El pasado 18 de enero la Asociación Gremial del Personal Técnico y Profesional de la Actividad Minera – YMAD le envió cartas documento a Ángel Mercado, integrante del directorio de la empresa por Catamarca, para reclamarle que interceda por el despido de trabajadores catamarqueños en la sede local de la empresa.


Otro reclamo sería por los empleados de la planta de Farallón Negro. El texto de una de las cartas enviadas a las que accedió El Ancasti expresa que la asociación se declara en estado de asamblea y «resistirá a la política de desguace y achicamiento en beneficio de intereses ajenos a la empresa y a la Provincia».

De esta manera se confirma la información que fue publicada por este medio, pese a que YMAD negó que hubiera realizado desvinculaciones y sostuvo que realizó reemplazos de personal.

Edgardo Ariza, titular de la asociación gremial, había confirmado que los trabajadores dados de baja corresponden a las oficinas que tiene la empresa en Catamarca, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en el predio de Farallón Negro. Dos bajas son en esta ciudad, tres en la CABA y entre cinco y 10 en Farallón Negro. Todos ellos, y de acuerdo con la asociación, fueron sin causa y sin tener en cuenta la antigüedad y la labor desempeñada por los operarios.

El Ancasti