El ministro del área realizó un pormenorizado punteo de los principales temas y su proyección en la provincia.


Podría decirse que el 2018 no fue el mejor año para el sector minero. Una de las razones fundamentales es la decisión de la Nación de volver a instalar las retenciones a las exportaciones mineras, lo que desalentó nuevas inversiones en el sector. Sin embargo el panorama para el 2019 no es para nada pesimista para quien lidera el área de Minería de la Provincia, Alberto Hensel.

“Más allá de que éste ha sido un año difícil en muchos aspectos, sobre todo porque hay un contexto macro que no nos favorece demasiado y que finalmente las inversiones tan anunciadas nunca se concretaron, igual desde San Juan somos muy optimistas por lo que puede pasar con la minería por varias razones”, dijo  Hensel.

A continuación en funcionario enumeró las cuestiones a favor para lograr un crecimiento de la minería en la provincia en el año que se inicia.

San Juan tiene muchos proyectos en estado de exploración avanzada. Condición indispensable para atraer a los grandes inversores. Esos proyectos representan la mayor oferta cuprífera de Argentina.

El panorama mundial indica que se está despegando fuertemente la demanda de la oferta en mineral, sobre todo del cobre.

Hay países, sobre todo países que tienen mucho desarrollo, que están pensando muchos años para adelante y miran a la Argentina y particularmente a San Juan como una oportunidad para poder abastecerse para su desarrollo tecnológico de los minerales que tiene la provincia, sobre todo oro y cobre.

Muchos de los proyectos que tiene San Juan son cobre – oro y eso puede compensar cualquier desequilibrio en los precios. Es decir, una mina que extrae cobre y oro del mismo yacimiento está mejor posicionada ya que cuando el precio del cobre baja, el oro ayuda a pagar la producción del cobre.

Si hay más demanda probablemente también puedan llegar a mejorar los precios de los metales a nivel internacional.

San Juan cuenta con la llegada de nuevos actores como Fortescue, empresa australiana. La firma adquirió áreas mineras en la provincia y proyectos en exploración avanzada. Ya informó que tiene prevista una nueva campaña exploratoria.

Otras empresas han adquirido proyectos más chicos y poseen nuevas áreas en San Juan.

Varias compañías ya están planteando la necesidad de pasar a la etapa de factibilidad de sus proyectos y le están dando ritmo a su trabajo, “es un escenario para  esperanzarse”.

La Provincia logró que Veladero tenga una proyección al 2025, lo que significa que se extiende la vida útil de la mina. La mina Gualcamayo, ahora en manos de la empresa Mineros SA, tendrá continuidad en su explotación y exploración de nuevas áreas. Mientras que en Casposo (mina de plata), el ministerio analiza alguna solución para sumar áreas mineralizadas y extender su vida útil.

El sector de la minería no metalífera tuvo inversiones importantes, se inauguró este año el horno calero más moderno del mundo, y para el 2019 se esperan otras inversiones. El movimiento minero del norte del país ofrece un escenario sin techo para el sector de las cales.

“Todos estos son factores que nos dan esperanza para que San Juan pueda, siempre pensando en tiempos de la minería, en no muy largo tiempo contar con proyectos que sean la concatenación de los proyectos que ya están en su etapa madura de desarrollo”, cerró Hensel

Tiempo de San Juan