El banco de inversión estadounidense JPMorgan se enfrenta a una posible oleada de demandas colectivas después de que un antiguo trader de la entidad se declarara culpable de manipular durante años los mercados de metales preciosos, con el conocimiento de sus superiores.


por José Ángel Pedraza

Según ha informado la CNBC, el mayor banco de Estados Unidos, JPMorgan, se enfrenta a al menos seis demandas colectivas, presentadas el pasado mes de noviembre ante la Corte Federal de Nueva York, en nombre de diversos traders estadounidenses que han visto cómo su actividad se veía afectada por la manipulación de los mercados de metales preciosos durante años.

Las demandas se han presentado después de que la Fiscalía de Connecticut desvelara que había alcanzado un acuerdo con un antiguo trader de metales preciosos de JPMorgan para que se declarara culpable de dicha manipulación.

Si las diversas demandas se agrupan en una demanda colectiva o “class action”, podrían incluir a miles de personas que hubieran comprado o vendido contratos de futuros u opciones de oro y plata en el COMEX estadounidense, o de platino y paladio en el NYMEX, entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2015. Los abogados creen que los afectados podrían ser cientos o incluso miles de traders.

El despacho de abogados neoyorquino Lowey Dannenberg, que presentó la primera demanda, ha solicitado al tribunal que se agrupen todos los casos y que la defensa sea liderada por ellas.

Esta primera demanda la presentó el abogado Vincent Briganti, responsable del área de commodities del bufete, en nombre de Dominick Cognata, un inversor de Nueva York que asegura haber sufrido cuantiosas pérdidas debido a la manipulación por parte de JPMorgan de los mercados de futuros y opciones de oro y plata.

En todas estas demandas figuran como acusados John Edmonds, un antiguo trader de metales de JPMorgan, de 36 años, así como un grupo de traders de metales no identificados y el propio banco de inversión estadounidense (en la imagen, su CEO, James Dimon).

Edmonds se declaró culpable el pasado mes de octubre de un cargo de conspiración para defraudar al mercado y manipular los precios de los contratos de futuros de metales, y de otro cargo de fraude en el mercado de commodities.

En su declaración, Edmonds admitió que, junto con otros “conspiradores anónimos” de JPMorgan manipuló los precios de los mercados de metales preciosos de manera fraudulenta entre 2009 y 2015, el mismo lapso de tiempo que contemplan las demandas presentadas ante la Corte Federal de Nueva York.

Además, Edmonds admitió haber puesto en práctica este plan ilegal en cientos de ocasiones, con el conocimiento y consentimiento de sus supervisores inmediatos. Los demandantes aseguran que, como resultado directo de las acciones de Edmonds y del resto de traders sin identificar de JPMorgan, sufrieron daños económicos, incluyendo pérdidas monetarias.

Según una de las demandas, “el número de operaciones ilegales ejecutadas por los traders de JPMorgan en los mercados de futuros de metales preciosos fue, como poco, de varios miles”.

El Departamento de Justicia estadounidense sigue adelante con la investigación y recientemente ha suspendido durante seis meses la pieza separada que se sigue en los tribunales civiles, en la que también se acusa a JPMorgan de manipular el mercado de metales preciosos, y que fue interpuesta en 2015 por el gestor de fondos Daniel Shak y otros dos traders.

Los abogados de éstos querían volver a interrogar a Edmonds y a otros dos antiguos traders del banco, pero el juez federal ha ordenado la suspensión del caso durante seis meses para evitar que afecte a la instrucción penal del caso.

Oroinformacion.com