Hace algunas semanas la empresa canadiense Plateau Energy Metals señaló la posibilidad de una enorme reserva de litio en Puno que volvería al Perú en el mayor productor del mundo de este mineral.


César Caro (Sociólogo)

Cada cierto tiempo aparecen en el escenario mediático peruano fantasiosas noticias respecto a fabulosos y ricos yacimientos, cuya explotación generaría riquezas y fuentes de trabajo… anuncios que con el correr de los días se desvanecen, contando con la complicidad y el silencio de las entidades oficiales especializadas.

Y me temo que algo de ello ocurrirá con el anuncio hecho hace algunas semanas por la canadiense Plateau Energy Metals (otrora Macusani Yellowcake), respecto a los recursos de litio que habrían en Falchani, ubicada en la meseta de Macusani: las reservas que calculan y la ley promedio (3500 partes por millón) convertirían al Perú en el mayor productor del mundo.

Sin embargo, el litio no es un metal escaso en la corteza terrestre. Es el elemento número 27 más abundante del planeta estando en rocas de origen volcánico, como es el caso de Falchani, o en aguas marinas y salmueras (aguas en las cuales el porcentaje de litio es del 82%, siendo la forma más viable económicamente hoy).

Aquí cabe señalar que alrededor del 85% del litio accesible en costos se encuentra en un área llamada el Triángulo del Litio, compuesta por los tres grandes yacimientos de sal: el salar de Atacama en Chile, el salar del Hombre Muerto en Argentina y el salar de Uyuni en Bolivia. En el caso del último, Alemania ha anunciado hace poco la firma de un acuerdo entre la empresa estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) y ACI Systems Alemania GmbH, para explotar el que se cree que es el mayor yacimiento del mundo.

Sin embargo, volviendo a Puno y a la empresa canadiense, se cree que esta, para conseguir fondos en la bolsa de valores de Toronto, ha incrementado las cifras en reservas y leyes, obviando que, aún en el supuesto caso de que sean ciertas, el costo de explotación por ser minería subterránea sería poco competitivo respecto a los yacimientos del Triángulo del Litio.

Ante todo lo anterior, sería conveniente que el Gobierno Regional de Puno haga las consultas del caso ante los organismos pertinentes antes de explayarse en teorías y propuestas sin sustento técnico y económico, las cuales a la larga solo causan frustraciones colectivas.

La República