La Brigada de Salvamento Minero tiene especialistas con gran experiencia y algunas recientes incorporaciones


Ocho integrantes de la Brigada de Salvamento Minero trabajan ya sin descanso bajo tierra para rescatar a Julen del pozo en el que se supone que se encuentra desde hace 12 días. Bajaron el jueves sobre las 17.49 horas y las previsiones dicen que tardarán unas 24 horas en excavar manualmente la galería de cuatro metros que deben conectar el túnel vertical con el pozo en el que se encuentra el pequeño de dos años desde el 12 de enero.

Capitaneados por Sergio Tuñón, Lázaro Alves Gutiérrez, Maudilio Suárez, José Antonio Huerta Lamuño, Adrián Villarroel Fernández, Jesús Alfonso Fernández Prado, Rubén García Ares son los ocho hombres encargados del rescate. No es la primera vez que se enfrentan a una situación de estas características, ya que hace algo más de un año fueron los encargados de rescatar a un espeleólogo en La Torca de Vizcaya en 2017. Así son los ocho rescatadores:

SERGIO TUÑÓN

Es ingeniero jefe y director técnico de la Brigada de Salvamento Minero desde el año 2012. Es ingeniero de minas. Ha dirigido varios rescates como el del espeléologo de Vizcaya en el año 2017. Trabajó en Nicolasa.

ANTONIO ORTEGA

Ingeniero técnico, ha sido una de las últimas incorporaciones a la brigada. Hijo de un actuario en la Dirección General de Minas, ha mamado la mina desde pequeño

MAUDILIO SUÁREZ

Lleva una década en la brigada y como especialista ha participado a varios rescates de riesgo.

LÁZARO ALVES GUTIÉRREZ

El padre de este minero, Eduardo Augusto Alves era portugués y fue minero residente en Gijón. Falleció en el acciadente del Nicolasa en el año 1995.

JOSÉ ANTONIO HUERTA

Otra de las últimas incorporaciones a la Brigada, trabajó hasta 2009 en la empresa Coto Minero Jove. Es padre de dos hijos.

JESÚS FERNÁNDEZ PRADO

Es uno de los veteranos con más de 10 años de experiencia a sus espaldas. Su suegro es el dirigente del SOMA Armando Fernández Natal Mandi.

RUBÉN GARCÍA ARES

Es la incorporación más reciente y también uno de los más jóvenes de la Brigada. Tiene una hija.

ADRIÁN VILLAROEL

Otro de los últimos en llegar a la Brigada, se incorporó en la última década. Vive en Villallana y tiene una hija.

Con un equipo de respiración artificial y metidos dentro de una cápsula, se espera que tarden unas 24 horas en excavar la galería de cuatro metros de manera manual por turnos de dos en dos.

La Vanguardia