El Secretario General de AOMA Héctor Laplace, mediante declaraciones periodísticas exigió a la empresa Loma Negra “dar la cara” a los efectos de informar sobre el posible cierre de la planta que posee en la localidad de Barker.


Al ser consultado sobre el conflicto suscitado con la cementera en las localidades de Barker y Villa Cacique, de la provincia de Buenos Aires, donde AOMA estableció un “paro por tiempo indeterminado”, el máximo dirigente de los trabajadores mineros resaltó que “son dos localidades que viven de la industria cementera”. Al mismo tiempo aseguró que esta empresa “decidió unilateralmente no cubrir las vacantes del personal de tareas operativas” en la planta de esta localidad,  situación que hizo prender “las luces de alarma de la comunidad”.

En forma contundente Laplace planteó que la semana pasada “el presidente – por Mauricio Macri – fue a Olavarría a realizar alharaca de las inversiones de Loma Negra”, y por el otro lado la empresa no explicó “qué destino le darán a las plantas aledañas” ya que los anuncios señalan “que habrá una súper inversión para una súper producción” de cemento,  pero no se dijo nada del futuro de las otras producciones que la empresa posee “en las ciudad de Olavarría y las localidades de Sierras Bayas y Barker”.

El dirigente interpretó que por ese anuncio podría existir una “incidencia negativa” en el funcionamiento de las operaciones que enunció. Si bien reconoció que “está muy bien hacer inversiones”, explicó que en las mismas no se tuvo en cuenta “la situación social que provocan”.

Puso como ejemplo que ese panorama es ahora “el gran interrogante que existe en trabajadores y comunidad de Barker y Villa Cacique”, quienes aún “esperan explicaciones”.  

Laplace aseguró que la eclosión del malestar de los habitantes de Barker y los trabajadores se origina “en el silencio de la empresa que no explicó absolutamente nada” de lo que tiene planificado hacer en estas localidades bonaerenses.

“Como mínimo la sociedad y los trabajadores merecemos una explicación”, afirmando que desde el gremio “avizoramos que la planta se puede cerrar y desde AOMA no podemos quedarnos callados y somos solidarios” con los compañeros afectados.

Laplace exigió a Loma Negra “dar la cara”, ya que para los empresarios es fácil “posar para sacarse la foto en el anuncio de una buena noticia”, pero sucede que, “a cien km de Olavarría”, donde se efectuaron los anuncios del presidente de la Nación, la cementera “tiene en vilo a la comunidad de Villa Cacique y Barker por sus decisiones”. Por último advirtió que muchos vecinos “corren el riesgo de migrar para no ser condenados al hambre”, concluyó.