El comienzo de 2019 es momento de que analistas y consultoras realicen sus previsiones sobre la evolución del mercado de los metales preciosos en el año. Unas estimaciones que, por lo general, coinciden en apuntar un periodo de subida para los metales preciosos, en especial para el oro, plata y platino.


por José Ángel Pedraza

Desde la consultora especializada en metales preciosos Metals Focus creen que 2019 será un buen momento para el oro, la plata y el platino, que se revalorizarán durante el año. En cambio, el paladio, que ha protagonizado una importante subida durante 2018, frenará su crecimiento.

En su última edición del informe Precious Metals Weekly, desde Metals Focus analizan los factores que van a influir sobre la evolución de los metales preciosos. Por lo que se refiere al oro, el principio del año ha servido para comprobar que el metal ha seguido con la tendencia alcista que inició en las últimas semanas de 2018, cotizando, en el momento de la publicación del informe, a 1.290 dólares la onza, su nivel más alto desde mediados de junio.

Una subida que los analistas de Metals Focus atribuyen a la combinación de varios factores, como la debilidad y volatilidad de los mercados de capitales, que ha propiciado un aumento del interés de los inversores por activos refugio como el oro. O el cambio en la percepción del mercado sobre la futura política monetaria establecida por la Reserva Federal estadounidense, que va a ser menos estricta de lo esperado en el futuro cercano.

El informe afirma que hay margen para que el precio del oro siga creciendo. “Sin embargo, durante los próximos meses este crecimiento se va a ver limitado por una serie de factores en contra que van a seguir vigentes. En concreto, la capacidad de resistencia del dólar, debido a la subida de tipos de interés, a la incertidumbre económica y política en Europa, y al impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China”, señalan.

Por ello, desde Metals Focus creen que la subida del precio del oro se va a refrenar hasta el último trimestre del año, en el que el entorno macroeconómico va a apoyar esta subida, con una ralentización del crecimiento económico de EEUU, el impacto de los aranceles sobre la economía y el final del ciclo de subidas de tipos de interés de la Reserva Federal.

En cifras, el informe apunta a que el oro podría alcanzar niveles de precio similares a los de mediados del año 2013 (en torno a los 1.330 dólares la onza).

Plata

En cuanto a la plata, su precio se redujo un 10% durante el pasado año, al tiempo que la ratio oro/plata (que mide el número de onzas de plata que se necesitan para adquirir una de oro) subía durante el año, hasta alcanzar, en el cuarto trimestre, los 86 puntos, su nivel máximo de las últimas décadas.

Además, los analistas constatan que la guerra comercial ha impactado de forma especial en la plata, un metal con un importante componente industrial. Ello, unido a la escasa demanda de inversión en Estados Unidos, ha conducido a que el mercado del metal registre en 2018 su tercer superávit de suministro consecutivo, de alrededor de 54 millones de onzas (1.680 Tm).

Para 2019, el informe augura un nuevo superávit, aunque en este caso el precio de la plata se va a ver beneficiado por el efecto contagio del mercado del oro, aumentado por el menor tamaño relativo del mercado de la plata (15.000 millones frente a 168.000). Ello provocará que la revalorización de la plata supere a la del metal dorado, protagonizando probablemente una de las mayores ganancias del año entre los metales preciosos.

Platino

Por lo que se refiere al platino, 2018 tampoco fue su mejor año, con una caída de precio de en torno al 10%. La industria minera se ha beneficiado de la debilidad del rand, la divisa sudafricana, que ha compensado el bajo precio del metal. La producción minera apenas se ha reducido un 1% en 2018 y la previsión para 2019 es muy similar.

Sin embargo, la demanda cayó un 5% hasta su nivel mínimo de los últimos cuatro años, debido a la pérdida de cuota de mercado de los motores diésel, en la fabricación de cuyos catalizadores el platino es un elemento esencial. Entre noviembre de 2016 y el mismo mes de 2018, la cuota de mercado de los motores diésel ha caído desde más del 50 a menos del 34%.

La combinación de un suministro con pocos recortes y una demanda más débil ha provocado una situación de superávit de suministro en el mercado del platino en 2018, de alrededor de 360.000 onzas (11,2 Tm). Es la segunda vez en la última década que se produce este déficit, lo que ha provocado que el mercado del platino cuente con importantes stocks acumulados, que han crecido desde los 6,9 millones de onzas (214,6 Tm) a finales de 2010 a 8,7 millones (270 Tm) a finales del pasado año. Una cifra que serviría para cubrir la demanda durante 13 meses.

En opinión de los analistas de Metals Focus, “la evolución del precio del platino va a depender en gran parte de las perspectivas del oro. Dadas nuestras positivas expectativas respecto a este metal, el platino debería seguir un camino muy similar. Sin embargo, creemos que va a continuar con una revalorización inferior a la del oro y no parece probable que vaya a superar los 1.000 dólares la onza”, apuntan.

Paladio

Por último, el paladio continúa beneficiándose de la dinámica suministro/demanda, que le ha permitido registrar la mayor revalorización de entre los metales preciosos en 2018.

El informe valora el papel que ha tenido en ello el crecimiento ininterrumpido de la demanda procedente del sector del automóvil durante la última década, gracias al aumento de las ventas de vehículos ligeros de gasolina en los mercados chino y estadounidense. Un crecimiento que también se está dejando notar en Europa, donde está aumentando su cuota de mercado a costa del diésel.

A pesar de la desaceleración de las ventas de vehículos de gasolina en China a principios de 2019, la aprobación de una legislación mucho más restrictiva respecto a las emisiones contaminantes va a provocar un incremento de la demanda de paladio por parte del sector del automóvil.

Según Metals Focus, este aumento de la demanda, combinado con lo limitado del suministro va a incrementar el déficit en el mercado, que para 2018 se cifraba en 1,1 millones de onzas (34,2 Tm).

Pese a ello, para 2019 los analistas de la consultora estiman una reducción en el precio del metal, debido a la recogida de beneficios por parte de los inversores que han confiado en el paladio durante los últimos meses, y a la futura debilidad en las ventas de automóviles, que podría convencer a los inversores de reducir su exposición al metal.

Una debilidad en el precio que, sin embargo, durará poco, por lo que el metal volverá a revalorizarse cerca del final de 2019, alcanzando nuevas cifras récord y convirtiéndose nuevamente en el metal precioso con mayor revalorización.

Oroinformacion.com