Desde 2007, Mendoza tiene vigente la ley 7722, que impide la minería metalífera en la provincia. Una ley que puede ser modificada y hasta derogada, es sólo cuestión de convicción y decisión política.


Por Martín Carotti

¿Quiénes deben decidir el futuro de la minería metalífera en Mendoza?

Con seguridad absoluta, el futuro de la minería en Mendoza no debiera depender de un post en las redes sociales, de un slogan en una pancarta o impreso en una remera.

Votamos a nuestros legisladores y les otorgamos el derecho de hacer y deshacer las leyes. Podemos estar o no de acuerdo con sus dictámenes, pero los tenemos que aceptar… ellos son nuestros representantes. Así funciona. Y si no nos gusta lo que hacen, podemos votar mejor la próxima vez.

Y la Legislatura encaró el tema…

A fines de septiembre, ingresó a la Cámara de Senadores un proyecto de modificación de la ley antiminera mendocina, una iniciativa que llevó la firma del legislador opositor Alejandro Abraham. Las modificaciones propuestas, si bien insuficientes para atraer la inversión minera a la provincia, eventualmente permitirían concretar algún proyecto minero avanzado.

A principios de octubre otro senador opositor, Juan Antonio Agulles,  presentó el proyecto de Ley “Parques Industriales Mineros Controlados”, con la intención de reactivar la minería, principalmente en el Departamento de Malargüe.

“Básicamente el proyecto es la creación de parques Industriales Mineros Controlados, dentro de las zonas que tengan potencial minero…” El legislador aclaró que no ha propuesto ninguna modificación a la ley 7722 “que seguiría vigente, fuera de los parques mineros…”.

Como era de esperar, todos coincidieron en la necesidad de diversificar la matriz productiva de MENDOZA

“El motivo central es porque creo que Mendoza está en problemas de su matriz productiva, un índice de pobreza alto, comercio e industria vienen en baja, un Estado provincial que no tiene todos los recursos y está apelando al endeudamiento y tenemos que discutir una ampliación de la matriz productiva…” resaltó el Senador Abraham.

Y comenzó el debate…

Como corresponde, los proyectos se debatieron en comisión, invitando a los interesados para que aporten información y opinión.

Hasta el oficialismo manifestó apoyar las modificaciones…

El responsable del área minera provincial, buscó las explicaciones más imaginativas, tanto para justificar la existencia de la ley, así como la necesidad de su modificación: “Hace 10 años existía un determinado set de herramientas, hoy es diferente. Hace tiempo te quebrabas una pierna y tenías que amputártela, hoy cambiaron esas condiciones. En su momento el único tratamiento llevó a amputar la minería de la economía mendocina, pero hoy evolucionó la legislación. La Argentina ha tenido experiencias diferentes, buenas y malas. Pero no podemos seguir ignorando que pasaron 11 años”, argumentó el funcionario.

Y le terminaron bajando el pulgar a los proyectos…

A partir de mediados de noviembre, pasado el ímpetu inicial, las interminables negociaciones y las pequeñas mezquindades políticas, pusieron en evidencia la realidad: una absoluta falta de convicción y decisión política, tanto de parte de la oposición, como de la gran mayoría del oficialismo. Ya la decisión parecía tomada… ya fue… no va a andar…

A fines de diciembre se cerró la agenda legislativa del año sin que los proyectos avancen… ¿Queda alguna esperanza de retomar el tema en el 2019?: NO… senadores del oficialismo descartaron que las modificaciones de la ley antiminera prosperen durante el 2019, un año electoral.

“El año electoral va a generar impedimentos para la aprobación de esa ley”, aseguró un senador oficialista.

Y lo explicaron muy claramente: si la iniciativa no salió este 2018, menos posibilidades tiene de hacerlo en el 2019, que será un año intenso y con un proyecto como el de la minería que tiene un costo político importante.

En otras palabras, no hay convicción ni decisión, y nadie quiere asumir algún eventual costo político, si lo hubiera. O dicho más claro, vamos a seguir haciendo demagogia ambientalista, para quedar bien con una minoría revoltosa que nos asusta con sus marchas y slogans antimineros, en pancartas y redes sociales.

¿Es la Legislatura quien decide el futuro de la minería en Mendoza?

Para modificar la ley antiminera de MENDOZA hace falta convicción y decisión política. Durante meses debatieron dos proyectos para limitarla… y no pasó nada. Se tiraron la pelota entre los bloques legislativos mientras pasaba el tiempo. Ya fue… en el 2019 “no se puede” porque hay elecciones… nos dicen.

¿Quién decide el futuro de MENDOZA?

¿Nos están haciendo perder el tiempo mientras la decisión ya fue tomada fuera de la Legislatura? Y la pregunta más importante: ¿quién toma las decisiones en MENDOZA?…

No nos debiera sorprender, no es la primera vez que sucede…

martincarotti.blogspot.com