La compañía canadiense Barrick Gold está desarrollando una actividad frenética durante los últimos meses. A su oferta de adquisición de su rival, Newmont Mining, y la posterior propuesta de formar una joint-venture con ella en sus explotaciones de Nevada (EEUU), se une ahora un cambio en los planes estratégicos que afectan a sus explotaciones de oro en Sudamérica.


por José Ángel Pedraza

Según informan desde Mining Weekly, el CEO de Barrick Gold, Mark Bristow, ha reafirmado el compromiso de su compañía con sus operaciones en Sudamérica durante su reciente visita al continente, al tiempo que ha desvelado que se va a reinventar la forma en que se está explotando la mina de Veladero (Argentina) y que se va a desarrollar un nuevo plan para la mina de Lagunas Norte (Perú).

Por lo que se refiere a la mina de Veladero, que es propiedad al 50% de la propia Barrick y de la compañía china Shandong Gold, se enfrenta a una serie de desafíos internos y externos, entre los que se incluye la devaluación de la moneda y diversas cuestiones fiscales.

En los últimos años, la explotación ha sufrido tres fugas de compuestos de cianuro y ha visto cómo descendía la producción. En 2018, la producción que correspondía a Barrick de la mina se elevó a 278.000 onzas (8,64 Tm), a un coste “todo incluido” (AISC, por sus siglas en inglés) de 1.154 dólares la onza.

Para este año 2019, la previsión es aún más baja: entre 230 y 250.000 onzas (7,1-7,7 Tm), debido a la menor concentración del mineral extraído.

“Para devolver a la mina de Veladero su estatus anterior de explotación ‘Tier 1’, debemos reinventar la forma en la que se trabaja. Tenemos un equipo analizando el terreno para hacernos una idea de la situación y encarar de mejor forma el futuro”, ha asegurado Mark Bristow en el informe anual de 2018 de la compañía.

Esta reinvención incluye también el análisis de algunos recursos potenciales que se encuentran fuera del pozo actual de la mina y que podrían ser objeto de explotación en el futuro.

Los ejecutivos de Barrik Gold visitaron durante el pasado mes de enero las operaciones de Barrick en América del Norte y del Sur. La ronda los llevó a visitar dos veces la mina de Veladero y también a las explotaciones de Pueblo Viejo (República Dominicana), Lagunas Norte y Pierina (ambas en Perú).

La compañía canadiense estaba dispuesta hasta hace poco a poner a la venta la mina peruana de Lagunas Norte, aunque la estrategia de abandonar Perú se ha revisado y se ha trazado un nuevo plan para la explotación del que dependerá que la compañía minera continúe operando en el país andino.

Por lo que respecta a la mina de oro de Pueblo Viejo, en la República Dominicana (la segunda mayor mina de oro del mundo, detrás de la mina de Grasberg, en Indonesia), se han aprobado planes para su expansión y se ha puesto en marcha un estudio de viabilidad con el objetivo de mantener al actual nivel de producción y extender la vida útil de la explotación más allá del año 2035.

Según Bristow, “en términos generales nuestra intención es fortalecer nuestra presencia en Sudamérica. Como primer paso, hemos revitalizado nuestros programas de exploración en la zona y estamos buscando nuevas oportunidades, tanto proyectos desde cero como oportunidades de mercado”.

Oroinformacion.com