La provincia de San Juan busca captar nuevas inversiones mineras y por tal motivo resaltó que dispone de oportunidades para el sector por US$ 16.000 millones, las cuales equivalen a 50% del potencial de recursos para el sector en todo el país, aseguraron desde el Ejecutivo provincial.


En la actualidad, y de acuerdo con un relevamiento oficial, San Juan “cuenta con tres grandes operaciones (las minas de Veladero, Casposo y Gualcamayo), con una producción anual de US$ 1.000 millones”.

Las oportunidades en San Juan representan la mitad del potencial minero del país y ya cuenta con muchos proyectos en marcha.

Se trata de emprendimientos desarrollados, en forma respectiva, por las compañías Barrick Gold (que ocupa a 9.000 trabajadores); Austral Gold (emplea a 2.000); y Yamana Gold (3.000 operarios).

El estudio del Ministerio de Minería provincial resaltó además que “existen seis proyectos en etapa de exploración avanzada que podrían representar US$ 7.600 millones en producción anual”.

Se trata de proyectos que en conjunto demandarán una inversión de US$ 12.500 millones y se encuentran en diversos grados de avance. Dos de esos emprendimientos, ambos de cobre, oro y plata, ya se encuentran en etapa de factibilidad: Los Azules, de la canadiense McEwen Mining, que requerirá capitales por US$ 2.400 millones); y Altar, de la sudafricana Sibanye Stillwater (US$ 1.700 millones).

Otros cuatro proyectos están aún en la fase de pre factibilidad, y de ellos los dos más relevantes son los de la mina José María (de la canadiense Ngex, que requerirá una inversión de US$ 3.600 millones) y la exclusivamente cuprífera área de El Pachón (de la suiza Glencore, US$ 2.800 millones).

Numero de operaciones

Los restantes emprendimientos fueron concesionados a Pascua Lama, de Barrick Gold; y a Filo del Sol, también de Ngex.

El número total de prospectos mineros (excluidos los casos en operación) llega a 62 en San Juan, sobre un total nacional de 472, precisó el informe que formó parte de la documentación difundida por el ministro Alberto Hensel en la conferencia minera PDAC (sigla de Prospectors & Developers Association of Canadá) que sesionó en Toronto recientemente.

Hensel destacó en ese informe que la provincia “sostiene la minería como política de Estado”, ya que es “el principal elemento dinamizador de la industria, el comercio y el empleo local y regional”.

Entre los factores de competitividad del sector en la provincia, el funcionario mencionó la creación de incentivos fiscales desde las etapas de exploración a prefactibilidad para compañías mineras y sus proveedores, y de un fondo público para invertir y promover proyectos de exploración.

Además resaltó las inversiones en infraestructura (más de 800 km de líneas de electricidad y túnel de Agua Negra a Chile); el proceso de importación simplificado; el catastro digital publicado; la existencia del “más grande ecosistema minero del país”; y “la mejor universidad minera nacional”.

El Economista