Se trata del “blowout” que ocurrió el 19 de octubre en Bandurria Sur. Anteriormente, la provincia le había suspendido a la petrolera la licencia ambiental en la zona afectada.


En total 47,6 areas fueron afectadas por el lodo mezclado con hidrocarburos que se expandió alrededor del pozo a través del suelo y del aire, por el spray. – Región – Diario Rio Negro – rionegro.com.ar

En total 47,6 areas fueron afectadas por el lodo mezclado con hidrocarburos que se expandió alrededor del pozo a través del suelo y del aire, por el spray. (Foto: Archivo Yamil Regules.-)

El gobierno de Neuquén finalmente fijó el monto de la multa que le realizó a YPF por el derrame en Bandurria Sur: $32.936.690, la cifra más alta impuesta hasta la fecha.

Además, la Provincia determinó la suspensión definitiva de la licencia ambiental “respecto de la perforación de los pozos YPF.Nq.LCav-26(h), YPF.Nq.LCav-27(h), YPF.Nq.LCav-28(h) e YPF.Nq.LCav-29(h) en locación 8 del área de concesión Bandurria Sur”. Es decir que la zona afectada perdió los permisos que tenía antes del incidente. La compañía podrá solicitar un nuevo permiso ambiental en otra zona dentro del yacimiento.

Casi un mes después del suceso, se informó la suspensión de la licencia ambiental, lo que una sanción sin antecedentes en la industria hidrocarburífera local. Finalmente hoy se informó que el gobierno no dará marcha atrás con esta medida.

El hecho que originó la multa, un “blowout” o descontrol de pozo, comenzó el 19 de octubre y se extendió por 36 horas. En total fueron 47,6 las hectáreas afectadas en distintos niveles que serán remediadas por YPF con un plan que demandará más de ocho meses.

A este revés se suman otros incidentes que tuvo que enfrentar YPF en dos meses. Uno fue sucedió el 2 de noviembre en Loma La Lata y se trató de una surgencia de gas y lodo de perforación, mientras se realizaban trabajos de terminación (workover) de un pozo convencional. El otro fue el 30 del mismo mes, en el yacimiento Estación Fernández Oro de Allen, donde hubo una fuga de gas con fluidos de perforación.

Entre las medidas tomadas luego, se cuenta la creación de una fiscalía ambiental, que actualmente se ocupa de una denuncia realizada por comunidades mapuches que acusaron a Treater SA de arrojar residuos petroleros en forma directa al suelo, en su base de Añelo.

Diario Río Negro