La secretaria de Política Minera, Carolina Sánchez, visitó Cerro Negro a días del anuncio de la fusión de Goldcorp con Newmont. Directivos de la firma en pleno proceso de fusión remarcaron las inversiones realizadas en el país y las que están comprometidas para el yacimiento santacruceño, al tiempo que expresaron la intención de ampliar las actividades de exploración en la Argentina.


Por Sabrina Pont

Luego de anunciar la fusión con la minera estadounidense Newmont Mining Corporation, la canadiense Goldcorp recibió a la secretaria de Política Minera de la Nación, Carolina Sánchez, en Cerro Negro, la única mina en actividad que tiene en el país, ubicada en la provincia de Santa Cruz, y que este último año tras nuevos descubrimientos y mejoras en la productividad se posicionó como la más importante en cuando a su tamaño y su vida útil.

“El proyecto emplea a más de 900 trabajadores en forma directa, sumado al empleo generado por las empresas contratistas mayoritariamente locales, y tiene un valor bruto de producción estimado en más de 500 millones de dólares anuales” destacó Sánchez en el marco de su visita.

Por su parte, el director de Asuntos Estratégicos y Operacionales de Goldcorp Cerro Negro, Emiliano Salas, destacó que la empresa “invierte en la Argentina desde el año 2010 y eso muestra el compromiso para llevar adelante nuestro trabajo con responsabilidad, integridad y de una manera transparente y sustentable”.

En el inicio de 2018, Goldcorp anunció una inversión para el yacimiento patagónico que se extenderá hasta 2022 de U$S 750 millones en más exploración, mantenimiento y capital de expansión. Cerro Negro tiene una vida útil estimada en unos 12 años pero cuenta con muchas posibilidades de extender ese plazo.

Desde la Secretaría de Política Minera informaron que durante su visita Sánchez dialogó con el gerente general de Goldcorp Cerro Negro en Macizo del Deseado, Joe Dick, y con María Eugenia Sampalione de Asuntos Corporativos, quienes expresaron la intención de ampliar las actividades de exploración en la Argentina.

Con seis minas en producción, Santa Cruz produce hoy aproximadamente el 55% del oro que exporta el país. Solo el yacimiento Cerro Negro representa casi la mitad del volumen total de producción de la provincia que asciende a un millón de onzas de oro y otros 20 millones de onzas de plata.

Según el último ejercicio completo de la operación, en el año 2017 aportó al país unos $ 290 millones de dólares, en tanto en 2018 exportó $ 641 millones de dólares, lo que la catapultó como la principal empresa exportadora de oro de la Argentina.

Este posicionamiento de Goldcorp en el país es parte de un plan estratégico que incluye a todas las operaciones de la empresa en Canadá, México y República Dominicana, y que resultó atractivo a la vista de sus competidoras para motivar la fusión con la firma Newmont Mining Corporation, considerada la mayor productora de oro de Sudamérica.

Para el país, significa la entrada en el tablero de un jugador clave del negocio minero mundial y la oportunidad para nuevas apuestas de expansión en Cerro Negro una vez que se consolide la fusión que se inició oficialmente el 14 de enero. Este proceso dará nacimiento a la nueva compañía “Newmont Goldcorp” que será líder mundial en producción de metales preciosos, incluso por encima de la canadiense Barrick Gold que anunció en septiembre la compra por US$5.400 millones de su competidora británica Randgold.

Las condiciones geológicas del Macizo del Deseado, que Goldcorp puso a la luz desde la adquisición del yacimiento en 2010, lo ameritan. Sin embargo, analistas del sector advierten que dependerá de cómo y en cuánto tiempo se estabilicen las variables macroeconómicas y de algo aún más impredecible: cuál será el rumbo político luego de las elecciones presidenciales de octubre.

Mientras tanto, Sánchez  señaló a Cerro Negro como ejemplo de “la minería que promovemos en la Argentina”, puntualmente por “los altos estándares de seguridad y entrenamiento para los trabajadores, la gestión ambiental de la planta de procesamiento de mineral, la convivencia del proyecto con la vida silvestre y los proyectos de inversión social para el desarrollo de la comunidad.”

Econojournal.com.ar