Los mineros agrupados en AOMA lanzaron un paro donde cuestionan el sistema de turnos que impone la empresa y que ha ocasionado distintos accidentes a los trabajadores.


La actual explotación de Chinchillas, en manos de la SSR Mining, proyecto que buscaba darle continuidad a la explotación de distintos minerales, luego del cierre de Mina Pirquitas en el 2016, en la que distintas autoridades provinciales y de la empresa aseguraron que iban a generar cientos de puestos de trabajo, se ve atravesado por el reclamo de los trabajadores ante las condiciones laborales y de salud, donde se cuestiona el modo de la jornada laboral que impone la empresa, y que ya había generado medidas de fuerza por parte de los mineros que acabó con una conciliación obligatoria.

Sin embargo ante la persistencia de la situación, los trabajadores de Chinchillas, en el día de hoy volvieron a medidas de fuerzas. Luis Tinte, Secretario General de AOMA-Jujuy (Asociación Obrera Minera Argentina), expresó a distintos medios, que aquí replicamos, los motivos de las medidas de fuerza que adoptaron:

“Hoy junto a familias congregadas, con los compañeros nos encontramos en la obligación de tomar esta medida por la falta de respuestas al planteo que hicimos en su momento, es decir, el cambio de roster. Lamentablemente el roster que actualmente viene llevando adelante la empresa es altamente perjudicial en todos los aspectos para todos los trabajadores y sus familias, ya que los obreros desarrollan sus tareas en turnos de trabajo intercalados de siete días corridos de trabajo por dos de descanso, con jornada de ocho horas”, expresó Luis Tinte.

Vale aclarar que el “roster”, se refiere al ciclo laboral en la minería.

“Ya hemos tenido bastantes accidentes y ese es el principal factor por el cual la gente ya no puede aguantar más esta situación. Por más que nos hayamos predispuesto con muy buena voluntad a reuniones con la empresa, donde hubo una medida de fuerza que se levantó porque se dictó la conciliación obligatoria y pasado el período de la misma no tomamos ninguna medida y buscamos nuevamente la posibilidad de continuar negociado con la Empresa, ésta hizo oídos sordos a todos nuestros pedidos. Y dio lugar a que los trabajadores en asamblea y por unanimidad decidieron llevar adelante este paro” agregó Tinte.

Al tiempo que denunció: “son numerosos los accidentes de tránsito que sufrieron los compañeros debido a la modalidad de trabajo implementada como así también es preocupante el grado de stress que sufren los trabajadores dado que se ven imposibilitados de desarrollar una vida social y familiar plena como así también realizar trámites administrativos o médicos en la capital jujeña debido a la distancia que separa a Santo Domingo (localidad donde se encuentra Chinchillas) de la misma”.

Finalmente, Tinte aseveró que “los obreros lo único que exigen es la implementación justa del roster de trabajo denominado uno por uno consistente en alternar ciclos de siete o diez días de trabajo por siete o diez días de descanso”.

Estos reclamos ponen en evidencia que todo el plan del gobierno, de sustituir el trabajo que se hacía en la empresa Pirquitas, fue para salvar la multinacional y ahora hacer este nuevo negocio, beneficiando a otra multinacional, que expolian los recursos regionales y donde los perdedores son los mismos, los trabajadores y las comunidades de los pueblos originarios del lugar.

En el marco de la última movilización de trabajadores de la Fundición Aguilar, y de mineros también de AOMA, junto a otros sectores que están peleando, como los docentes de los CAJ y CAI del martes pasado, es preciso la unión de los reclamos de los trabajadores para pelear con mayor fuerza, mediante asambleas y un plan de lucha unificado, para vencer las condiciones laborales que buscan imponer empresarios y sus planes de ajuste junto a el gobierno.

La Izquierda Diario