El titular de la Asociación Civil “Nuestro Hogar”, encargada de construir el barrio, sostiene que la obra se dilata porque resta que Ezequiel Galli firme el convenio urbanístico exigido por la Provincia. Hay 160 viviendas en juego, de las que 120 pertenecen a los trabajadores mineros. El porcentaje asignado a empleados municipales, el tendido de infraestructura, la cercanía al country y la falta de diálogo son parte de sus críticas.


“En dos años nunca estuvimos en la lista de prioridades”, disparó Facundo Márquez, titular de la Asociación Civil “Nuestro Hogar”, encargada de la construcción del barrio para empleados de AOMA. El dirigente salió al cruce del Intendente municipal con el objetivo de plantear que se ha dilatado la firma del convenio urbanístico que exige la Provincia y eso demora la obra. Hay 160 viviendas en juego y tanto el porcentaje asignado a empleados municipales y el tendido de infraestructura como la cercanía al country y la falta de diálogo se constituyen en las principales críticas.

El predio está ubicado en Pueyrredón y Las Orquídeas, con una subdivisión de 202 lotes de un macizo de dos hectáreas. Ya sortearon 120 lotes entre los afiliados al sindicato minero, que están pagando por el terreno y los servicios.

“Uno no quiere quiere jugar a los ladrillitos, quiere hacer viviendas; entonces hay que ponerse los pantalones largos, arrancar con el proyecto e ir cumplimentando un montón que exigencias que pide la Provincia para cuando haya una partida presupuestaria y te den ese dinero” argumentó Facundo Márquez, en diálogo con “Mejor de Mañana”, que se emite por 98POP.

El referente de la “Nuestro Hogar” cuestionó al jefe comunal por sus dichos en “Mejor de Mañana”, cuando planteó sus reparos respecto del crecimiento de la ciudad y señaló que se daba “en forma irresponsable cuando se inició nuestro loteo. ¿Cómo va a decir semejante barbaridad un Intendente que firma una solicitud de adhesión en agosto de 2017, junto a nuestra entidad y la eleva a la Provincia él mismo pidiendo que afecte esos lotes a este programa?”.

En la misma línea, expuso que tienen el 100% del tendido eléctrico y un 50% del tendido de gas, con materiales comprados y el zanjeo listo mientras que “el proyecto de agua que nos dio la misma gente de la Municipalidad, porque el propietario de la red es el Municipio, nos indica hacer un tanque. Vamos haciendo de a un servicio por vez porque se hace con lo que aporta la gente”.

A eso se le anexa que la inflación y los aumentos tarifarios, “después de dos años de espera sin solución hacen que a ese trabajador se le ponga mucho más duro pagar la cuota del terreno, que es de 3000 pesos por mes. Tenemos 120 personas anotadas y todos los meses vienen 60, 70, 80 a pagar. Algunos se atrasan y se ponen al día cuando cobran el aguinaldo y el que no puede, paga al mes siguiente. Lo vamos empujando entre todas las partes”, sostuvo Márquez.

Expediente inconcluso

El referente de la asociación civil negó que haya un tire y afloje. “Hay un Intendente que no te atiende, que no tiene dialogo” y que “dice que no nos ponemos de acuerdo con el Sindicato de Municipales” cuando en realidad “nos pidió lugares para los empleados municipales y dijo sindicalizados o no. Entonces estaba dejando afuera al Sindicato Municipal… Por eso se enojó el secretario general (José Stuppia), con justa razón”.

Además, “el que le está diciendo que no a las viviendas de los trabajadores de AOMA es el Intendente de Olavarría, no es la Gobernadora Vidal”, señaló Márquez con respecto a no iniciar nuevos barrios hasta no terminar los que están en marcha, tal como anunció la mandataria bonaerense.

El problema, a criterio de esta entidad, es que “el Intendente no nos deja completar el expediente en el Instituto de la Vivienda. Si tengo que llevar un expediente de 20 fojas y tengo 19 y la que falta es la firma de un convenio urbanístico por parte del Intendente, que se lo pedí en septiembre de 2017 y no lo firma, el que le está diciendo que no es el Intendente”, sentenció.

Eso permitiría “tener todo listo y estar en línea de largada con el expediente terminado y cuando la Gobernadora diga de hacer viviendas, la gente de AOMA tenga el expediente completo al 100%”, añadió.

Es más, en cuanto a tener todos los servicios disponibles a la hora de proyectar un barrio agregó que “la linea (de micros) 501 pasa a 6 cuadras y el interurbano pasa a 7. El campus universitario y la escuela Técnica están a 18 cuadras, la agropecuaria a 12 y la 65 a 4 cuadras”.

Cerca del country, no

El referente de AOMA objetó los muchos interlocutores que hubo en el medio. “Nos hizo hablar con (el director de Casa de Tierras y Regularización Dominial Martín) Endere, (el subsecretario de Legal y Técnica, Luciano) Blanco y (el jefe de Gobierno, Ernesto) Cladera, que nos atendió de primera, dijo que estaba completo y faltaba el convenio urbanístico, que él se ocupaba pero a la semana tuvo que mandarnos a decir por su secretaria que la firma estaba en manos del Intendente, que no podía hacer nada”.

Pero lo que mas molestó puertas adentro de AOMA fue que uno de los intermediarios dijera que “les molestaba que el barrio estuviera al lado de country porque arruinaba la zona. Eso produjo un roce importante y cambiaron de interlocutor, que es Bruno Cenizo, con el que tenemos excelente diálogo pero hablamos del barrio y no soluciona nada”, dado que el Municipio “las decisiones son unipersonales”.

Facundo Márquez puso en valor no solo el acceso a la vivienda sino la generación de empleo que se desprende del proyecto. “Es laburo de obra. Está lleno de albañiles sin trabajo que todos los días me vienen a ver”.

Por eso, no dudó en ir más lejos y señalar que en este año electoral “tenemos toda la fe de tener un intendente nuevo, no importa de qué partido”. Y con enojo recordó que “un día, para que nos calmemos, nos mandaron un anteproyecto del convenio urbanístico donde nos pedía el máximo que la ley les permite: el 30% de los lotes cuando en otros municipios los intendentes han pedido el 30% pero llevaron gas, agua, luz y calles”.

En este caso, asevera que “nosotros abrimos las calles, la luz, estamos haciendo el gas y vamos a hacer el agua. Y pide el máximo como si él hiciera las cosas”, con el agregado de que “en el 70% de los lotes tiene la autoridad para designar en un 20% quien entra a vivir. O sea, tiene un 50%. Tengo por escrito al anteproyecto”.

Sin embargo, sobre el cierre de la nota, aclaró que “estamos abiertos al diálogo respetuoso” porque “queremos que la gente llegue a su vivienda. Este fue otro fin de año en que la gente brinda en casa alquilada y ya tendríamos que tener por lo menos 20 familias viviendo en casa propia porque en aquel momento, cuando llevamos el expediente a Subsecretaria de Hábitat, había partida para 3 obras nuevas. y eramos 3. Las otras dos comenzaron y se están haciendo las viviendas”.

La respuesta que ya había dado Ezequiel Galli: “No es tan sencillo como poner una firma y que la ciudad se expanda de manera irresponsable”

“No es tan así”, respondió Ezequiel Galli en diálogo con “Mejor de Mañana”, el 21 de diciembre, al ser consultado sobre la firma que faltaría para destrabar la construcción del barrio AOMA. El jefe comunal aclaró que “falta que nos pongamos también de acuerdo con el porcentaje de afectación que tiene que ir para el Municipio. No es tan sencillo como poner una firma y que la ciudad se siga extendiendo y expandiendo de manera irresponsable”.

eso sí, negó que haya solicitado la mitad de las casas por venir. “Jamás pediría 50% de viviendas. En su momento, cuando había todavía planes de vivienda para presentar en la Provincia, se presento este plan y pedí que el 50% de los lotes sean para empleados municipales. Entre el sindicato de empleados municipales y el de trabajadores mineros no hubo acuerdo. No pedí el 50% porque la ordenanza es clara y me permite exigir hasta el 30%. Sería irresponsable pedir más”.

Ahora, más allá de esos porcentajes, la otra cuestión es la infraestructura. “¿Quién lleva los servicios, cómo lleva los servicios? Porque si te ofrecen el 10% y tengo que hacer red de agua, es un negocio para pocos y acá no estamos para hacer negocios sino para que la planificación del crecimiento de la ciudad se cumpla como se debe cumplir. En este sentido, no se estaba cumpliendo y tendremos que seguir dialogandolo. Martín Endere está absolutamente en el tema”, sostuvo el mandatario.

Barrios por la mitad

Pero además se apoyó en el anuncio de la gobernadora María Eugenia Vidal que planteó “hasta que no se terminen todos los barrios pendientes de 20 años de abandono en la Provincia no vamos a seguir adelante con nuevos proyectos porque vamos a seguir generando proyectos medio terminar como pasó con el Pikelado que lo terminamos en menos de 3 años. O con el UOCRA que estaremos terminando el año que viene (por 2019) o el barrio Químico en Sierras Bayas que se terminaría en algún momento y quedan 2 o 3 casas que hay que demoler porque la estructura quedo deteriorada por el paso del tiempo”.

Es más, señaló que en Olavarría “hay un montón de barrios que no están terminados como la última etapa del barrio Educadores, que hoy no tenemos los fondos y son 21 viviendas”.

Galli aprovechó la oportunidad para despegarse de gestiones anteriores. “Eso lo que se hacía antes. ´Che, vienen las elecciones, ¿qué hacemos? Y anunciemos un barrio de 50 viviendas o de mil en La Matanza. Busca terrenos. No importa si son bajos. Total son medidas de anuncio para las elecciones y vamos a tener mil familias con la zanahoria para votarnos”.

 

El Intendente observó que “la expansión de la mancha urbana tiene sus complejidades. Voy atrás del terraplén, hay un montón de tierra. Hagamos barrios pero tengo que llevar colectivos, red de gas, agua, cloacas, una escuela, poner una plaza. Hacer el barrio y después el vecino pide el cordón cuneta, y después el asfalto, luego el limitador de velocidad. Somos como sociedad muy demandantes y tenemos que dar respuesta. Y no podemos dar respuesta a todos porque los recursos son finitos”.

De todas maneras, reconoció que el déficit habitacional “es escandaloso”.

Y puso como ejemplo la situación de los parques industriales: “las empresas de los PIO 2 y 5 no pueden escriturar porque el expediente hace 15 años que está en la Provincia. Hoy hay empresas que necesitan un crédito y no pueden acceder porque no tienen escritura” pero “hemos podido avanzar gracias al ministro de Producción (Javier) Tizado”.

Ampliación de la planta urbana

La ampliación de la planta urbana fue impulsada en 2014, cuando se aprobó una ordenanza que contempla la zona de La Colmena y su prolongación hacia Frontera Sur, y modificada en 2016, pero sin vigencia por la falta de datos hidráulicos. Ahora, el Municipio se propone realizar estudios planialtimétricos, que se licitaron en noviembre y que incluyen otras dos zonas, todavía sin tratamiento legislativo.

Los tres grandes sectores hacia donde se prevé el crecimiento son la zona de avenida Alberdi hacia el noroeste, el sector hacia Frontera Sur y el sector entre la Escuela Técnica Nº 2 y Parque “La Máxima”.

Una vez finalizado el relevamiento, se hará el proyecto hidráulico solicitado por Provincia, que será realizado por la Dirección Hidráulica Municipal, en un plazo estimado de 6 meses. “Dicho estudio permitirá la obtención de la correspondiente factibilidad hidráulica provincial, para concluir con el trámite de convalidación de la Ordenanza de ampliación de la zona urbana”, señalaron.

En esta iniciativa no está contemplada la zona donde AOMA planea construir su barrio.

El Popular