El volumen 9 de la prestigiosa revista científica “Nature Communications” ha publicado recientemente un estudio en el que 12 investigadores bioquímicos, entre los que se encuentra la doctora española, Laura García Carrascosa, han sido capaces de dar con un mecanismo capaz de detectar el cáncer utilizando como herramienta principal el oro.


por José María Martínez Gallego

“Epigenetically reprogrammed methylation landscape drives the DNA self-assembly and serves as a universal cancer biomarker” (El paisaje de metilación reprogramado epigenéticamente impulsa el autoensamblaje del ADN y sirve como un biomarcador universal del cáncer), es el largo título del estudio publicado en la revista científica “Nature Communications”.

El equipo de investigadores está compuesto por Abu Ali Ibn Sina, Ziyu Liang, Yadveer S. Grewal, Andri Wardiana, Muhammad J.A. Shiddiky, Robert A. Gardines, Hermamali Samaratunga, Mather K. Gandhi, Rodney J. Scott, Darren Korbie, Matt Trau, y la doctora española Laura García Carrascosa.

Este estudio, cuyo proceso y meta es la de encontrar soluciones para identificar el cáncer, proporciona información fundamental sobre las consecuencias de la reprogramación epigenética en el estado físico del polímero de ADN en solución y cuando se adsorbe en superficies metálicas como el oro.

La diferencia significativa en la solución y las propiedades fisicoquímicas basadas en la superficie entre el cáncer y el ADN normal ha permitido detectar el biomarcador Methylscape propuesto en un solo paso, basado en una estrategia de biosensado interfacial (es decir, solo requiere la absorción directa del ADN en la superficie), superficie de oro utilizando electroquímica y un sistema de oro coloidal.

La capacidad de las metilcitosinas para mejorar la interacción del ADN con las partículas de oro coloidal es un descubrimiento notable. Estudios anteriores han demostrado que el ds-DNA más rígido tiene una capacidad de adsorción muy baja en los sistemas de nanopartículas de oro, en contraste con el ss-DNA35 no enrollado.

Si bien, estudios previos solo consideraron el ds-DNA no metilado, este informe demuestra que el ds-DNA metilado puede adsorberse significativamente en las nanopartículas de oro debido a la mayor afinidad de la metilcitosina.

Las características más notables de la estrategia de biosensores interfaciales son que pueden identificar efectivamente el biomarcador Methylscape de genomas de cáncer sin una preparación extensa de la muestra (por ejemplo, tratamiento con bisulfito o enzima y amplificación por PCR) y modificación de la superficie del sensor: un proceso laborioso para la mayoría de las técnicas de detección biológica.

El equipo investigador afirma a través de su estudio que este enfoque simple (es decir, Methylscape), con la excelente sensibilidad y especificidad, que sería potencialmente una mejor alternativa a las técnicas actuales para la detección del cáncer. Sin embargo, Methylscape en su forma actual solo puede determinar la presencia de la enfermedad y se requiere un análisis detallado para comprender completamente el tipo, la etapa y la recurrencia de la enfermedad.

Oroinformacion.com