Industriales cruzan al Central por su postura


por Ignacio Ostera

Los empresarios salieron al cruce de la postura del vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero, que el miércoles dijo que no bajará las tasas de interés porque primero hay que esperar a que la economía se reactive, lo cual de acuerdo a su visión, generaría una reanimación del crédito.

Desde el sector industrial fueron con los tapones de punta contra el funcionario, dado que entienden que actualmente uno de los principales problemas es la falta de financiamiento y, por ende hay que recuperar esa pata para poder salir de la recesión.

En la conferencia de prensa que brindó anteayer, Cañonero planteó que lo primordial es la estabilización del dólar y que por lo general los préstamos acompañan al crecimiento una vez que se inició el proceso, pero no es uno de los factores disparadores de la expansión del producto.

Desde la conducción de la UIA consideraron “una animalada” el planteo de Cañonero

En la mesa directiva de la Unión Industrial Argentina calificaron estas declaraciones como “una animalada” y “una barbaridad”. También dispararon desde las entidades que nuclean a las pequeñas y medianas empresas. Y no faltaron los cruces por las redes sociales.

“Este mensaje del BCRA es muy alarmante. Es tan ridículo como decirle a un niño: no te daré más alimento hasta que crezcas. Cambiemos puso un CEPO a los créditos, y no hay negocio que se desarrolle sin crédito. Siguen profundizando la crisis. Una locura”, tuiteó, por su parte Damián Regalini, vicepresidente de la Cámara argentina de Fabricantes de medias y miembro de la fundación ProTejer, al señalar la publicación de BAE Negocios.

Filoso, el economista asesor de empresarios industriales Ariel Schale, aportó: “A mí también me gusta secarme antes de bañarme”. Quedó claro el humor en el medio del mal clima.

“Es la primera vez que escucho algo así. Es increíble, porque una de las causas de la recesión es la falta de financiamiento que hay hoy. El motor de la economía está parado”, explicó Daniel Rosato, de Industriales Pymes Argentinos (IPA), que se preguntó “por qué se reactivaría la economía, en base a qué” si no hay “motivación” para invertir con este contexto en donde “no hay consumo”.

“Me temo que con esta posición, no veo una mejora en el año. La economía no va a repuntar”, coincidió Alberto Sellaro, de la Cámara de la Industria del Calzado, que advirtió que su sector está “en el último de los fondos, en una situación límite” y “si la industria no se pone en marcha” se mantendrá este panorama oscuro.

“No hay dinero. Nosotros cobramos con una demora de entre 90 y 150 días. Todavía no nos pagaron las facturas de octubre y noviembre”, reforzó Sellaro.

En ese sentido, en el rubro fabril creen que buena parte de la crisis actual se debe a la política contractiva del BCRA y piden que se acelere le baja de tasas para volver a tener financiamiento, que se cortó por completo.

“Para comprar y vender se necesita financiamiento y las tasas altas nos genera pérdidas a las pymes. Se acaba el capital propio, el ahorro con el que estábamos subsistiendo”, añadió Rosato. “Hay una cantidad importantísima de empresas que se presentó a convocatoria”, agregó.

Es que según Cañonero, el bajo impacto del crédito sobre el crecimiento se debe a que su relación con el producto es baja -el funcionario la ubicó en un 5% del PBI pero todas las estimaciones la centran por arriba del 10%-.

“Es fundamental que vuelva a haber tasas razonables. Pero el gran temor del Gobierno es no poder controlar la inflación, aunque a un alto costo social”, sostuvo Rosato.

BAE Negocios