departamentos que sienten resquemor con respecto a este tema. A ellos les digo que cualquier definición sobre este tema tiene que ser consensuada, con información plena para todos y dejando atrás los fundamentalismos que de uno u otro lado sólo sirven para confundir y para obtener una supuesta “ganancia política” en el peor sentido de este término.

Para que el desarrollo de la minería sea un activo para la Provincia y sus ciudadanos tiene que haber un Estado muy presente y regulador, porque es el Estado el mayor garante de los derechos de los ciudadanos.

  1. Lo que está ocurriendo en la Legislatura de la Provincia me parece muy importante, que se dé el debate sobre el tema, para dejar atrás el oscurantismo y el populismo demagógico, que también ha estado presente en este tema.

No se propician grandes cambios y pueden permitir –siempre en el marco de estrictos controles y cuidado de nuestro bien más preciado, el agua- que algunos Departamentos puedan ejercer esta actividad. Por caso, resulta injusto que Malargüe que está a favor y posee inmensos recursos para la misma, no pueda ejercer la minería. Si en un departamento determinado no hay consenso social, bueno que no la ejerzan.

El crecimiento real es el crecimiento de todos. Por supuesto que todo cambio produce tensiones, pero si maduramos, aprendemos a pensar en todos y dejamos los slogans de lado, estoy seguro que se puede avanzar sólidamente hacia una reforma de esta ley que represente a todos los mendocinos, que todos nos sintamos escuchados, respetados y seguros. Tal vez el interrogante a plantear para salvar debidamente el debate por esta ley, no debería ser ¿Minería sí o minería no?. Debería ser Minería ¿Cómo?

  1. Una buena administración provincial, genera valor en el futuro. Una mala administración es un círculo vicioso que hunde el valor de la Provincia.

Todo esto es muy serio, el desarrollo es un proceso colectivo, social, económico, jurídico, cultural. La buena noticia es que crea valores y si ese valor se puede redistribuir, entonces entraremos en un círculo virtuoso.

Con una economía muy centrada en el sector primario, debemos tener la aspiración de superar esta fase de la economía y movernos hacia el sector secundario, la industria y el sector terciario, los servicios y dentro de este, incentivar a los servicios de alto valor añadido por sobre los de bajo valor añadido. Debemos tener esta ambición porque si creemos que en el mundo, podremos continuar muchas décadas centrados en las materias primas vamos a estar siempre sometidos a los vaivenes de los precios de los commodities, que suele dar alegrías algunos días y penas mucho más tiempo por la fluctuación de los precios, la macroeconomía, a lo cual debemos agregar las inclemencias climáticas.

El Turismo es un motor económico cuyo impulso la Provincia no debe ignorar, especialmente por su poder generador de riqueza y multiplicador de recursos y empleos. Si bien se ha crecido exponencialmente en los últimos años, aún queda mucho por hacer, fundamentalmente para consolidarnos como destino turístico permanente, y no quedar solo expuestos a los avatares del tipo de cambio.

También la Provincia ha dado un importante salto cualitativo en cuanto a generación y radicación de empresas de Tecnologia, que es necesario profundizar y alentar. Esta industria va a ser central en un futuro no muy lejano, y tenemos la obligación de consolidarnos como pioneros en este campo, a partir de la excelencia de nuestras Universidades y la capacidad de nuestros jóvenes.

Mendoza debe avanzar en la creación de un banco provincial. Las malas experiencias de los bancos provinciales en la década del 90 no puede ser un impedimento para la creación de un instrumento fundamental para asistir crediticiamente a las pymes, para que desde allí se desarrolle un proyecto de industrialización de Mendoza, que permita un explosivo movimiento de generador de empleo de calidad.

  1. Por supuesto que hay que modificar la Constitución. Por más que nuestra Constitución Provincial haya sido una de las mejores del Mundo y un ejemplo de calidad jurídica, lo cierto es que tiene 102 años. Las reformas parciales que se han introducido no han alcanzado para adecuarla a los nuevos tiempos y la verdad es que ya ha dado lo mejor de sí.
  2. El gobernador sí debe tener la posibilidad de una reelección, igual que los intendentes. Cuatro años es poco, y la alternancia después de dos periodos es necesaria y sana para la institucionalidad y el sistema republicano. Esto tiene que ver con lo anterior, porque siempre se ha pensado que el único interés en reformar la Constitución radica en este punto y no es así. Pero sí es un punto a tener en cuenta, que va mucho más allá de los intereses personales.
  3. Lo que hace falta para que los municipios tengan más autonomía es, en primer lugar, una reforma de la Constitución Provincial, de la Ley Orgánica de Municipalidades, no obstante estoy convencido que el art. 123 de la Constitución Nacional, es plenamente operativo, y esta operatividad la hemos utilizado para llevar muchas veces políticas públicas en la Ciudad de Mendoza.

Mdzol.com