En enero se despacharon 884 mil toneladas de cemento que significaron un aumento de 8% en la comparativa con el mes anterior. Para Olavarría, la producción minera dejó unos 35 millones de pesos a través del Impuesto a la Piedra. En 2018 la recaudación de esa tasa trepó a 358,4 millones de pesos.


La Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP) dio a conocer el comportamiento del mercado de cemento durante enero. Con datos aún provisorios, la entidad mostró que el primer mes del año dejó un aumento en la comparativa con diciembre de 2018, pero al mismo tiempo se registró una importante caída en el cotejo con el mismo mes del año anterior.

En el primer mes de este año se despacharon 884 mil toneladas de cemento que significaron un aumento de 8% respecto de diciembre pasado. En tanto, en comparación con enero de 2018 se registró una baja del orden del 14,2%.

En tanto, el informe de AFCP -que integran las cuatro empresas del rubro Loma Negra, Holcim, Cementos Avellaneda y PCR- indicó que el consumo durante el mes pasado fue de 873.958 toneladas en el país lo que implicó una caída de 16,3% interanual. En enero de 2018 el consumo superó el millón de toneladas. En la comparación intermensual del consumo también aumentó 8%.

Los datos del mercado del cemento se leen también en un contexto en el que la mayoría de los indicadores de la construcción cerraron 2018 y empezaron 2019 a la baja. En este sentido, desde el Grupo Construya trascendió que enero dejó una caída cercana al 30% en el despacho de materiales de construcción en relación con el primer mes de 2018. Además del cemento, los items más afectados por la contracción de la demanda fueron aceros, ladrillos, aceros largos, carpinterías, pisos y adhesivos.

La disparada del dólar y el valor de las tasas vigentes para los créditos fueron los principales argumentos para explicar la actualidad del sector.

Impuesto a la Piedra

En el primer mes del año, la Municipalidad de Olavarría recaudó unos 35 millones de pesos por el Derecho de Explotación de Canteras, llamado comúnmente Impuesto a la Piedra. La tasa se cobra a todas las explotaciones mineras, aunque las principales contribuyentes son las dos cementeras que pertenecen a dos de las firmas más importantes del rubro en el país. De esta manera es que el comportamiento del mercado de cemento tiene altísima importancia para nuestro distrito.

El ingreso municipal de enero fue unos 10 millones de pesos más que los percibidos en enero de 2018 por el mismo concepto.

Durante el año pasado la recaudación de esa tasa trepó a poco más de 358.456.000 pesos. Fue un 43% más que la recaudación del año 2017 cuando totalizó unos 249 millones de pesos.

Al mismo tiempo, cabe recordar que la AFCP informó que a lo largo de 2018 los despachos de cemento, que totalizaron 11,8 millones de toneladas, cayeron 2,5% en la comparación con 2017.

En tanto, en el Presupuesto 2019 el Ejecutivo local proyectó que ingresarán poco más de 405 millones de pesos mediante el Impuesto a a Piedra.

Cabe señalar, por último, que desde el bloque de Unidad Ciudadana se impulsó en el Concejo Deliberante un aumento de la alícuota de esta tasa para las grandes cementeras con el agregado de la afectación parcial de los recursos que, actualmente, se cuentan en el Municipio como «ingresos generales». El proyecto se mantiene en tratamiento de las comisiones, ya fue rechazado en al menos dos ocasiones consecutivas durante el debate de los presupuestos anuales en el Concejo, y el lanzado precandidato a jefe comunal por UC, Federico Aguilera, expuso en EL POPULAR su intención de avanzar con esa propuesta en caso de ganar la intendencia en las próximas elecciones

El Popular