De acuerdo con estimaciones de consultoras privadas, el sector minero crecerá un 1% por ciento, dentro de un PBI con proyección a la baja. Será un “crecimiento genuino luego de una seguidilla de años de estancamiento”, resaltaron.


minería

La actividad minera en la Argentina prevé para este año un crecimiento de un 1%, una cifra considerable teniendo en cuenta un contexto en el que durante 2019 el PBI decrecerá, según consultores y especialistas privados.

Según un informe publicado esta semana por el sitio web Infobae, en 2019 la relación de cada sector con el mercado extranjero será lo que determine su velocidad de recuperación, si bien no se espera que eso redunde en un crecimiento de la economía. Aquellos que se encuentren más vinculados con el mercado interno tardarán en mostrar cifras positivas; mientras que las que hagan sus mayores apuestas al tipo de cambio competitivo, Brasil y las modificaciones en los precios relativos estarían entre los primeros en repuntar.

El primer jugador en el año será el campo. La expectativa fuerte de una cosecha récord de trigo y soja pesa fuerte en todas las proyecciones privadas para el producto de la economía. Un informe de la consultora Econviews calcula que en 2019 el PBI caerá 1 por ciento, pero si se eliminara el efecto de lo generado desde el agro, esa contracción sería bastante más grave: 2,2 por ciento.

Campo, minería, petróleo y gas

“Estimamos una suba importante para el campo, las actividades mineras, petroleras y gasíferas. También hay sectores industriales que están en una zona más incierta, para los cuales el resultado final depende de que tanto se basen en exportaciones o que tan eficientemente logren reemplazar importaciones con los niveles actuales de tipo de cambio”, explicó Lorena Giorgio, economista senior de Econviews.

En un sentido más técnico, los buenos números en el sector agropecuario serán producto de la suma de la cosecha récord junto con una baja base de comparación. En la minería, mientras tanto, el incremento de cerca del 1% en el año se deberá un “crecimiento genuino luego de una seguidilla de años de estancamiento”.

“Los gasíferos y el petróleo son rubros energéticos que dentro de todo evolucionaron bien incluso en el medio de la recesión y llegaron a generar su propia dinámica”, señaló Guido Lorenzo, economista jefe de LCG. En su análisis, aquellos sectores que dependan menos de la demanda interna “serán los primeros en mostrar señales de recuperación”.

En ese sentido, los analistas no descartan que el gran ganador en materia de avance sea el turismo. Específicamente el receptivo, que con una economía argentina barata en moneda extranjera (no sólo en dólares) podría mostrar el mayor crecimiento de los últimos años.

Por otro lado, los analistas consideran que sectores dependientes de un mercado interno más activo basado en consumo y en el apalancamiento a través de crédito tendrán un camino más difícil por delante.

En tanto, otros sectores se encuentran en un territorio menos certero a la hora de calcular la velocidad de recuperación este año, indicó el mismo informe de Infobae.

En el caso de la construcción, Giorgio consideró que el 2019 del sector “dependerá en gran parte, sino totalmente, de la evolución de las Participaciones Público Privadas y el éxito del Gobierno para conseguir financiamiento a través del esquema”.

Economías regionales

Las economías regionales, mientras tanto, se dividirán en dos grupos según Lorenzo: aquellas que tengan una mayor proporción de exportaciones en su producción total y las que estén limitadas por el mercado interno para las ventas.

Para los analistas, el foco de este año no estará tanto en el resultado final (pocas proyecciones privadas esperan ver cualquier nivel de crecimiento económico) sino en los sectores que darán las primeras señales de recuperación.

Suractual.com.ar