El presidente afgano, Ashraf Ghani, manifestó su conmoción por la tragedia y ordenó a las autoridades locales llevar a cabo operaciones de rescate


Este domingo cerca de 40 personas fallecieron tras el colapso de una mina de oro ubicada en la provincia de Badakhshan (noreste), Afganistán, el derrumbe, producto de un gran deslave de arena, sorprendió al grupo de trabajadores que realizaba labores en la mina situada en la localidad de Kojistán.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, manifestó su conmoción por la tragedia y ordenó a las autoridades locales llevar a cabo operaciones de rescate para salvar la vida de un número indeterminado de mineros que se encontrarían atrapados entre los escombros.

Nek Mohammad Nazar, portavoz de la gobernación informó que también se registraron diez trabajadores heridos que se encuentran en grave condición, y no descartó que la cifra de fallecidos pueda aumentar.

conelmazodando.com.ve