Un nuevo proyecto de la ONU invertirá en el sector de la minería artesanal y a pequeña escala para evitar que ésta siga contaminando los ríos y la atmósfera con mercurio, mejorando así la calidad de vida de los mineros y sus familias,  expuestos a esta sustancia tóxica y que puede causar daños cerebrales y retraso en el desarrollo.


Hoy en día, millones de hombres, mujeres y niños están expuestos a niveles tóxicos de mercurio provenientes del sector de la minería de oro artesanal, y una nueva iniciativa del Programa de la ONU para el Medio Ambiente invertirá en protegerlos.

Una sexta parte de la producción mundial de oro se extrae de pequeñas minas, donde trabajan unos 15 millones de personas usando agentes químicos peligrosos, entre ellas 4,5 millones de mujeres y más de 600.000 niños.

El mercurio se vierte directamente en los ríos y en el sistema acuífero afectando a los peces y ecosistemas. Además, el sector de la minería artesanal es la fuente más grande de emisiones de este metal, liberando hasta 1000 toneladas a la atmósfera.

Con información de Noticias ONU

onunoticias.mx