El proyecto se desarrollaría en cercanías a la localidad de Las Tapias. Reclaman que se realice un estudio de impacto ambiental.


Vecinos de distintas localidades de Traslasierra vienen manifestando su preocupación por la posible puesta en marcha de una mina de litio en jurisdicción de Las Tapias, sin que se conozca el impacto que la actividad pueda generar.

Se trataría del comienzo posible de esa explotación en una cantera donde desde hace años se extraen otros minerales. En la tarde del sábado, en la plaza de Villa de las Rosas, los vecinos acordaron acciones tendientes a la obtención de información sobre el proyecto. El impacto de las voladuras que se utilizarían y el avance sobre el bosque nativo se observan como los principales daños posibles.

Vecinos integrados en el foro Ambiental de Traslasierra lamentaron lo escaso de la información que el Gobierno de  la Provincia brinda sobre la situación, teniendo en cuenta que la Secretaría de Mineria ha autorizado exploraciones del mineral.

“El pedido formal de cateo, que ya se habría autorizado a una empresa llamada Dark Horse, y se estaría realizando, es sobre 305 hectáreas en la zona” apuntó el biólogo Gerardo Coria, de la Ong Prevenir.

Y agregó: “El impacto posible reside en las grandes cantidades de material que deberían extaerse, lo que implica explosiones y producción de escombros y polvo, se estraería un mineral llamado espodumeno, en donde el litio está mezclado con otros metales; como en Córdoba no pueden usarse sustancias tóxicas para extrarse, se lo podría llevar en bruto a San Luis u otras Provincias donde no está prohibido”.

Reunidos, los vecinos recordaron que el área, donde la explotación es a cielo abierto, está rodeada de bosque nativo de zona roja (de buena conservación y alta importancia estratégica), y se encuentra cerca de zonas pobladas.

Por otra parte, el Foro Ambiental de Traslasierra informó que el pasado 17 de diciembre dos legisladores del Frente de la Izquierda de los Trabajadores (FIT), Eduardo Salas  y Ezequiel Peressini, hicieron un pedido formal de informes ante la Secretaría de Minería. La  respuesta llegaría en febrero, según se informó.

La empresa en cuestión, de origen australiano, operaría sobre terrenos donde propietarios de la zona,  desde hace décadas, extraen cuarzo, manganeso y berilo.

Diario La Voz