China celebra a principios del mes de febrero la llegada del nuevo Año Lunar. El Año del Cerdo trae consigo un incremento de la demanda de oro y la subida del precio del metal, que ya ha superado la barrera de los 1.300 dólares.


por José Ángel Pedraza

Como explican desde Kitco News, las celebraciones del Año del Cerdo van a provocar un breve estancamiento de la demanda de oro, ya que los mercados van a permanecer cerrados durante las celebraciones. Sin embargo, se espera que los precios sigan subiendo durante la segunda semana de febrero.

El hecho de que la demanda no se vaya a ver afectada se debe a que, aunque el oro es un regalo muy popular en estas celebraciones, las compras se han realizado por anticipado y la mayoría de los mercados asiáticos cierran durante esta semana.

Según el director de trading global de Kitco, Peter Hug, se espera que la demanda sea más baja durante la primera semana de febrero, coincidiendo con las celebraciones: “por lo general, cuando se celebra una festividad en algún lugar, los inversores locales no están pendientes de sus inversiones”.

Desde US Global Investors, su CEO Frank Holmes alerta del peligro de que los especuladores que venden a corto tomen el control del mercado de metales preciosos en esta semana: “con el cierre de los mercados, suele producirse la intervención de los vendedores a corto, que toman el control y hacen caer al oro. Las monedas y las joyas de oro suelen ser regalos tradicionales que los ciudadanos chinos se intercambian en estas fechas, pero el incremento de la demanda derivado de las compras de éstas se suele ver durante las semanas anteriores al Año Nuevo”.

Los analistas de MKS PAMP Group señalan en un informe que ese impacto a corto plazo ya se está registrando: “ha habido escaso interés por el oro durante la última sesión en Asia, en el comienzo de las vacaciones de Año Nuevo en China. Con la ausencia de la demanda de este país durante esta semana, creemos que el precio bajará por debajo de los 1.310 dólares la onza, con posibilidad de caer hacia los 1.300”.

A pesar de esta pausa de una semana, desde la compañía suiza de metales preciosos siguen siendo optimistas respecto a la evolución del oro durante el resto del mes de febrero, debido al aumento de la inestabilidad geopolítica: “la preocupación por la situación política global provoca que los inversores se interesen por el oro como activo refugio. El interés sigue centrándose en las consecuencias políticas que puedan derivarse del discurso sobre el Estado de la Unión de Donald Trump, previsto para este martes, 5 de febrero, y sobre las novedades en torno al Brexit”.

Desde Kitco también esperan que el mercado se reanime tras la semana de vacaciones por el Año Nuevo en China. El próximo objetivo es superar la barrera de los 1.350 dólares la onza.

Oroinformacion.com