La refinería suiza Metalor, una de las más grandes del mundo, con filiales en 16 países repartidos en Europa, América, África y Asia, está siendo investigada por autoridades gubernamentales peruanas por pertenencia al crimen organizado y compra de toneladas oro de procedencia ilegal.


por José María Martínez Gallego

El digital “Ojo-Publico.com” ha sido el medio peruano que a destapado la presunta trama criminal basándose en datos e informes provenientes del Ministerio Público de Perú.

Según relata el periodista Óscar Castilla, autor del trabajo de indagación, Metalor Technologies ya había sido mencionada en el 2014 en dos investigaciones contra exportadoras peruanas ubicadas en las localidades de Madre de Dios y Lima por blanqueo de capitales de la extracción ilegal de mineral.

Además, en los últimos diez años, la refinería suiza se ha visto involucrada en la supuesta adquisición de varias toneladas de oro provenientes de mercados tutelados por el crimen organizado y de conflictos armados en Colombia, Perú, Uganda, Congo y Ghana. Acusaciones que han sido siempre negadas por portavoces de Metalor.

Este es el segundo caso en Perú de una refinería involucrada por lavado de dinero y crimen organizado. Ya en 2015, Ojo-Publico.com reveló que Northern Texas Refinery  de Estados Unidos compraba oro extraído ilegalmente de la Amazonía.

“Metalor fue la importadora exclusiva del oro que procedería de la minería ilegal, que vendía o era enviada por Minersur en el periodo 2001 a 2018 por valor de 3.519 millones de dólares por la compra de más de 100 toneladas de metal”, indica uno de los documentos fiscales que además identifica a alguno de sus máximos responsables: el CEO de la compañía, Philippe Royer, de nacionalidad francesa y su consejero general desde 2014, el español José Ramón Camino de Miguel.

“La refinería suiza tendría un rol de financiación desde el exterior para que se llevasen a cabo las actividades de compraventa del mineral aurífero de procedencia ilícita”, dice la fiscalía sobre Metalor que en casi todos sus comunicados públicos se precia de contar con certificados ambientales y de compra de oro limpio o producido en entornos ajenos a conflictos armados, violaciones de derechos humanos o trata de personas, entre otros ilícitos relacionados.

Respecto a la empresa minera Minersur, las autoridades peruanas establecieron que “se creó con el fin de acopiar oro de procedencia ilícita, legitimarlo usando el nombre de una empresa autorizada por el Estado para exportarlo al extranjero, intentando ocultar el origen ilegal del dinero obtenido”.

Después de la incautación de los 91 kilos de oro en marzo de 2018, Minersur ha paralizado sus exportaciones a Suiza mientras que el sistema bancario ha puesto bajo observación y análisis a la compañía.

Oroinformacion.com