Las compras de oro por parte de los bancos centrales han sido uno de los motores del precio del metal durante 2018 y principios de 2019. Los últimos datos publicados revelan que la tendencia continúa, con numerosas entidades adquiriendo más oro para sus reservas.


por José Ángel Pedraza

Según los últimos datos que ofrece el Consejo Mundial del Oro, tomados de los que comunican los propios bancos centrales al Fondo Monetario Internacional, una decena de entidades han incrementado sus reservas de oro durante el último mes.

Como viene siendo habitual desde hace más de dos años, el Banco Central de Rusia sigue adquiriendo oro a buen ritmo, con el objetivo de reducir su exposición al dólar y a los bonos del Tesoro estadounidense. En el último mes ha aumentado sus reservas en 46,8 toneladas, más del doble de la media mensual de los últimos dos años.

Con estas 46,5 toneladas, el total de reservas de Rusia se eleva ya a 2.113, cifra que le permite seguir siendo el quinto país con más oro en su poder, tras Estados Unidos, Alemania, Italia y Francia.

Más significativo aún es el hecho de que China haya vuelto a comunicar un nuevo aumento de sus reservas de oro, tras reiniciar la compra de metal. Desde finales de 2016, la cifra había permanecido congelada en 1.842,6 toneladas. Estas reservas han aumentado ahora en 9,9 toneladas, lo que eleva la cifra total hasta las 1.852,5 toneladas.

Muy llamativa también ha sido la operación de compra llevada a cabo por el Banco Central de la República Argentina: nada menos que 6,9 toneladas de oro han sido las adquiridas por la institución que preside Marcelo Castro, que acumula 54,8 toneladas en sus reservas.

Hacía tiempo que Argentina no emprendía una operación de compra de oro de esta magnitud, lo que demuestra que cada vez más bancos centrales están acudiendo al mercado de este metal, después de años sin hacer transacciones relevantes.

Lo mismo se puede decir de la India, cuyo Banco de la Reserva ha adquirido 6,6 toneladas de oro más, incrementando sus reservas hasta las 598,6 toneladas. El mes pasado, esta institución había comprado otras 5,6 toneladas de oro y el anterior, 6,5. Unas operaciones cuya repetición permite adivinar una tendencia estratégica de incremento de las reservas de oro por parte del Banco de la Reserva de la India. No hay que olvidar que el país es el segundo mayor consumidor mundial de este metal, por detrás de China.

Otro de los bancos centrales que ha adquirido oro en el último mes ha sido Kazajistán, cuyo total se eleva ahora a 350,4 toneladas, tras añadir otras cinco en el último mes. La antigua república soviética ha seguido la estela de Rusia a la hora de aumentar sus reservas de oro, hasta el punto de que fue el tercer país más activo en la compra de oro en 2018, por detrás de Rusia y Turquía. Las reservas de oro de Kazajistán superan en casi 70 toneladas a las del Banco de España.

Además de Kazajistán, la también antigua república soviética de Tayikistán sigue adquiriendo oro: las 2,6 toneladas adquiridas el último mes no parecen una cifra importante, en comparación con las operaciones de otros países. Sin embargo, la cantidad de oro adquirida el último mes supera el 10% del volumen de metal que acumulaba (19,7 toneladas) y eleva la cifra total a 22,3 toneladas.

Turquía, que figura habitualmente en la lista mensual de los mayores compradores de oro, ha adquirido en el último mes una cantidad mucho más modesta: apenas 0,4 toneladas, que elevan la cifra total hasta las 235,5 toneladas.

En menor medida, Brasil y Serbia han adquirido 0,1 toneladas de oro cada una, que elevan sus cifras respectivas a 67,4 y 20,3 toneladas.

Por el lado de las ventas, tan solo hay que registrar en el último mes una operación, de escasa cuantía: el Banco de México se ha desprendido de 0,1 toneladas de metal, para quedarse con 120 toneladas

Oroinformacion.com