En su primera visita a San Juan como embajador de Francia en Argentina, Pierre Henri Guignard dio a conocer ayer que esa nación tiene previsto invertir este año en el país casi 1.000 millones de euros y dijo que “San Juan las debería aprovechar”, por ejemplo en las áreas mineras y en materia de energías renovables. Y sobre la decisión de venir a la provincia sostuvo que “es un interesante laboratorio de lo que es la Argentina en el día de hoy, con una actividad en el campo minero, agropecuario y vitivinícola que es muy importante para nosotros”.


Por Claudio Leiva

El diplomático llegó a San Juan acompañado por representantes de su equipo en la embajada, como el presidente de la Cámara de Comercio e Industria Franco-Argentina, Rodrigo Pérez Graziano, y como primera actividad firmó un convenio de capacitación en materia de administración pública con el gobernador Sergio Uñac, luego de que fuera declarado huésped de honor. Al mediodía se reunió con el intendente de la Capital, Franco Aranda. En su visita a DIARIO DE CUYO habló de los vínculos entre Francia y Argentina, de ampliar las inversiones en el país y dio su visión sobre el movimiento de los chalecos amarillos.

-¿Cómo están las relaciones diplomáticas entre Francia y Argentina?

-Han llegado a un nivel excelente gracias a un diálogo directo que se estableció entre Mauricio Macri y Emmanuel Macron, los dos presidentes que, a pesar de ser de generaciones diferentes, tienen trayectorias parecidas y una visión del mundo abierto. Macri con la reinserción de Argentina en la comunidad internacional y Macron con la voluntad de reformar el multilateralismo y de afianzarlo como instrumento de solución de gobernanza mundial. Los dos se han entendido bien, han trabajado con facilidad y se han reunido más de tres veces. El próximo encuentro será a finales de abril.

“El diálogo de la Unión Europea con el Mercosur es clave en un mundo que tiende a cerrarse”.

-¿Por qué la decisión de venir a San Juan?

-Es por la voluntad de estar en una provincia central, que parece ser un interesante laboratorio de lo que es la Argentina en el día de hoy, con una actividad en el campo minero, agropecuario y vitivinícola, que es muy importante para nosotros. También en lo textil, a partir de la apertura de Lacoste. Siempre ha habido un flujo regular de interés y de inversión entre Francia y San Juan, en el marco de la presencia global de Francia en la Argentina. Incluso en los próximos días vamos a tener aquí, por primera vez fuera de Paris y de Buenos Aires, el Salón Virtuality, que muestra el interés de nuestras dos economías y empresas para el sector digital, que se anuncia como un eje esencial de cooperación entre ambos países. Las economías de nuestro mundo tienen que adaptarse a las necesidades del siglo XXI y me llama mucho la atención que jóvenes empresarios franceses y argentinos entiendan esa necesidad y busquen juntos nuevas inversiones, campos de exploración y también me da mucho gusto que se haya elegido a San Juan para esta actividad.

-¿Qué posibilidades hay de ampliar negocios entre Francia y San Juan?

-Nuestro papel hoy es de pensar y reflexionar en las posibilidades de abrir nuevos senderos. Por eso me acompaña una delegación importante del sector político, cultural, de cooperación, seguridad y de la Cámara de Comercio Franco-Argentina. La idea es organizar en Buenos Aires, a finales de mayo, un foro económico y espero que haya empresas de San Juan participando para que veamos en qué se puede invertir. Francia invertirá en Argentina casi 1.000 millones de euros, una suma muy importante, por ejemplo en el campo minero y de energías renovables y San Juan las debería aprovechar”.

“En Argentina hay unas 250 empresas francesas que generan unos 70.000 empleos”.

-¿Cómo surgió el movimiento de los chalecos amarillos?

-El tema de los chalecos amarillos es uno de los tantos fenómenos visibles del miedo que el futuro le trae a la gente. La elección de Donald Trump en Estados Unidos, el referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido y la misma elección de Macron fuera de la política tradicional francesa son diversas respuestas a una inquietud de la gente respecto de las mutaciones del mundo. Lo de los chalecos amarillos lo veo inscribiéndose en la continuidad de este cuestionamiento del futuro que viene por parte de la gente. Por eso nuestros políticos deben estar muy atentos a esos cambios e incluso el Presidente ha decidido llevar adelante un gran debate nacional, que ha permitido a muchos expresar su preocupación. El movimiento tiene en sí una legitimidad que nadie cuestiona, pero lo que si es cuestionable es que algunos lo hayan aprovechado para actos de una violencia extrema inaceptables. Vamos a tener elecciones europeas en mayo y veremos como se le permitirá a la gente expresar sus intenciones en relación a donde va nuestro conjunto europeo.

«El cambio climático es un desafío para todos porque incluso amenaza nuestra existencia”.

Visita a DIARIO DE CUYO

El diplomático francés incluyó en su agenda una visita a DIARIO DE CUYO (foto),  oportunidad en la que fue recibido por el director de este medio, Francisco B. Montes, con quien abordó temas referidos a la relación franco-argentina y en particular al problema del cambio climático. En la oportunidad le obsequió un libro sobre la historia de su país, además de una obra artística de un artesano galo

Diario de Cuyo