El ex jefe de gabinete intentó mostrarse como un hombre de gestión y diálogo, pero evitó definiciones sobre la disputa política.


Ignacio Blanco / Los Andes

Por Gabriela N. Sánchez – gasanchez@losandes.com.ar

Sergio Massa está en Mendoza. El ex intendente de Tigre y ex jefe de Gabinete de Cristina Fernández entre 2008 y 2009, evita dar definiciones de la “rosca política” y prefiere mostrar sus propuestas.

Ni siquiera da pistas acerca de lo que va a hacer su espacio, el Frente Renovador, en Mendoza, donde hasta ahora forma parte de Cambia Mendoza, la coalición que puso a Alfredo Cornejo en la gobernación. Pero en los tres días que Massa lleva en Mendoza, no se ha reunido con ningún referente del radicalismo. Todos su encuentros han sido con los hombres de su partido y con intendentes o candidatos a jefe comunal del PJ.

-El Frente Renovador busca perfilarse como opositor, ¿cómo juega esa oposición en la alianza mendocina con Cambia Mendoza?

-Tuve un charla larga con Guillermo Pereyra y definimos en los próximos 90 días un trabajo de fortalecimiento de nuestra propuesta y del Frente Renovador, consolidar la independencia, que no es algo nuevo porque en el tema docente, trabajadores del juego, reforma de la Constitución y ampliación de la Corte Pereyra ya marcó independencia de Cambia Mendoza en la Legislatura. Vamos a trabajar para convocar sectores que crean que la Argentina necesita otro gobierno. El trabajo de nuestro equipo está puesto en darle un nuevo gobierno al país.

-Entonces, ¿Pereyra va a dejar de ser parte de Cambia Mendoza?

-Guillermo siempre fue peronista. Va a seguir reafirmando esa independencia y esa pertenencia al acompañamiento al trabajo y a la construcción de una alternativa . Yo entiendo que para algunos la política mendocina lo es todo, pero para nosotros lo más importante es construir un nuevo gobierno frente al fracaso de Macri.

-¿Eso incluye a los aliados de Macri?

-Yo no sé cómo va continuar la relación entre el Pro y la UCR, es un tema que no me compete a mí  porque es una coalición distinta a la mía. Si hay muchos radicales, demócratas y peronistas que quieren una alternativa para la Argentina. Ni volver para atrás ni seguir tolerando este fracaso.

-Se lo ve arrimándose al peronismo, en provincia de Buenos Aires y acá…

-No hago una mirada particular de un distrito o de otro porque lo que tenemos es una enorme responsabilidad para darle una alternativa a la Argentina. Eso es lo que estamos haciendo con 11 gobernadores, senadores y diputados nacionales muy diversos.

Queremos construir una nueva mayoría con peronistas, radicales, independientes, la sociedad civil. Lograr que la desesperanza sea el motor para que se animen a participar.

-¿En Mendoza esa nueva mayoría sería con el peronismo y con José Luis Ramón de Protectora?

-Hay que convocar a los sectores políticos más diversos porque Argentina tiene que marchar hacia un gran acuerdo  y eso parte de respetar y recibir aportes de todos los sectores. Yo valoro mucho el trabajo y la actitud de Protectora, con el megáfono en la calle acerca la política a la gente. También valoro la actitud de los intendentes que gestionan y que han hecho transformaciones muy profundas. Ver en San Martín el cineteatro donde cantó Gardel en Palmira reconstruido, es un ejemplo de que hay gente que tiene capacidad de gestión.

-Sigamos hablando de política…

-Qué aburrido. ¿No les aburre hablar tanto de política y tan poco del país? Yo creo que a la gente le importa tan poco de los políticos. Tiene tanta desilusión que lo único que quiere es saber cómo va a salir adelante. Esto es algo que el periodismo va a tener que revisar en algún momento, porque veo al periodismo político enfermo en la cosa chiquitita viendo si Pedro habló con Juan y veo a la sociedad demandando saber cómo la van a sacar de este quilombo. La gente quiere saber cómo vamos a bajar la inflación, cómo vamos a cuidar el empleo, bajar la edad de imputabilidad,  qué vamos a hacer con la educación, la sustentabilidad del ambiente, con las penas de los delincuentes, los jueces.

-Para llegar a hacer todo eso, necesita de la chiquita. Por ejemplo, su candidatura tiene un escollo que es Cristina Fernández.

-Nuestra tarea convencer a la gente y salir de la trampa retórica que el gobierno propone como extorsión de discutir el fracaso o el pasado. No es fracaso o pasado, es futuro.

-Según las encuestas, Cristina tiene la mayoría de los votos de la oposición.

-El día que vote la gente veremos. Nosotros vamos a construir una alternativa que sea gobierno en Argentina. Hay mucho tiempo de acá a octubre. Nuestra tarea es evangelizar y darle a la gran mayoría de los argentinos que están frustrados por el fracaso de Macri una alternativa. Lo que pasa con Juan, con Pedro es parte de la vulgaridad de la política, mucho más en el caso de las personas que no han dicho si van a ser candidatos.

-En la calle existe la idea de que Cristina Fernández será candidata. ¿Qué le dice a una persona está desencantada con Macri por la crisis económica pero no quiere votar a CFK?

-A los argentinos que tienen esa preocupación hay que decirles que se queden tranquilos que no volvemos para atrás, vamos para adelante. Caminando el país, ganando elecciones, abrazando a la gente. Frente al fracaso hay otro camino.

-Se lo ve cerca de los gobernadores de Córdoba (Juan) Schiaretti y de Salta (Juan Manuel) Urtubey…

-Vamos a competir en las PASO con Juan, (Miguel) Pichetto, Lavagna porque tenemos una misma idea de país. Somos parte de los argentinos que creemos que queremos darle un futuro a la sociedad frente al fracaso de Macri.

-¿En esa PASO va a estar Cristina?

-No creo que Unidad Ciudadana participe de nuestra primaria. No sé qué va a hacer Unidad Ciudadana, no es mi fuerza política. Sí tengo la obligación de interpelar a los votantes de Unidad Ciudadana y decirles si quieren un nuevo gobierno en Argentina no tienen que votar a un candidato que pierda en segunda vuelta porque tenemos que ganarle a Macri y con la nostalgia no se le gana a Macri.

Tres ideas para los mendocinos

En la charla, Sergio Massa bosquejó algunas ideas que tiene para Mendoza. “En el tema vitivinicultura vamos a poner un precio sostén, porque eso va a cambiar la ecuación económica de las cooperativas y los pequeños y medianos productores; la eliminación de las retenciones a las exportaciones de vino a granel porque permite ampliar el mercado y el cambio en la ecuación de las cargas sociales entendiendo que el kilómetro 0 y el 1200 no son los mismo”.

También habló de la producción petrolera mendocina, particularmente Vaca Muerta. “Creo que es muy importante que la roca madre de Vaca Muerta tenga un mismo proceso de desarrollo e inversión en todas las provincias así mejora la producción de petróleo y gas”.

No le escapó a uno de los temas más polémicos en Mendoza, la minería:

“Tengo una mirada bastante vinculada a los presupuestos mínimos ambientales. Cualquier actividad debe partir de un acuerdo previo: sustentabilidad ambiental y consenso social local. Desde Buenos Aires no se puede imponer una realidad económica. Proponemos una agencia federal ambiental con policía ambiental y en la que participen las provincias. Esa agencia debe ser financiada con las multas a las empresas que violan la legislación”, dijo.

Renegociar con el FMI, bajar impuestos y acceso al crédito

Uno de los temas de ser presidente es el posicionamiento internacional. Los Andes preguntó dónde se ubicaría en caso de ser el primer mandatario. “Con el FMI hay que rediscutir el acuerdo porque es malo para Argentina. En el 2021 Argentina es un país inviable. Hay que cambiar los vencimientos”, dijo.

Respecto de las relaciones comerciales, Sergio Massa dijo que “los embajadores deben vender el trabajo argentino en el mundo. Cuando vendemos vino elaborado vendemos trabajo. Las relaciones internacionales de Argentina tiene que ser con aquellos países que quieren comprar trabajo argentino”.

Entre las ideas que planteó está la transformación de “los planes sociales en planes de trabajo y capacitación laboral”.

Otra idea fuerza de Massa es acelerar el acceso al crédito “para la vivienda, la inversión productiva, reequipamiento de maquinaria. China, Francia por ejemplo tienen déficit pero tienen crédito. El problema más serio que tiene Argentina, más allá de que necesita un Estado presente y eficiente, es la falta de crédito y la presión tributaria. Y la distorsión entre impuestos de Nación, provincia y municipio”.

Se le recuerda que las reformas impositivas son tan difíciles de implementar que la intentada por Mauricio Macri duró menos un año. “Hay un puente para hacer la reforma si se rediscute el acuerdo con el FMI. Porque hay que usar ese colchón para hacer la reforma tributaria y hacer más competitiva a Argentina”.

Perfil

Sergio Massa nació en abril de 1972. En su juventud militó en la Unión de Centro Democrático (UCeDe) que creara Alvaro Alsogaray, pero muy joven dio el giro al peronismo.

Es casado con Malena, hija de un histórico del peronismo, Fernando Galmarini. Tiene dos hijos adolescentes.

Es abogado recibido tardíamente, en 2013, antes de asumir como diputado nacional.

Fue diputado provincial de Buenos Aires, presidente de la Anses, intendente de Tigre y por un año jefe de Gabinete de Cristina Fernández. En 2013 fue electo diputado nacional. En 2015 fue candidato a presidente.

Diario Los Andes